LAS ÓR­DE­NES DE PRO­TEC­CIÓN DES­DE UNA PERS­PEC­TI­VA DE GÉ­NE­RO

Es­te ejer­ci­cio im­pli­ca vi­si­bi­li­zar que una ade­cua­da re­gu­la­ción de es­ta fi­gu­ra pue­de pre­ve­nir y pro­te­ger la in­te­gri­dad per­so­nal y la vi­da de una mu­jer o una ni­ña.

Milenio - Todas - - Organismo Internacional - Ji­me­na Vil­chis, Se­nior Hu­man Rights Spe­cia­list En­fo­queDH, Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en De­re­chos Hu­ma­nos, Che­mo­nics In­ter­na­tio­nal Inc. Do­na­ta­rio de la Agen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (USAID). JI­ME­NA VIL­CHIS

Le­gis­lar con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro im­pli­ca que en la ela­bo­ra­ción, mo­di­fi­ca­ción o de­ro­ga­ción de al­gu­na nor­ma ju­rí­di­ca se eva­lúen las con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad de las mu­je­res, la in­ter­sec­ción de sus múl­ti­ples dis­cri­mi­na­cio­nes y las con­se­cuen­cias que ten­drá pa­ra las mu­je­res y los hom­bres, en to­dos los sec­to­res y a to­dos los ni­ve­les, a fin de que las mu­je­res y los hom­bres se be­ne­fi­cien por igual y se im­pi­da que se per­pe­túe la de­sigual­dad.

Es­ta ta­rea de­be per­mear en to­dos los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos, y se vuel­ve cru­cial pa­ra la pro­tec­ción y ga­ran­tía de los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y las ni­ñas. Una mues­tra de ello, es la ne­ce­si­dad de con­tar con una ade­cua­da le­gis­la­ción en ma­te­ria de ór­de­nes de pro­tec­ción que, aun­que pue­den ser so­li­ci­ta­das por cual­quier per­so­na ¬hom­bre o mu­jer¬ la reali­dad me­xi­ca­na2 ha he­cho que es­te me­ca­nis­mo sea uti­li­za­do en una gran pro­por­ción pa­ra la pro­tec­ción de las mu­je­res, par­ti­cu­lar­men­te, en los ca­sos re­la­cio­na­dos con vio­len­cia fa­mi­liar.

La Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia (LGAMVLV) cuen­ta con un ca­pí­tu­lo es­pe­cí­fi­co de ór­de­nes de pro­tec­ción y las de­fi­ne co­mo “ac­tos de pro­tec­ción y de ur­gen­te apli­ca­ción en fun­ción del in­te­rés su­pe­rior de la víc­ti­ma y son fun­da­men­tal­men­te pre­cau­to­rias y cau­te­la­res […]”. Asi­mis­mo, es­ta­ble­ce que las mis­mas de­be­rán otor­gar­se por la au­to­ri­dad com­pe­ten­te y de ma­ne­ra in­me­dia­ta.

En las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas sus le­yes es­ta­ta­les de ac­ce­so, en la ma­yo­ría de los ca­sos, es­ta­ble­cen me­di­das de pro­tec­ción si­mi­la­res pa­ra las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia. Sin em­bar­go, su re­gu­la­ción en ma­te­ria pe­nal, ci­vil o fa­mi­liar re­sul­ta muy he­te­ro­gé­nea, y en al­gu­nos ca­sos, po­co ar­mo­ni­za­da con la LGAMVLV y los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en la ma­te­ria.

En ese te­nor, es obli­ga­ción de los Con­gre­sos Es­ta­ta­les ha­cer una re­vi­sión, con los an­te­ojos de gé­ne­ro, de sus le­gis­la­cio­nes pe­na­les y ci­vi­les res­pec­to de las ór­de­nes de pro­tec­ción exis­ten­tes y su re­gla­men­ta­ción. Es­te ejer­ci­cio im­pli­ca vi­si­bi­li­zar que una ade­cua­da re­gu­la­ción de es­ta fi­gu­ra pue­de pre­ve­nir y pro­te­ger la in­te­gri­dad per­so­nal y la vi­da de una mu­jer o una ni­ña.

