MU­JE­RES MI­GRAN­TES… MÁS QUE NÚ­ME­ROS

Los da­tos de la mi­gra­ción vie­nen de dis­tin­tas fuen­tes o me­to­do­lo­gías, lo cual pue­de cau­sar con­fu­sio­nes.

Milenio - Todas - - Academia - MART­HA LUZ RO­JAS WIESNER Mart­ha Luz Ro­jas Wiesner, In­ves­ti­ga­do­ra, El Co­le­gio de la Fron­te­ra Sur

¿Por qué so­le­mos em­pe­zar al­gu­na re­fle­xión so­bre las mu­je­res mi­gran­tes con ci­fras? Ge­ne­ral­men­te, se ha­ce pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre la im­por­tan­cia de su par­ti­ci­pa­ción en los vo­lú­me­nes de mi­gran­tes, pa­ra ha­blar de su mag­ni­tud y del ti­po de par­ti­ci­pa­ción: quié­nes son y cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas, siem­pre y cuan­do esos da­tos es­tén des­agre­ga­dos por se­xo. Pe­ro, es­te re­cur­so no siem­pre es ne­ce­sa­rio, en es­pe­cial si lo que que­re­mos es en­fa­ti­zar que, in­de­pen­dien­te­men­te de la can­ti­dad, en cual­quier lu­gar del mun­do hay mu­je­res que se des­pla­zan en con­di­cio­nes pre­ca­rias y que no só­lo es­tán ex­pues­tas a di­fe­ren­tes ame­na­zas, sino que, ade­más, son víc­ti­mas de ac­ci­den­tes, de en­fer­me­da­des, así co­mo de vio­len­cias de dis­tin­to ti­po. En cual­quie­ra de los dos abor­da­jes, o en una com­bi­na­ción de es­tos, la in­for­ma­ción es cru­cial pa­ra ha­cer vi­si­ble có­mo se pro­du­ce la mi­gra­ción o el des­pla­za­mien­to y pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre los me­ca­nis­mos que de­ben ope­rar pa­ra la pro­tec­ción de las mu­je­res.

Pa­ra re­fe­rir­nos a al­gu­nos da­tos so­bre mu­je­res mi­gran­tes, po­de­mos de­cir que hay dis­tin­tas fuen­tes de in­for­ma­ción (de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les, ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y or­ga­nis­mos no gu­ber­na­men­ta­les), dis­tin­tas me­to­do­lo­gías pa­ra ge­ne­rar es­tos da­tos y que ca­da fuen­te cum­ple con ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos y se en­fo­ca en de­ter­mi­na­das po­bla­cio­nes. Por eso, es im­por­tan­te ana­li­zar la me­to­do­lo­gía y ci­tar la res­pec­ti­va fuen­te. Al­gu­nas con­fu­sio­nes se oca­sio­nan cuan­do no se ha­ce es­te ti­po de dis­tin­cio­nes. Una de las con­fu­sio­nes más fre­cuen­te se pro­du­ce cuan­do se ana­li­zan los da­tos de la mi­gra­ción en un mo­men­to o ins­tan­te de­ter­mi­na­do del tiem­po (stock) y cuan­do se ana­li­zan aque­llos da­tos re­co­pi­la­dos de ma­ne­ra con­ti­nua en una uni­dad de tiem­po (flu­jo). En es­te ca­so en es­pe­cí­fi­co, es­ta con­fu­sión pue­de ge­ne­rar du­das res­pec­to al por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res mi­gran­tes, pues en los stocks, por lo ge­ne­ral, el por­cen­ta­je sue­le es­tar cer­cano a 50%, mien­tras que en los flu­jos pue­de fluc­tuar en torno a una cuar­ta par­te del to­tal de mi­gran­tes.

