NO MÁS PE­DA­ZOS DE PAPEL

El re­za­go exis­ten­te en de­re­chos hu­ma­nos es un te­ma al que de­be dar­se prio­ri­dad.

Milenio - Todas - - Academia - RO­SA MARÍA ÁL­VA­REZ GON­ZÁ­LEZ Y TE­RE­SA LÓ­PEZ BA­RA­JAS

La pri­me­ra le­gis­la­ción en ma­te­ria de vio­len­cia fa­mi­liar en Mé­xi­co, se dio en el en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral, con la pro­mul­ga­ción de la Ley de Asis­ten­cia y Pre­ven­ción de la Vio­len­cia

In­tra­fa­mi­liar pa­ra el Dis­tri­to Fe­de­ral en 1996, fue la pri­me­ra ley en to­do el país que re­gu­ló el te­ma de la vio­len­cia fa­mi­liar, ya que un es­tu­dio rea­li­za­do en aquel en­ton­ces, de­mos­tró que es­te era uno de los prin­ci­pa­les fe­nó­me­nos so­cia­les que más afec­ta­ba a las mu­je­res, ni­ñas y ni­ños en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­ta ley sir­vió de ba­se pa­ra que la ma­yo­ría de los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca le­gis­la­ran en es­tos te­mas.

Vein­tiún años han pa­sa­do des­de que los re­flec­to­res se po­sa­ron so­bre uno de los gran­des pro­ble­mas so­cia­les de Mé­xi­co, pe­ro ¿qué tan­to he­mos avan­za­do en los he­chos?

Mé­xi­co, el mis­mo país don­de le­yes de avan­za­da es­tán vi­gen­tes, co­mo la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia, la NOM-046 so­bre Vio­len­cia fa­mi­liar, se­xual y con­tra las mu­je­res (an­tes NOM-190 de Cri­te­rios pa­ra la aten­ción mé­di­ca de la vio­len­cia fa­mi­liar), el mis­mo Mé­xi­co que a tra­vés de la re­for­ma de su ar­tícu­lo pri­me­ro de la Cons­ti­tu­ción hi­zo vin­cu­la­to­rios to­dos los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en los que el Es­ta­do Me­xi­cano ha si­do par­te, co­mo tal es el ca­so de la Con­ven­ción de Be­lém do Pa­rá, la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño, en­tre mu­chas otras; sin em­bar­go, Mé­xi­co si­gue sien­do, la­men­ta­ble­men­te, uno de los paí­ses más re­za­ga­dos en la pro­tec­ción de los de­re­chos de las mu­je­res, ni­ñas y ni­ños.

Pa­ra mues­tra no ne­ce­si­ta­mos ir­nos muy le­jos en la his­to­ria, el re­cien­te ca­so de Lesvy, ha­lla­da muer­ta en la UNAM, víc­ti­ma de vio­len­cia fa­mi­liar en el no­viaz­go, cu­ya muer­te las au­to­ri­da­des atri­bu­ye­ron a un su­pues­to sui­ci­dio que to­da­vía es­tá en en­tre­di­cho; o el ca­so de Mireya, a quien la vio­len­cia fa­mi­liar e ins­ti­tu­cio­nal ori­lla­ron a sui­ci­dar­se, ha­bien­do pre­via­men­te pri­va­do de la vi­da a sus tres hi­jos, tras co­no­cer la sen­ten­cia de una juez que or­de­nó la pér­di­da de la cus­to­dia de sus hi­jos y se la otor­gó al pa­dre de es­tos, a quien Mireya ha­bía de­nun­cia­do por co­me­ter abu­sos con­tra ellos.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas del INE­GI del 2014, 47% de las mu­je­res que han te­ni­do, al me­nos, una re­la­ción de pa­re­ja en la cual han si­do agre­di­das fí­si­ca­men­te. Pe­ro re­cor­de­mos que la vio­len­cia no so­lo es fí­si­ca, sino tam­bién psi­co­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca, se­xual, ver­bal y pa­tri­mo­nial.

¿En­ton­ces cuál es el es­ta­tus de la le­gis­la­ción en ma­te­ria de vio­len­cia fa­mi­liar en Mé­xi­co? Creo que, en es­te ca­so, se de­be­rían re­cor­dar las pa­la­bras de Fer­di­nand Las­sa­lle, quien se­ña­la­ba que las le­yes en la ma­te­ria se con­vier­ten en un sim­ple pe­da­zo de papel, que no se cum­plen y que en mu­chos ca­sos ni si­quie­ra se co­no­cen, tan­to por las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do co­mo por los ciu­da­da­nos del mis­mo. Así, las le­yes se con­vier­ten en me­ra dia­rrea le­gis­la­ti­va que ca­re­cen de ca­li­dad abun­dan­do en can­ti­dad.

Que­da mu­cho por ha­cer, so­bre to­do en ma­te­ria de edu­ca­ción, la que en­se­ñe, des­de la más tier­na in­fan­cia a ni­ños y ni­ñas que los con­flic­tos se tie­nen que re­sol­ver pa­cí­fi­ca­men­te y no a tra­vés de la vio­len­cia, que se les en­se­ñen los prin­ci­pios de igual­dad y res­pe­to a las per­so­nas, en­ton­ces, es­ta­re­mos en el ca­mino de lo­grar una nue­va con­cien­cia so­cial que sur­ja con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y que lo­gre rom­per los es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les que se­pa­ran a hom­bres y mu­je­res, los que han per­mi­ti­do que ellos se sien­tan con el de­re­cho de ejer­cer vio­len­cia en con­tra de los más dé­bi­les de la fa­mi­lia, y es­tos no pue­dan ser de­bi­da­men­te pro­te­gi­dos, so­lo así, el pro­ble­ma de la vio­len­cia fa­mi­liar dis­mi­nui­rá pau­la­ti­na­men­te.

Mé­xi­co si­gue sien­do uno de los paí­ses más re­za­ga­dos en la pro­tec­ción de los de­re­chos de las mu­je­res, ni­ñas y ni­ños

Ro­sa María Ál­va­rez Gon­zá­lez, Te­re­sa Ló­pez Ba­ra­jas,

In­ves­ti­ga­do­ra Ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM. Be­ca­ria del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.