OLI­VIA FER­NAN­DA GUZ­MÁN, DEFENSORA DE MI­GRAN­TES

Oli­via Fer­nan­da Guz­mán Gar­cía es ori­gi­na­ria de To­po­lo­bam­po, Si­na­loa, trabajadora tem­po­ral en Es­ta­dos Uni­dos. In­te­gran­te de la Coa­li­ción de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras si­na­loen­ses aban­de­ra la lu­cha por el res­pe­to de los de­re­chos la­bo­ra­les de quie­nes par­tic

Milenio - Todas - - Entrevista - POR: GA­BRIE­LA RA­MÍ­REZ Ga­brie­la Ra­mí­rez, de SEMMé­xi­co.

“Quie­ro con­se­guir me­jo­ras de tra­ba­jo allá en Es­ta­dos Uni­dos y me­jo­rar nues­tra es­tan­cia, que pa­guen lo jus­to, no ser ex­plo­ta­das y te­ner dig­ni­dad. Y que des­apa­rez­can re­clu­ta­do­res que quie­ren ha­cer di­ne­ro con nues­tra ne­ce­si­dad”.

18 años co­mo trabajadora tem­po­ral

Mi­gra por tem­po­ra­das de 6 a 8 me­ses al nor­te ca­da año, des­de ha­ce 18 años. Ma­dre de tres hi­jos via­ja con su es­po­so al es­ta­do de Lui­sia­na, a las em­pre­sas de­di­ca­das a la pro­duc­ción de ma­ris­cos.

“Mis pa­dres me ayu­da­ron cui­dan­do a mis hi­jos, hoy ya es­tán gran­des y ya es­tán es­tu­dian­do, ya se pue­den que­dar so­los”, di­ce Oli­via.

Un día fue con­tac­ta­da por un re­clu­ta­dor que le dio la vi­sa y or­ga­ni­zó las sa­li­das en ca­mión que la lle­va has­ta la em­pre­sa.

Tra­ba­ja en­tre 14 y 16 ho­ras al día pe­lan­do can­gre­jos de agua dul­ce. Ello de mar­zo a ju­lio apro­xi­ma­da­men­te. “A los hom­bres les pa­gan por ho­ra. Ellos car­gan y pre­pa­ran los es­tan­ques. A las mu­je­res nos pa­gan por li­bra. Nos pi­den 4.25 li­bras por ho­ra, co­mo 45 li­bras al día y si no lle­gas a ese es­tán­dar pa­ra el otro año ya no vas”. Re­gre­sa sin uñas, pe­ro con di­ne­ro, ape­nas el su­fi­cien­te lue­go de cos­tear una ren­ta de 20 dó­la­res dia­rios “por dor­mir en una trai­la con 14 com­pa­ñe­ras” y pa­gar ali­men­tos.

Los de­re­chos

Lu­cha por me­jo­rar las con­di­cio­nes del tra­ba­jo de las mu­je­res y tam­bién ter­mi­nar con la fi­gu­ra de los re­clu­ta­do­res.

“Ellos les co­bran a las per­so­nas por lle­var­los, y mu­chas ve­ces quie­nes van no sa­ben que eso es ile­gal. Un re­clu­ta­dor no de­be co­brar­te por­que va­yas a tra­ba­jar. Lu­cran con la ne­ce­si­dad. Ade­más si una per­so­na es­tá en la lis­ta y otra le ofre­ce más di­ne­ro, bo­rra a la pri­me­ra sin nin­gún pro­ble­ma, y eso no se va­le por­que con tra­ba­jo nos ga­na­mos ca­da quien un lu­gar en la em­pre­sa ca­da año”.

A tra­vés de la Coa­li­ción fun­da­da el 18 de oc­tu­bre de 2013, Oli­via ca­pa­ci­ta a per­so­nas, les ha­ce sa­ber cuá­les son sus de­re­chos y con­tac­tó or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les pa­ra de­nun­ciar es­tas irre­gu­la­ri­da­des.