Res­pec­to a las es­ta­dís­ti­cas de mi­gran­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se sue­le afir­mar que ha ha­bi­do una fe­mi­ni­za­ción de las mi­gra­cio­nes pa­ra re­fe­rir­se al in­cre­men­to en la mag­ni­tud de mi­gran­tes. Sin em­bar­go, si se ana­li­zan los da­tos des­agre­ga­dos por se­xo (ver cua­dro), no so­lo se ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro de mu­je­res mi­gran­tes, tam­bién el de hom­bres. Por eso, en tér­mi­nos por­cen­tua­les, las es­ti­ma­cio­nes quin­que­na­les que se han he­cho pa­ra el pe­rio­do 1990 a 2015 son cer­ca­nas a 49%. In­clu­so, se apre­cia una li­ge­ra dis­mi­nu­ción re­la­ti­va en los úl­ti­mos tres quin­que­nios, pe­ro en tér­mi­nos ab­so­lu­tos es­ta­mos ha­blan­do de mi­llo­nes de mu­je­res. En­ton­ces, esas ci­fras que pa­re­cen es­tá­ti­cas, nos re­ve­lan, por ejem­plo, que só­lo en un lus­tro (2010-2015), en el mun­do, 10 mi­llo­nes de mu­je­res se mo­vie­ron por dis­tin­tas ra­zo­nes a un país dis­tin­to al que na­cie­ron; y que en­tre 1990 y 2015, fue­ron ca­si 43 mi­llo­nes de mu­je­res quie­nes hi­cie­ron es­te mo­vi­mien­to, ya sea por reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar o por otras cau­sas, for­za­das o no. En el ca­so de Mé­xi­co, so­lo co­mo ilustración, po­de­mos ha­cer re­fe­ren­cia a las mu­je­res na­ci­das en Mé­xi­co que vi­ven en los Es­ta­dos Uni­dos (mi­gran­tes) y a las mu­je­res na­ci­das en otros paí­ses que re­si­den en te­rri­to­rio me­xi­cano. En el pri­mer ca­so, con es­ti­ma­cio­nes de la Cu­rrent Po­pu­la­tion Sur­vey, de la Ofi­ci­na del Cen­so de los Es­ta­dos Uni­dos, se sa­be que pa­ra 2015 vi­vían en ese país 12.2 mi­llo­nes de per­so­nas me­xi­ca­nas, de las cua­les 47.2% eran mu­je­res, o sea 5.7 mi­llo­nes. En el se­gun­do ca­so, con la En­cues­ta In­ter­cen­sal del INEGI, se ha es­ti­ma­do que en 2015 vi­vía en Mé­xi­co al­re­de­dor de un mi­llón de per­so­nas in­mi­gran­tes (1,007,063), de las cua­les 49.6% eran mu­je­res.

Esas ci­fras re­la­ti­vas a los stocks, nos re­ve­lan que en los pro­ce­sos mi­gra­to­rios hay par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res, que es­ta pre­sen­cia no es nue­va, que su mag­ni­tud es sig­ni­fi­ca­ti­va y que cual­quie­ra que ha­ya si­do la ra­zón pa­ra mi­grar hay una se­rie de as­pec­tos y cir­cuns­tan­cias que las ci­fras con­tri­bu­yen a en­ten­der, pe­ro que hay otras que re­quie­ren otros acer­ca­mien­tos, en es­pe­cial cuan­do se ha­cen aná­li­sis con en­fo­que de gé­ne­ro y de de­re­chos hu­ma­nos.

La in­for­ma­ción es cru­cial pa­ra ha­cer vi­si­ble có­mo se pro­du­ce la mi­gra­ción o el des­pla­za­mien­to y pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre los me­ca­nis­mos que de­ben ope­rar pa­ra la pro­tec­ción de las mu­je­res

[1] Un ejem­plo de stock es el vo­lu­men de mi­gran­tes que se es­ti­ma con el cen­so o con la en­cues­ta in­ter­cen­sal; un ejem­plo de flu­jo es el vo­lu­men de even­tos de de­por­ta­ción cap­ta­dos me­dian­te los re­gis­tros de una en­cues­ta con­ti­nua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.