LA TE­LE: NUE­VAS FOR­MAS, MIS­MO CON­TE­NI­DO

En el pa­so de LA te­le­vi­sión, tra­di­cio­nal e in­te­gris­ta, a LAS te­le­vi­sio­nes, en sus ver­sio­nes mul­ti­pla­ta­for­ma, los vie­jos es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro per­sis­ten.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - TA­NIA ME­ZA ES­COR­ZA Ta­nia Me­za Es­cor­za ,

Ha­blar de LA te­le­vi­sión equi­va­le a vi­vir des­pe­ga­da de la reali­dad. En un país (y un mun­do) en don­de la post­mo­der­ni­dad con­vi­ve a ca­da pa­so con la pre­mo­der­ni­dad, ya na­da es úni­co, ni uni­for­me. Con “la te­le­vi­sión” ocu­rre lo que con el con­cep­to “la fa­mi­lia”, que hoy se ha trans­for­ma­do en “las fa­mi­lias”. Así, la tec­no­lo­gía y la de­sigual­dad so­cial ha­cen que en es­te tiem­po y es­pa­cio con­vi­van dis­tin­tas te­le­vi­sio­nes: la tra­di­cio­nal y en de­cli­ve te­le­vi­sión abier­ta, la di­ri­gi­da a per­so­nas mi­gran­tes tec­no­ló­gi­cas te­le­vi­sión por ca­ble, la ca­da vez más po­pu­lar y ya ca­si ma­si­va te­le­vi­sión por In­ter­net, y la “mi­le­nial” te­le­vi­sión por re­des so­cia­les.

No obs­tan­te, a pe­sar de la di­ver­si­fi­ca­ción tec­no­ló­gi­ca de las te­le­vi­sio­nes, hay cons­tan­tes que no cam­bian en los con­te­ni­dos, co­mo la de­sigual­dad, la dis­cri­mi­na­ción y los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro.

TE­LE­VI­SIÓN ABIER­TA: Es la tra­di­cio­nal, la que por dé­ca­das re­for­zó el es­te­reo­ti­po de la bue­na y vir­gi­nal pro­ta­go­nis­ta, que aguan­ta­ba to­do y al fi­nal ha­lla­ba al prín­ci­pe azul y vi­vía fe­liz pa­ra siem­pre. Tam­bién cons­tru­yó la idea de la mu­jer ma­la, se­xual e in­te­li­gen­te, que usa­ba su sa­bi­du­ría pa­ra com­pe­tir con “la bue­na” por el prín­ci­pe. Tras in­fruc­tuo­sos y las­ti­me­ros in­ten­tos por atraer a la nue­va audiencia ju­ve­nil, la te­le­vi­sión abier­ta vol­vió al vie­jo con­cep­to de la seg­men­ta­ción por es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos, y aho­ra di­ri­ge sus con­te­ni­dos a las per­so­nas de cla­se eco­nó­mi­ca ba­ja, cu­ya fal­ta de in­gre­sos les im­pi­de un ac­ce­so co­ti­diano a otras te­le­vi­sio­nes.

Hoy, con los ni­ve­les de audiencia más ba­jos en dé­ca­das, es­ta te­le­vi­sión si­gue con el re­fuer­zo de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, aun­que los ha ma­qui­lla­do. “La bue­na” aho­ra bus­ca al­go más que una pa­re­ja. Ya tam­bién tie­ne am­bi­cio­nes eco­nó­mi­cas, ya es se­xua­da, apa­re­ce con ves­ti­dos pe­que­ños, no en aras de pro­mo­ver el de­re­cho a su se­xua­li­dad, sino de re­for­zar el es­te­reo­ti­po del “cuer­po pa­ra otros”. Ya no es tan ton­ta, se en­fren­ta con “la ma­la”, su me­ta prin­ci­pal si­gue sien­do el prín­ci­pe, y pa­ra con­se­guir­lo re­fuer­za otro es­te­reo­ti­po que ha tras­cen­di­do ge­ne­ra­cio­nes, el de la ri­va­li­dad en­tre mu­je­res.