Las prin­ci­pa­les vio­la­cio­nes do­cu­men­ta­das son: co­bros in­de­bi­dos y frau­des du­ran­te el re­clu­ta­mien­to y con­tra­ta­ción, ines­ta­bi­li­dad en el em­pleo, con­di­cio­nes in­sa­tis­fac­to­rias de tra­ba­jo, ca­ren­cia de me­di­das pa­ra sal­va­guar­dar sa­lud y se­gu­ri­dad, nu­lo ac­ce­so a una vi­vien­da dig­na y re­pre­sa­lias si de­nun­cian vio­la­cio­nes a sus de­re­chos e im­po­si­bi­li­dad de volver a ser con­tra­ta­das.

Lo­gros

A prin­ci­pios de 2013, y la do­cu­men­ta­ción de ca­sos, la or­ga­ni­za­ción Pro­yec­to de De­re­chos Eco­nó­mi­cos, So­cia­les y Cul­tu­ra­les (ProDESC) ini­ció el acom­pa­ña­mien­to de un gru­po de mi­gran­tes tem­po­ra­les que vi­vie­ron de frau­de al tra­tar de ob­te­ner una vi­sa pa­ra la­bo­rar de ma­ne­ra tem­po­ral en los Es­ta­dos Uni­dos.

Fue en­ton­ces que se con­for­mó la Coa­li­ción, úni­ca en su ti­po. Es la pri­me­ra vez que mi­gran­tes se unen des­de su país pa­ra de­fen­der sus de­re­chos, desa­rro­llan­do su iden­ti­dad co­mo tem­po­ra­les que vi­ven las mis­mas vio­la­cio­nes a sus de­re­chos hu­ma­nos. Unión pa­ra de­fen­der­se.

Así el 3 de abril de 2014 se fir­mó un Acuer­do Mi­nis­te­rial en­tre el Se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial y el ti­tu­lar del De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos en Mé­xi­co pa­ra tra­ba­jar con­jun­ta­men­te por los de­re­chos de los y las tra­ba­ja­do­ras me­xi­ca­nas que lle­gan a los Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés del pro­gra­ma de vi­sas H-2.

La Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo ini­ció la cam­pa­ña “Te la pin­tan re­te­bo­ni­to”, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pre­ve­nir las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras mi­gran­tes tem­po­ra­les. La cam­pa­ña con­sis­te en spots, car­te­les, vo­lan­tes y lí­neas de aten­ción pa­ra brin­dar in­for­ma­ción que con­tri­bu­ya a evi­tar la vio­la­ción de de­re­chos.

La Coa­li­ción pre­sen­tó el 24 de mar­zo de 2015, an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Los Mo­chis, Si­na­loa, una de­nun­cia por frau­de en con­tra de Je­sús Mer­ca­do, alias “El Ma­chu­rro”, re­clu­ta­dor de la em­pre­sa Loui­sia­na Aqua­cul­tu­re In­vest­ments, quien des­de 2005 rea­li­za­ba co­bros a tra­ba­ja­do­res con la pro­me­sa de otor­gar­les una vi­sa H2-A2.

La de­nun­cia fue pre­sen­ta­da por diez mi­gran­tes la­bo­ra­les que pa­ga­ron en­tre los 3,000 y 5,000 pe­sos. Se hi­zo del co­no­ci­mien­to del Con­su­la­do de Es­ta­dos Uni­dos en Her­mo­si­llo, So­no­ra, en di­ciem­bre de 2014, y se abrió la po­si­bi­li­dad de ini­ciar una co­la­bo­ra­ción en­tre el Con­su­la­do, la Coa­li­ción y ProDESC pa­ra dar se­gui­mien­to a ca­sos de frau­de.

Mu­jer

Di­fí­cil la lu­cha de defensora: “La fa­mi­lia me dio la es­pal­da en es­te sen­ti­do, mis her­ma­nos por­que co­mo ellos tam­bién son tra­ba­ja­do­res, tie­nen mie­do de que no los lla­men por­que yo es­toy me­ti­da en es­to”.

“Me han di­cho que me­jor me pon­ga a tra­ba­jar y ya, que pa­ra que es­toy me­ti­da en líos, pe­ro yo voy a se­guir”. Afir­ma que ha vi­vi­do hos­ti­ga­mien­to, ame­na­zas, “me di­cen que me van a ma­tar que me van a gol­pear o que me van a me­ter a la cár­cel”.

“Lo que más me da mie­do es que le ha­gan al­go a mis hi­jos, pe­ro yo se que voy a sa­lir ade­lan­te y que Dios me va a po­ner los me­dios por­que no voy a pa­rar”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.