19. PA­TRI­CIA OLAMENDI

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del Ins­ti­tu­to de For­ma­ción de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos S.C.

l fe­mi­ni­ci­dio re­pre­sen­ta el ex­tre­mo de un con­ti­nuum de te­rror an­ti fe­me­nino que in­clu­ye una am­plia va­rie­dad de abu­sos ver­ba­les y fí­si­cos, ta­les co­mo vio­la­ción, tor­tu­ra, es­cla­vi­tud se­xual, abu­so se­xual in­fan­til in­ces­tuo­so o ex­tra-fa­mi­liar, gol­pi­zas fí­si­cas y emo­cio­na­les, aco­so se­xual, mu­ti­la­ción ge­ni­tal, ope­ra­cio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas in­ne­ce­sa­rias, he­te­ro­se­xua­li­dad for­za­da, es­te­ri­li­za­ción for­za­da, ma­ter­ni­dad for­za­da. Siem­pre que es­tas for­mas de te­rro­ris­mo re­sul­tan en muer­te, ellas se trans­for­man en fe­mi­ni­ci­dios”. Así lo des­cri­be por pri­me­ra vez Dia­na Rus­sell en 1976 en el mar­co del tri­bu­nal de crí­me­nes con­tra las mu­je­res en Bru­se­las. Es­ta de­fi­ni­ción per­mi­te com­pren­der de me­jor ma­ne­ra la na­tu­ra­le­za y el ori­gen de las di­ver­sas for­mas de vio­len­cia que se co­me­ten con­tra las mu­je­res, lo que hoy co­no­ce­mos co­mo vio­len­cia de gé­ne­ro y que pue­den pro­vo­car la muer­te vio­len­ta de mu­je­res.

Años des­pués, en el 2001, en un es­tu­dio so­bre vio­len­cia con­tra las mu­je­res la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das de­fi­nió el fe­mi­ni­ci­dio co­mo “El ase­si­na­to de mu­je­res co­mo re­sul­ta­do ex­tre­mo de la vio­len­cia de gé­ne­ro que ocu­rre tan­to en el ám­bi­to pri­va­do co­mo en el es­pa­cio pú­bli­co”, tam­bién el co­mi­té de ex­per­tas del MESECVI en el 2008 lo des­cri­be co­mo: “la muer­te vio­len­ta de mu­je­res por ra­zo­nes de gé­ne­ro, ya sea que ten­ga lu­gar den­tro de la fa­mi­lia, uni­dad do­més­ti­ca o en cual­quier otra re­la­ción in­ter­per­so­nal; en la co­mu­ni­dad, por par­te de cual­quier per­so­na, o que sea per­pe­tra­da o to­le­ra­da por el Es­ta­do y sus agen­tes, por ac­ción u omi­sión”.

La­men­ta­ble­men­te en nues­tro país el re­co­no­ci­mien­to de esa dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia co­me­ti­da con­tra las mu­je­res que se ex­pre­sa en el ase­si­na­to, ha si­do pro­duc­to de re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, del en­jui­cia­mien­to y la con­de­na a Mé­xi­co por el lla­ma­do ca­so “cam­po al­go­do­ne­ro”, a ello hay que su­mar los in­for­mes y re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y del Co­mi­té de CEDAW por los ase­si­na­tos de mu­je­res en Cd. Juá­rez, Chihuahua.

Al res­pec­to, en el 2006, el co­mi­té de la CEDAW tam­bién re­co­men­dó la apro­ba­ción de la en­mien­da del Có­di­go Pe­nal pa­ra ti­pi­fi­car el fe­mi­ni­ci­dio co­mo de­li­to...”, de la mis­ma ma­ne­ra que la Sen­ten­cia de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na lo de­man­da­ba. Es así que el ti­po pe­nal de fe­mi­ni­ci­dio sur­ge co­mo una exi­gen­cia de los me­ca­nis­mos in­ter­na­cio­na­les fren­te a la gra­ve­dad de las muer­tes vio­len­tas de mu­je­res en nues­tro país y co­mo una de­man­da del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta por el re­co­no­ci­mien­to de es­ta vio­len­cia ex­tre­ma por ra­zo­nes de gé­ne­ro.

En ese con­tex­to se ini­cian los cam­bios a nues­tros có­di­gos pe­na­les, la pri­me­ras re­for­mas pa­ra ti­pi­fi­car el fe­mi­ni­ci­dio fue­ron en Guerrero, se­gui­do del Es­ta­do de Mé­xi­co y el Dis­tri­to Fe­de­ral; en Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién se re­for­man có­di­gos o se aprue­ban le­yes es­pe­cia­les pa­ra san­cio­nar­lo, Cos­ta Ri­ca y Gua­te­ma­la se­rán los pio­ne­ros se­gui­dos de El Sal­va­dor, Ni­ca­ra­gua, Chi­le, Pe­rú, aun­que hay que acla­rar que no en to­dos los paí­ses es un de­li­to au­tó­no­mo co­mo lo te­ne­mos en Mé­xi­co, en al­gu­nos es una agra­van­te del ho­mi­ci­dio en ra­zón de la re­la­ción de ma­tri­mo­nio.