TE­LE­VI­SIÓN POR CA­BLE: Di­ri­gi­da a la ge­ne­ra­ción que mi­gró ha­cia la tec­no­lo­gía y que aún no lo­gra adap­tar­se a los nue­vos pro­duc­tos me­diá­ti­cos, la te­le­vi­sión por ca­ble es la más con­su­mi­da por las mu­je­res y los hom­bres que os­ten­tan el po­der en el país. Se ac­ce­de a ella de ma­ne­ra ama­ble, igual que la tra­di­cio­nal te­le­vi­sión abier­ta, so­lo que ofre­ce más con­te­ni­dos por un cos­to que no es­tá al al­can­ce de la ma­yo­ría. Sus fuer­tes: Los pro­gra­mas uni­ta­rios, los in­for­ma­ti­vos y los deportes. Sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, en es­tos tres ca­sos las mu­je­res apa­re­cen re­for­zan­do es­te­reo­ti­pos de be­lle­za fí­si­ca, con ro­pa di­mi­nu­ta y con ac­ti­tu­des po­co crí­ti­cas.

TE­LE­VI­SIÓN POR IN­TER­NET: Ca­da vez con ma­yor audiencia, la te­le­vi­sión por in­ter­net es­tá muy pró­xi­ma a vol­ver­se ma­si­va. El sis­te­ma Net­flix en­ca­be­za las pre­fe­ren­cias a tra­vés de series com­ple­tas, que re­quie­ren de la audiencia un ac­ce­so cons­tan­te. En es­tas series hay ca­sos que re­fuer­zan es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro e in­clu­so vio­len­cia con­tra las mu­je­res, co­mo “Sons of Anarchy”, o pro­duc­tos fe­mi­nis­tas con cier­tos tin­tes ma­chis­tas, pe­ro que aun así son am­plia­men­te re­co­men­da­bles con­tra los es­te­reo­ti­pos por gé­ne­ro, ta­les co­mo “The good wi­fe”, “Oran­ge is the new black” o “How to get away with mur­der”.

TE­LE­VI­SIÓN POR RE­DES SO­CIA­LES: To­tal­men­te di­ri­gi­da a la ge­ne­ra­ción “Mi­le­nial” (per­so­nas na­ci­das a par­tir de 1990) la te­le­vi­sión por re­des so­cia­les tie­ne su ni­cho más fuer­te en la ado­les­cen­cia. Quie­nes na­cie­ron en es­te si­glo y tie­nen ac­ce­so a las re­des so­cia­les en su en­torno co­ti­diano, aba­rro­tan las re­des so­cia­les (You­Tu­be prin­ci­pal­men­te) pa­ra ver series ge­ne­ral­men­te pro­ve­nien­tes de Asia y tra­du­ci­das de mo­do ama­teur al es­pa­ñol. Des­de las prin­ci­pa­les ex­pre­sio­nes del se­xual­men­te agre­si­vo “Yaoi” (Abre­via­tu­ra de ya­ma-nas­hi ochi-nas­hi imi-nas­hi - “sin clí­max, sin re­so­lu­ción, sin sen­ti­do”-), has­ta series you­tu­bers apa­ren­te­men­te in­clu­yen­tes co­mo la sú­per exi­to­sa FNAF-HS, las mu­je­res si­guen re­pro­du­cien­do es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, tan­to en la tra­ma co­mo en la re­pre­sen­ta­ción vi­sual del ob­je­to se­xual.

Es­tas son so­lo cua­tro de las nue­vas for­mas de te­le­vi­sio­nes. Sí, nue­vas for­mas, pe­ro no nue­vos fon­dos.

A pe­sar de la di­ver­si­fi­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, hay cons­tan­tes que no cam­bian en los con­te­ni­dos, co­mo de­sigual­dad, dis­cri­mi­na­ción y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.