¡NI UNA MÁS!

Las ni­ñas mi­gran­tes no acom­pa­ña­das son una do­lo­ro­sa reali­dad que re­quie­re aten­ción y ac­ción de par­te de to­da la so­cie­dad.

Milenio - Todas - - Consejo Social - DIA­NA IBA­RRA Dia­na Iba­rra, Con­se­je­ra So­cial Inmujeres.

Mi­grar im­pli­ca un ale­ja­mien­to, el do­lor de cons­truir es­pa­cios elon­ga­dos a tra­vés del re­cuer­do, las tra­di­cio­nes, y en el me­jor de los ca­sos las lla­ma­das que acer­can la voz de quie­nes se ex­tra­ña. La mi­gra­ción le­gal, por lo ge­ne­ral, re­sul­ta de la to­ma de de­ci­sión fren­te a atrac­ti­vas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo o es­tu­dios. Pe­ro ha­blan­do de la mi­gra­ción ile­gal, prác­ti­ca­men­te nun­ca se pue­de ha­blar de una ver­da­de­ra “elec­ción”. La se­gu­ri­dad del tra­yec­to es ca­si inexis­ten­te, la can­ti­dad de fac­to­res de ries­go son in­con­ta­bles: ex­tor­sión, ham­bre, des­hi­dra­ta­ción, mu­ti­la­mien­tos ac­ci­den­ta­les, re­clu­ta­mien­tos por el nar­co­trá­fi­co, ade­más de la enor­me po­si­bi­li­dad de una vio­la­ción se­xual en el ca­so de las mu­je­res (80% de acuer­do con el Huf­fing­ton Post), o bien ter­mi­nar en una si­tua­ción de tra­ta de per­so­nas, lle­gan­do has­ta la muer­te. No nos equi­vo­que­mos, la de­ci­sión de to­mar ese ca­mino no es li­bre, es una im­po­si­ción da­da por las cir­cuns­tan­cias an­te la au­sen­cia de bie­nes­tar, se­gu­ri­dad o rea­li­za­ción. Ya “del otro la­do”, tam­po­co se me­jo­ra mu­cho, se vi­ve en un es­ta­do de dis­cri­mi­na­ción, ex­plo­ta­ción y ais­la­mien­to, aun­que con un me­jor in­gre­so.

Aho­ra, pen­se­mos en aque­llas ni­ñas que vi­ven es­tos even­tos so­las. Es de­cir, sin la su­per­vi­sión o com­pa­ñía de su ma­dre o pa­dre. Du­ran­te el 2016, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de la sur- oc­ci­den­te de Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ró 408,870 de­ten­cio­nes, de las cua­les 59,692 fue­ron ni­ñas y ni­ños no acom­pa­ña­dos que vie­nen prin­ci­pal­men­te de Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co. Los da­tos de acuer­do con la pá­gi­na de la U.S. Cus­toms and Bor­der Pro­tec­tion (www.cbp.gov) no vie­nen des­agre­ga­dos por se­xo. Por lo que ig­no­ra­mos cuán­tas ni­ñas par­ti­ci­pan de es­ta ci­fra. Sin em­bar­go, de acuer­do con el Pew Re­search Cen­ter, se ha do­bla­do la ci­fra de ni­ñas y ni­ños no acom­pa­ña­dos arres­ta­dos en la fron­te­ra de un par de años a la fe­cha, con es­pe­cial én­fa­sis en las ni­ñas ado­les­cen­tes. Agra­va es­to que las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias a me­no­res de edad de na­cio­na­li­dad me­xi­ca­na ha­cen po­si­ble que el in­ten­to por pa­sar la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos sea re­pe­ti­do, pues en mu­chos de es­tos ca­sos son re­mi­ti­dos sin ma­yor mi­ra­mien­to a su país de ori­gen en me­nos de 72 ho­ras, a di­fe­ren­cia de las ni­ñas y los ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que tie­nen que ser re­mi­ti­dos a la Ofi­ci­na de Re­fu­gia­dos del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­ni­ta­rios de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que afron­tar es­tos ries­gos se vuel­ve co­ti­diano.

