CREA­CIÓN DE UN OR­DE­NA­MIEN­TO JU­RÍ­DI­CO CON PEG

Milenio - Todas - - Inmujeres - MARÍA GUA­DA­LU­PE DÍAZ ES­TRA­DA

El Es­ta­do Me­xi­cano al ser par­te de las Con­ven­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de De­re­chos Hu­ma­nos de las Mu­je­res, en sí mis­mo no ga­ran­ti­za que sus de­re­chos se res­pe­ten, por lo que, pa­ra que di­chos de­re­chos sean una reali­dad en el país, es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar­los a los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos na­cio­na­les. La Unión In­ter­par­la­men­ta­ria In­ter­na­cio­nal (UIP), con­si­de­ra que la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres y las mu­je­res en la po­lí­ti­ca es un re­qui­si­to pre­vio pa­ra la de­mo­cra­cia. Es­ta Or­ga­ni­za­ción ha de­fen­di­do vehe­men­te la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer y ha tra­ba­ja­do pa­ra afian­zar­la en tres ob­je­ti­vos prin­ci­pal­men­te: 1. Au­men­tar el nú­me­ro de mu­je­res en los par­la­men­tos. 2. Res­pal­dar e in­cre­men­tar el apor­te de las par­la­men­ta­rias a las ac­ti­vi­da­des de los par­la­men­tos. 3. Acre­cen­tar la ca­pa­ci­dad de los par­la­men­tos pa­ra aten­der y de­fen­der los de­re­chos de las mu­je­res y pro­mo­ver la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. De igual for­ma re­fie­re que las le­gis­la­cio­nes na­cio­na­les de­be­rán tra­du­cir los prin­ci­pios y ob­je­ti­vos de las Con­ven­cio­nes en cláu­su­las le­ga­les con­cre­tas a fin de es­ta­ble­cer la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res.

La De­cla­ra­ción Uni­ver­sal so­bre la De­mo­cra­cia de la UIP es: “El lo­gro de la de­mo­cra­cia su­po­ne una au­tén­ti­ca aso­cia­ción en­tre hom­bres y mu­je­res pa­ra la bue­na mar­cha de los asun­tos pú­bli­cos, de mo­do que tan­to los hom­bres co­mo las mu­je­res ac­túen en igual­dad y com­ple­men­ta­rie­dad, ob­te­nien­do un en­ri­que­ci­mien­to mu­tuo a par­tir de sus di­fe­ren­cias”.

Aho­ra bien, la in­cor­po­ra­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos Na­cio­na­les no es ha­blar de una sim­ple ho­mo­lo­ga­ción o ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va con la nor­ma­ti­vi­dad In­ter­na­cio­nal, con la le­gis­la­ción fe­de­ral y lo­cal; sino que cons­ti­tu­ye una con­ci­lia­ción de es­tos com­pro­mi­sos con la si­tua­ción de las mu­je­res y hom­bres en to­dos los en­tor­nos en que se desen­vuel­ven, te­nien­do co­mo fi­na­li­dad de que to­das las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas que reali­cen, al mo­men­to de que se ten­gan que apli­car no sean con­tra­dic­to­rias con el mar­co ju­rí­di­co in­terno: le­yes gene- ra­les, se­cun­da­rias y or­gá­ni­cas; có­di­gos sus­tan­ti­vos y ad­je­ti­vos; re­gla­men­tos in­ter­nos y ope­ra­ti­vos; le­gis­la­ción fe­de­ral, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal.

A lo que se quie­re lle­gar con la in­cor­po­ra­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, es rea­li­zar pro­pues­tas de re­for­ma que in­vo­lu­cren la si­tua­ción de las mu­je­res y los hom­bres en el es­ta­do me­xi­cano, evi­tan­do que en los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos exis­tan dis­po­si­cio­nes que han da­do lu­gar a la dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res.

La Con­ven­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de To­das las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer, 29 CEDAW, es un tra­ta­do in­ter­na­cio­nal de de­re­chos hu­ma­nos que pro­te­ge los de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les de las mu­je­res, la cual fue adop­ta­da en 1979 por la Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) y ra­ti­fi­ca­da por el Go­bierno de Mé­xi­co en 1981.

Al ser par­te de es­ta Con­ven­ción el es­ta­do me­xi­cano de­be­rá ase­gu­rar­se de que no exis­tan le­yes y po­lí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias ha­cia las mu­je­res y que se adop­ten las le­gis­la­cio­nes y po­lí­ti­cas pú­bli­cas de ac­ción afir­ma­ti­va ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar la igual­dad de tra­to y de opor­tu­ni­da­des fren­te a los hom­bres.

El Co­mi­té de la CEDAW, ha ob­ser­va­do con preo­cu­pa­ción que el país no cuen­ta con una ar­mo­ni­za­ción sis­te­má­ti­ca y lo ha ins­ta­do de for­ma reite­ra­da a que pon­ga en mar­cha un me­ca­nis­mo efi­caz pa­ra ase­gu­rar que es­te pro­ce­so de ar­mo­ni­za­ción se reali­ce con Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro ( PEG) y se adop­ten me­di­das le­gis­la­ti­vas ade­cua­das pa­ra re­for­mar o de­ro­gar le­yes, re­gla­men­tos y dis­po­si­cio­nes pe­na­les que cons­ti­tu­yan dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res.

Pa­ra la ela­bo­ra­ción de los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos y la rea­li­za­ción de las pro­pues­tas de re­for­ma con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, se de­be­rá: eli­mi­nar el len­gua­je dis­cri­mi­na­to­rio, se­xis­ta y no in­clu­yen­te pa­ra mu­je­res y hom­bres; eli­mi­nar es­te­reo­ti­pos que fo­men­ten la su­pre­ma­cía de gé­ne­ro; vi­si­bi­li­zar a las mu­je­res y sus ne­ce­si­da­des; erra­di­car si­tua­cio­nes de des­ca­li­fi­ca­ción, ve­ja­ción o de­nos­ta­ción.

Lo an­te­rior de­be ser así por­que, si una ley par­te de que so­mos igua­les y nos tra­ta co­mo si es­tu­vié­ra­mos en igual­dad de con­di­cio­nes mu­je­res y hom­bres, ten­drá in­du­da­ble­men­te efec­tos dis­cri­mi­na­to­rios, pues siem­pre de­be­mos re­co­no­cer que las mu­je­res y los hom­bres vivimos en con­di­cio­nes dis­tin­tas, di­ver­sas y de­sigua­les, que te­ne­mos con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas res­pec­to del hom­bre en to­das nues­tras so­cie­da­des, co­mo mu­je­res te­ne­mos ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes y, por en­de, los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos de­ben de con­si­de­rar la Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro.

La CEDAW es un tra­ta­do in­ter­na­cio­nal de de­re­chos hu­ma­nos que pro­te­ge los de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les de las mu­je­res

María Gua­da­lu­pe Díaz Es­tra­da,

Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de Trans­ver­sa­li­za­ción de la Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.