7. AU­GUS­TO PÉREZ

Milenio - Todas - - Carta Editorial - ÁL­VA­RO AU­GUS­TO PÉREZ JUÁ­REZ Ál­va­ro Au­gus­to Pérez Juá­rez, Ma­gis­tra­do Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia y del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra, de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Ma­gis­tra­do Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia y del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra

Los de­re­chos hu­ma­nos, co­mo un con­cep­to pro­pio de la mo­der­ni­dad, tie­nen en­tre sus ob­je­ti­vos que to­das las per­so­nas cuen­ten con opor­tu­ni­da­des pa­ra de­ter­mi­nar su pro­yec­to de vi­da en li­ber­tad, con ba­se a su vi­sión de per­fec­ción hu­ma­na. La de­mo­cra­cia es la for­ma de go­bierno que cen­tra su ac­tuar en la pro­tec­ción de la per­so­na y de sus li­ber­ta­des. Por ello, los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia se en­cuen­tran in­trín­se­ca­men­te vin­cu­la­dos. Uno de los ma­yo­res desafíos pa­ra la con­so­li­da­ción de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas es ro­bus­te­cer la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en los más al­tos ni­ve­les de liderazgo.

Lo­grar la igual­dad de de­re­chos de las mu­je­res im­pli­ca re­pen­sar las re­la­cio­nes en­tre los gé­ne­ros. La dis­cri­mi­na­ción ha­cia las mu­je­res no siem­pre es evi­den­te y se da en for­mas ve­la­das. En con­se­cuen­cia, se re­quie­re de un análisis pro­fun­do de di­ver­sas prác­ti­cas y po­lí­ti­cas con­sue­tu­di­na­rias.

Los da­tos ob­te­ni­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) en la úl­ti­ma en­cues­ta re­la­cio­na­da con es­te te­ma (en el 2011), de­ter­mi­nan que 63 de ca­da 100 mu­je­res, des­de la edad de 15 años, han ex­pe­ri­men­ta­do, al me­nos, un ac­to de vio­len­cia de cual­quier ti­po, in­clu­yen­do la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral, en­ten­di­da co­mo un im­pe­di­men­to pa­ra que ocu­pen o per­ma­nez­can en un em­pleo re­mu­ne­ra­do.

El INE­GI afir­ma que la fal­ta de ac­ce­so a los de­re­chos de las mu­je­res, in­clui­da la vio­len­cia y la dis­cri­mi­na­ción por ra­zo­nes de gé­ne­ro, es un pro­ble­ma de gran di­men­sión y una prác­ti­ca so­cial am­plia­men­te ex­ten­di­da en to­do el país.

El te­cho de cris­tal es un fe­nó­meno que li­mi­ta el ejer­ci­cio de los de­re­chos de las mu­je­res en su as­cen­so pro­fe­sio­nal. Es­ta teo­ría par­te de la con­si­de­ra­ción de que exis­te un te­cho in­vi­si­ble en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de las mu­je­res que les im­pi­de avan­zar ha­cia ni­ve­les ma­yo­res de au­to­ri­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad; y por tan­to, iden­ti­fi­ca un freno en el as­cen­so de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal vin­cu­la­do con la dis­cri­mi­na­ción es­truc­tu­ral de las mu­je­res.

La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es un pro­ce­so que se cons­tru­ye to­dos los días. Aún es po­co fre­cuen­te que mu­je­res ocu­pen los car­gos de al­to ni­vel de de­ci­sión.

Las mu­je­res son un fac­tor de­ci­si­vo pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar so­lu­cio­nes a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal.

Rom­per el te­cho de cris­tal es un pro­ce­so que re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de to­dos, des­de los dis­tin­tos ám­bi­tos pa­ra re­pen­sar los me­ca­ni­mos idó­neos pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer.

Pa­ra es­te fin, es fun­da­men­tal la for­ma­ción al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­da de las mu­je­res, la pre­ven­ción de la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia de gé­ne­ro, y de la so­bre­car­ga del tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­do no re­mu­ne­ra­do, los cua­les, con­di­cio­nan ne­ga­ti­va­men­te la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal de las mu­je­res en to­dos los am­bien­tes.

Es tam­bién ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar so­bre la par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria de hom­bres y mu­je­res en las la­bo­res do­més­ti­cas y de la crian­za de los hi­jos, los ho­ra­rios de tra­ba­jo, la con­truc­ción de re­des de apo­yo pa­ra que las mu­je­res pue­dan desa­rro­llar­se in­te­gral­men­te co­mo pro­fe­sio­nis­tas, den­tro de su fa­mi­lia y en to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad.

El diá­lo­go y la par­ti­ci­pa­ción de to­das las mu­je­res son fun­da­men­ta­les pa­ra con­so­li­dar ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en be­ne­fi­cio de to­das las per­so­nas.

Rom­per el te­cho de cris­tal es un pro­ce­so que re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de to­dos, des­de los dis­tin­tos ám­bi­tos pa­ra re­pen­sar los me­ca­nis­mos idó­neos pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer

ILUSTRACIÓN: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.