Si bien el tran­ce mi­gra­to­rio ile­gal es do­lo­ro­so pa­ra cual­quier per­so­na, ima­gi­ne­mos el mie­do, la de­sola­ción y la in­cer­ti­dum­bre que de­ben sen­tir los ca­si 60,000 ni­ñas y ni­ños que vi­ven es­tas cir­cuns­tan­cias. Ima­gi­ne­mos el do­lor de sus ma­dres y pa­dres que no pue­den es­tar se­gu­ros de su pa­ra­de­ro y que han te­ni­do cir­cuns­tan­cias tan ad­ver­sas que real­men­te han con­ce­bi­do co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de me­jo­ra el se­pa­rar­se de sus hi­jas e hi­jos. Qui­zá tam­bién de­ba­mos ima­gi­nar que en mu­chas oca­sio­nes es­tos ma­dres o pa­dres no es­tán, han muer­to o los han aban­do­na­do.

Es­to nos lle­va a pen­sar si no de­be­mos de dar un vi­ra­je a la po­lí­ti­ca na­cio­nal y a un for­ta­le­ci­mien­to de la fa­mi­lia. Pen­sar en tér­mi­nos, por cur­si que sue­ne, de una eco­no­mía del amor, en don­de ver­da­de­ra­men­te se es­ti­me (usa­do el tér­mino no so­lo en un con­tex­to afec­ti­vo sino eco­nó­mi­co, es de­cir me­di­ción de pe­sos y cen­ta­vos) el enor­me pa­pel que desem­pe­ñan las fa­mi­lias pa­ra la es­ta­bi­li­dad de un país, el ca­pi­tal hu­mano que im­pli­ca por los ser­vi­cios que pro­veen, los cua­les re­dun­dan di­rec­ta­men­te en el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano. Y con es­to no me re­fie­ro, a dar­le po­tes­tad al go­bierno so­bre la re­gu­la­ción del amor, pues en los bra­zos del Le­viat­han eso se­ría en­ca­mi­nar­nos a la no­ve­la de Geor­ge Or­well, 1984, en don­de las di­ná­mi­cas de las fa­mi­lias son dic­ta­das por el Es­ta­do. No, la le­gi­ti­mi­dad del amor de­be es­tar fue­ra de la va­li­da­ción es­ta­tal. Me re­fie­ro, a la obli­ga­ción de crear en­tor­nos pro­pi­cios de desa­rro­llo pa­ra las fa­mi­lias, vi­si­bi­li­zan­do las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las mu­je­res. Es im­pe­ran­te fle­xi­bi­li­zar las es­truc­tu­ras de con­ci­lia­ción pa­ra que se pue­da com­pa­gi­nar la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar, es ur­gen­te vol­tear a ver a las mu­je­res ru­ra­les e in­dí­ge­nas que han si­do aban­do­na­das crean­do pue­blos fe­mi­ni­za­dos y que an­te la fal­ta de in­ver­sión en sus co­mu­ni­da­des de­ci­den se­guir los mis­mos pa­sos que sus pa­re­jas y aban­do­nar el te­rri­to­rio na­cio­nal. Y, por tan­to, es prio­ri­ta­rio desa­rro­llar po­lí­ti­cas más fle­xi­bles pa­ra la ob­ten­ción de cré­di­tos agro­pe­cua­rios a mu­je­res aun­que no pue­dan com­pro­bar la te­nen­cia de la tie­rra, pues mu­chas ve­ces no cuen­tan con esos pa­pe­les, pues los ti­tu­la­res ya no es­tán en sue­lo na­cio­nal.

Es­tas ni­ñas y ni­ños, aban­do­na­dos a su suer­te, son res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra. Ca­da per­so­na que in­te­gra es­ta so­cie­dad de­be­ría­mos su­mar­nos a una cru­za­da de iden­ti­fi­ca­ción pa­ra cam­biar la si­tua­ción de de­sigual­dad so­cial y de gé­ne­ro, pa­ra que en es­tos te­mas mi­gra­to­rios tam­bién po­da­mos re­cla­mar: ¡Ni una más!.

Du­ran­te 2016, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de la sur-oc­ci­den­te de Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ró 408,870 de­ten­cio­nes, de las cua­les 59,692 fue­ron ni­ñas y ni­ños no acom­pa­ña­dos que vie­nen de Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.