AR­MO­NI­ZA­CIÓN NOR­MA­TI­VA EN MA­TE­RIA DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

Milenio - Todas - - Osc - AN­DREA ME­DI­NA RO­SAS An­drea Me­di­na Ro­sas, Abo­ga­da fe­mi­nis­ta de la Red Me­sa de Mu­je­res de Ciu­dad Juá­rez A.C.

El de­re­cho es una pro­duc­ción hu­ma­na, una cons­truc­ción lin­güís­ti­ca y sim­bó­li­ca que cam­bia en el tiem­po de acuer­do con las con­cep­cio­nes y empeños de la so­cie­dad y sus in­tér­pre­tes. Pa­ra man­te­ner la cohe­ren­cia y efi­ca­cia de las le­yes es ne­ce­sa­rio ana­li­zar cons­tan­te­men­te y re­vi­sar sus con­te­ni­dos, la co­rres­pon­den­cia en el or­den je­rár­qui­co de las nor­mas. La ar­mo­ni­za­ción nor­ma­ti­va o le­gis­la­ti­va es lo que en el ám­bi­to ju­rí­di­co per­mi­te ha­cer com­pa­ti­bles las nor­mas en su or­den je­rár­qui­co con los prin­ci­pios y pre­cep­tos que se de­fi­nen des­de el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, la cons­ti­tu­ción o las nor­mas ge­ne­ra­les.

Pa­ra evi­tar la con­tra­dic­ción nor­ma­ti­va, la­gu­nas le­gis­la­ti­vas, la re­dun­dan­cia en la le­gis­la­ción o la fal­ta de cer­te­za en su apli­ca­ción que pue­da pro­du­cir di­fi­cul­ta­des en la exi­gi­bi­li­dad y crear im­pu­ni­dad, se ne­ce­si­ta ar­mo­ni­zar las de­más nor­mas pa­ra que se ga­ran­ti­ce su ope­ra­ción.

En los tres úl­ti­mos lus­tros se han rea­li­za­do un con­jun­to de re­for­mas a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, de igual­dad de gé­ne­ro y erra­di­ca­ción de la dis­cri­mi­na­ción que re­quie­ren de cam­bios sus­tan­ti­vos en to­da la nor­ma­ti­vi­dad del país.

Los avan­ces se han da­do, prin­ci­pal­men­te, en las le­yes ge­ne­ra­les o se­cun­da­rias. Ac­tual­men­te la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción im­pul­sa el pro­ce­so de ar­mo­ni­za­ción en la nor­ma­ti­vi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va de ca­da de­pen­den­cia fe­de­ral, pa­ra in­ci­dir en su es­truc­tu­ra y ope­ra­ción, se­gún prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les en de­re­chos hu­ma­nos. Las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y los mu­ni­ci­pios ten­drían que es­tar ha­cien­do lo co­rres­pon­dien­te, sin em­bar­go, al igual que en el ám­bi­to fe­de­ral, se han cen­tra­do en crear las le­yes es­pe­cí­fi­cas, pe­ro la nor­ma­ti­vi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va y ope­ra­ti­va se ha re­le­ga­do.

Las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la CEDAW y la Be­lem do Pa­rá se­ña­lan, co­mo im­por­tan­te, pa­ra ga­ran­ti­zar los de­re­chos de las mu­je­res ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes en el ám­bi­to le­gis­la­ti­vo, en lo ne­ce­sa­rio: pe­nal, ci­vil, ad­mi­nis­tra­ti­va, pro­ce­di­men­tal, et­cé­te­ra. Ele­men­tos re­to­ma­dos por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos en la Sen­ten­cia de Gon­zá­lez y Otras (Cam­po Al­go­do­ne­ro vs. Mé­xi­co), y dis­po­ne pa­ra Mé­xi­co que de­be de re­mo­ver to­dos los obs­tácu­los sean le­gis­la­ti­vos o de ope­ra­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la de­bi­da in­ves­ti­ga­ción de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res in­te­gral­men­te y con to­dos los ac­to­res.

Al­da Fa­cio, en su li­bro “Cuan­do el gé­ne­ro sue­na cam­bios trae”, se­ña­la co­mo un ele­men­to cen­tral pa­ra lo­grar un im­pac­to ca­bal en la con­so­li­da­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, to­mar a lo ju­rí­di­co y su pro­gra­ma­ción en tres ele­men­tos que es­tán en per­ma­nen­te re­la­ción: a) la ley, b) las ins­ti­tu­cio­nes y los su­je­tos que im­ple­men­tan la ley y, c) los su­je­tos be­ne­fi­cia­rios de esa ley. En Mé­xi­co es obli­ga­ción, ade­más de ade­cuar ¬ar­mo­ni­zar¬ la nor­ma­ti­vi­dad, crear los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra que su ope­ra­ción se reali­ce de ma­ne­ra apro­pia­da.

Esos ele­men­tos se to­ma­ron des­de las pri­me­ras pro­pues­tas en 2005 pa­ra ti­pi­fi­car (en el ám­bi­to pe­nal) el fe­mi­ni­ci­dio en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, la re­sis­ten­cia a com­pren­der qué es el fe­mi­ni­ci­dio pro­du­jo que, en la de­fi­ni­ción del ti­po pe­nal, ha­ya di­fe­ren­cias, no so­lo en­tre paí­ses, sino tam­bién en un mis­mo país, co­mo Mé­xi­co. Por ello, no to­dos los có­di­gos pe­na­les in­clu­yen las sie­te po­si­bles ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den orien­tar a quie­nes ope­ran la jus­ti­cia.

En el de­ba­te so­bre si hay que pre­ci­sar más o me­nos los ele­men­tos que per­mi­ten re­co­no­cer un fe­mi­ni­ci­dio, un ele­men­to que no hay que per­der de vis­ta es que más allá de lo nor­ma­ti­vo es fun­da­men­tal la for­ma­ción de quie­nes ope­ran la jus­ti­cia (po­li­cía de in­ves­ti­ga­ción, fis­ca­les, mi­nis­te­rios pú­bli­cos, de­fen­so­res pú­bli­cos, jue­ces y jue­zas). Las po­si­bles con­tra­dic­cio­nes o la­gu­nas en la ley se sal­van con las nue­vas obli­ga­cio­nes de con­trol de con­ven­cio­na­li­dad y cons­ti­tu­cio­na­li­dad, así co­mo con el prin­ci­pio pro per­so­na. Sin em­bar­go, lo que más so­bre­sa­le es que a pe­sar de to­dos los es­fuer­zos y tra­ba­jos nor­ma­ti­vos ¬y que sin du­da hay que con­ti­nuar¬ una gran ta­rea pen­dien­te es con­so­li­dar los va­lo­res del pro per­so­na que ope­ra fue­ra de la mi­so­gi­nia y la dis­cri­mi­na­ción, con una cla­ra com­pren­sión de lo que sig­ni­fi­ca la dig­ni­dad, la li­ber­tad y la igual­dad en de­re­chos en­tre hom­bres y mu­je­res.

La Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción im­pul­sa el pro­ce­so de ar­mo­ni­za­ción en la nor­ma­ti­vi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va de ca­da de­pen­den­cia fe­de­ral, pa­ra in­ci­dir en su es­truc­tu­ra y ope­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.