En otras pa­la­bras, la re­gu­la­ción de una or­den de pro­tec­ción con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de­be to­mar en cuen­ta: el con­tex­to de la mu­jer; es­ta­ble­cer en la ley la ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo un análisis de ries­go; crear pro­ce­di­mien­tos ac­ce­si­bles y cla­ros pa­ra su apli­ca­ción e im­ple­men­ta­ción; es­ta­ble­cer la obli­ga­ción de dar se­gui­mien­to a las me­di­das dic­ta­das; re­gu­lar el re­gis­tro de las mis­mas, e im­po­ner san­cio­nes a to­das las au­to­ri­da­des que omi­tie­ron so­li­ci­tar, dic­tar o im­ple­men­tar ór­de­nes de pro­tec­ción de acuer­do con sus facultades.

Si bien una ar­mó­ni­ca y ade­cua­da re­gu­la­ción en ma­te­ria de ór­de­nes de pro­tec­ción no ga­ran­ti­za su efi­caz im­ple­men­ta­ción, lo cier­to es, que es­te es el pi­so mí­ni­mo del de­re­cho de pro­tec­ción que de­be brin­dar el Es­ta­do a las mu­je­res que su­fren vio­len­cia o bien que se en­cuen­tran en ries­go de ser vio­len­ta­das. Es­ta fi­gu­ra por más sen­ci­lla que pa­rez­ca es, sin du­da, una de las he­rra­mien­tas más ac­ce­si­bles con las que cuen­tan las mu­je­res pa­ra sal­va­guar­dar sus de­re­chos hu­ma­nos.

Es obli­ga­ción de los Con­gre­sos Es­ta­ta­les ha­cer una re­vi­sión, con los an­te­ojos de gé­ne­ro, de sus le­gis­la­cio­nes pe­na­les y ci­vi­les res­pec­to de las ór­de­nes de pro­tec­ción exis­ten­tes y su re­gla­men­ta­ción

[1] Fuen­tes: UNI­CEF, UNFPA, PNUD, ONU Mu­je­res. Gen­der Equa­lity,UNCo her en ceand you, ECOSOC con­clu­sio­nes con­ve­ni­das 1997/2. [2] En la En cues­ta Na­cio­nal so­bre la Di­ná­mi­ca de las Re­la­cio­nes en

lo­sHo­ga­res (ENDIREH) 2011, se di­ce que en Mé­xi­co 47% de las mu­je­res de 15 años y más su­frió al­gún in­ci­den­te de vio­len­cia de su pa­re­ja (es­po­so, exes­po­so o ex­pa­re­ja, o no­vio) du­ran­te su úl­ti­ma re­la­ción. [3]Al res­pec­to, el Co­mi­té pa­ra la Eli­mi­na­ción de la Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer en su Re­co­men­da­ción Ge­ne­ral 19, se­ña­ló la obli­ga­ción de “Los Es­ta­dos Par­tes ve­len por que las le­yes con­tra la vio­len­cia y los ma­los tra­tos en la fa­mi­lia, la vio­la­ción, los ata­ques sexuales y otro ti­po de vio­len­cia con­tra la mu­jer pro­te­jan de ma­ne­ra ade­cua­da a to­das las mu­je­res y res­pe­ten su in­te­gri­dad y su dig­ni­dad. De­be pro­por­cio­nar­se a las víc­ti­mas pro­tec­ción y apo­yo apro­pia­dos […]”. [4] Ar­tícu­lo 27, Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia. Pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción el pri­me­ro de fe­bre­ro de 2007. Úl­ti­ma re­for­ma pu­bli­ca­da DOF 28-01-2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.