En el 2012 se rea­li­za la re­for­ma al Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral en el ar­tícu­lo 325 que in­cor­po­ra el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio de la si­guien­te ma­ne­ra:

Co­me­te el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio quien pri­ve de la vi­da a una mu­jer por ra­zo­nes de gé­ne­ro. Se con­si­de­ra que exis­ten ra­zo­nes de gé­ne­ro cuan­do con­cu­rra al­gu­na de las si­guien­tes cir­cuns­tan­cias: I. La víc­ti­ma pre­sen­te sig­nos de vio­len­cia se­xual de cual­quier ti­po; II. A la víc­ti­ma se le ha­ya in­fli­gi­do le­sio­nes o mu­ti­la­cio­nes in­fa­mes o de­gra

dan­tes, pre­vias o pos­te­rio­res a la pri­va­ción de la vi­da o ac­tos de ne­cro­fi­lia; III. Exis­tan an­te­ce­den­tes o da­tos de cual­quier ti­po de vio­len­cia en el ám­bi­to

fa­mi­liar, la­bo­ral o es­co­lar, del su­je­to ac­ti­vo en con­tra de la víc­ti­ma; IV. Ha­ya exis­ti­do en­tre el ac­ti­vo y la víc­ti­ma una re­la­ción sen­ti­men­tal, afec­ti­va o de con­fian­za; V. Exis­tan da­tos que es­ta­blez­can que hu­bo ame­na­zas re­la­cio­na­das con el he­cho de­lic­tuo­so, aco­so o le­sio­nes del su­je­to ac­ti­vo en con­tra de la víc­ti­ma; VI. La víc­ti­ma ha­ya si­do in­co­mu­ni­ca­da, cual­quie­ra que sea el tiem­po

pre­vio a la pri­va­ción de la vi­da; VII. El cuer­po de la víc­ti­ma sea ex­pues­to o ex­hi­bi­do en un lu­gar pú­bli­co.

PA­TRI­CIA OLAMENDI

Ca­da una de las lla­ma­das ra­zo­nes de gé­ne­ro pro­vie­nen de ca­sos reales de mu­je­res ase­si­na­das y de las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron esos ase­si­na­tos, es de­cir to­das ellas res­pon­den a la reali­dad, que no es di­fe­ren­te en to­do el país, por el con­tra­rio, la au­sen­cia de al­gu­na de ellas, pue­de de­jar sin el ac­ce­so a la jus­ti­cia a mi­les de mu­je­res víc­ti­mas.

En el mis­mo ar­tícu­lo, el Le­gis­la­ti­vo es­ta­ble­ció una dis­po­si­ción en­fo­ca­da a com­ba­tir la im­pu­ni­dad, y tam­bién a dar res­pues­ta a de­man­das y re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les; la mis­ma va di­ri­gi­da a las y los ser­vi­do­res pú­bli­cos que no ac­túan con­for­me a su res­pon­sa­bi­li­dad o no rea­li­zan las di­li­gen­cias que una in­ves­ti­ga­ción de es­ta na­tu­ra­le­za de­man­da, por ello su in­clu­sión en el mis­mo ar­tícu­lo 323 que­dan­do: “Al ser­vi­dor pú­bli­co que re­tar­de o en­tor­pez­ca ma­li­cio­sa­men­te o por ne­gli­gen­cia la pro­cu­ra­ción o ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia se le im­pon­drá pe­na de pri­sión de tres a ocho años y de qui­nien­tos a mil días mul­ta, ade­más se­rá des­ti­tui­do e in­ha­bi­li­ta­do de tres a diez años pa­ra desem­pe­ñar otro em­pleo, car­go o co­mi­sión pú­bli­cos”.

A la par de la re­for­ma pe­nal, tam­bién se pre­vió que el ti­po pe­nal de fe­mi­ni­ci­dio pu­die­ra te­ner di­ver­sos con­te­ni­dos o san­cio­nes en la le­gis­la­ción de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, por lo que se in­cor­po­ró al ar­tícu­lo 21 de la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una vi­da li­bre de Vio­len­cia un se­gun­do pá­rra­fo es­ta­ble­cien­do que en ca­sos de fe­mi­ni­ci­dio se apli­ca­rán las san­cio­nes pre­vis­tas en el 325 del Có­di­go Pe­nal fe­de­ral.

AR­TÍCU­LO 21.- Vio­len­cia Fe­mi­ni­ci­da: “…En los ca­sos de fe­mi­ni­ci­dio se apli­ca­rán las san­cio­nes pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 325 del Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral”. Es de­cir, sien­do la Ley Ge­ne­ral de apli­ca­ción obli­ga­to­ria en to­do el país, por en­ci­ma de los có­di­gos pe­na­les lo­ca­les, es de es­pe­rar­se que cum­plien­do con la je­rar­quía de las le­yes el fe­mi­ni­ci­dio se le­gis­le de la mis­ma ma­ne­ra en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Me han pre­gun­ta­do si es po­si­ble un so­lo ti­po pe­nal de fe­mi­ni­ci­dio pa­ra to­do el país. La res­pues­ta es: sí es po­si­ble, es de­cir, la úni­ca ar­mo­ni­za­ción acep­ta­ble es que to­das las dis­po­si­cio­nes del 325 del CPF se apli­quen en to­do el país. Ra­zo­nes pa­ra exi­gir so­bran, las y los le­gis­la­do­res del país tie­nen la pa­la­bra, las mu­je­res de­ci­mos que ya es ho­ra de cum­plir con la ley.

A la par de la re­for­ma pe­nal, se pre­vió que el ti­po pe­nal de fe­mi­ni­ci­dio pu­die­ra te­ner di­ver­sos con­te­ni­dos o san­cio­nes en la le­gis­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.