5. RI­CAR­DO BUCIO

El mar­co le­gal a fa­vor de la in­fan­cia tie­ne el re­to de lle­gar a la vi­da co­ti­dia­na de ese gru­po de po­bla­ción, so­bre to­do de quie­nes se en­cuen­tran en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - RI­CAR­DO A. BUCIO MÚJICA Ri­car­do A. Bucio Mújica, Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes. @ri­car­do­bu­cio www.gob.mx/si­pin­na

Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes

La agen­da le­gis­la­ti­va en fa­vor de las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes ha te­ni­do avan­ces sin pre­ce­den­tes en los úl­ti­mos dos años. A par­tir de la apro­ba­ción de la Ley Ge­ne­ral de los De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (LGDNNA), se han su­ma­do ar­mo­ni­za­cio­nes le­ga­les en el país, em­pe­zan­do por las 32 le­yes lo­ca­les de pro­tec­ción a la niñez, la cual se lo­gró en me­nos de un año, así co­mo la apro­ba­ción de la Ley Na­cio­nal del Sis­te­ma In­te­gral de Jus­ti­cia Pe­nal pa­ra Ado­les­cen­tes.

Es­te ro­bus­to y am­bi­cio­so mar­co le­gal a fa­vor de la in­fan­cia tie­ne el enor­me re­to de que ca­da uno de sus apar­ta­dos lle­gue a la vi­da co­ti­dia­na de es­te gru­po de po­bla­ción, prin­ci­pal­men­te de aque­llas y aque­llos quie­nes se en­cuen­tran en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. A pe­sar de los im­por­tan­tes avan­ces, las ni­ñas en Mé­xi­co vi­ven si­tua­cio­nes de de­sigual­dad y vio­len­cia, mu­chas de las cua­les se en­cuen­tran nor­ma­li­za­das des­de las pro­pias le­yes.

Con es­ta preo­cu­pa­ción, la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (SI­PIN­NA), pre­sen­tó an­te di­ver­sos re­pre­sen­tan­tes del Con­gre­so de la Unión así co­mo de la Con­fe­ren­cia Per­ma­nen­te de Con­gre­sos Lo­ca­les (Co­pe­col), una agen­da de tra­ba­jo de cuá­les de­ben ser las prio­ri­da­des le­gis­la­ti­vas en ma­te­ria de niñez y ado­les­cen­cia, en­tre las que se en­cuen­tran los si­guien­tes pun­tos en fa­vor de las ni­ñas y las ado­les­cen­tes: 1. Ar­mo­ni­za­ción pa­ra es­ta­ble­cer los 18 años co­mo edad mí­ni­ma pa­ra el ma­tri­mo­nio, la cual ya rea­li­za­ron 26 en­ti­da­des, pe­ro fal­ta ar­mo­ni­zar el Có­di­go Ci­vil Fe­de­ral y seis en­ti­da­des más. El ma­tri­mo­nio in­fan­til es una for­ma de vio­len­cia que afec­ta el desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal de las mu­je­res des­de la in­fan­cia, ade­más de que po­si­bi­li­ta la trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de la po­bre­za y las vio­len­cias, afec­tan­do a las mu­je­res en una pro­por­ción de 30 a 1 en ni­ñas de 10 a 14 y de 6 a 1 en ado­les­cen­tes de 15 a 17, lo cual lo con­vier­te en un te­ma emi­nen­te­men­te de gé­ne­ro. 2. Re­vi­sión del de­li­to de es­tu­pro, el cual re­pre­sen­ta en va­rias en­ti­da­des una cla­ra vio­la­ción a los de­re­chos y a la dig­ni­dad de las ni­ñas y ado­les­cen­tes, pues hay le­yes que otor­gan ex­clu­yen­te de res­pon­sa­bi­li­dad al adul­to que con­trai­ga ma­tri­mo­nio con la víc­ti­ma ado­les­cen­te, o que de­ja al cri­te­rio sub­je­ti­vo de la au­to­ri­dad ju­di­cial la con­fi­gu­ra­ción del de­li­to siem­pre que la ni­ña o ado­les­cen­te vi­va “cas­ta y ho­nes­ta”. 3. In­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo en ca­so de vio­la­ción, pues aun­que las 32 en­ti­da­des con­tem­plan la hi­pó­te­sis de em­ba­ra­zo pro­duc­to de una vio­la­ción co­mo ex­clu­yen­te de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal del abor­to, en 10 es­ta­dos lo asu­men siem­pre y cuan­do se com­prue­be el he­cho; 20 no cuen­tan con le­yes re­gla­men­ta­rias pa­ra su apli­ca­ción, una en­ti­dad so­li­ci­ta exa­men mé­di­co y una pre­vé la au­to­ri­za­ción de la ma­dre o del pa­dre en per­so­nas me­no­res de 12 años, lo cual, sin du­da, re­vic­ti­mi­za a las ni­ñas y ado­les­cen­tes.

Por su­pues­to, cuan­do es­tas agra­van­tes re­caen en ni­ñas y ado­les­cen­tes in­dí­ge­nas, con dis­ca­pa­ci­dad, afro­des­cen­dien­tes o mi­gran­tes y so­li­ci­tan­tes de re­fu­gio, ge­ne­ral­men­te su­fren una do­ble vul­ne­ra­ción a sus de­re­chos, por lo que el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo en to­dos los ni­ve­les es pie­dra an­gu­lar pa­ra em­pe­zar el ca­mino de la des­nor­ma­li­za­ción de es­tas con­di­cio­nes.

Pa­ra ello de­be­mos cui­dar que el avan­ce de la le­gis­la­ción de gé­ne­ro no se ha­ga con vi­sión adul­to­cén­tri­ca, so­lo pa­ra las mu­je­res ma­yo­res de edad; es ur­gen­te vi­si­bi­li­zar a ni­ñas y ado­les­cen­tes y sus pro­pias si­tua­cio­nes. No las pro­yec­te­mos co­mo el “fu­tu­ro -im­pre­ci­so- de Mé­xi­co”. To­das las ni­ñas vi­ven ya su vi­da en es­te pre­sen­te y sus de­re­chos de­ben ser ga­ran­ti­za­dos aquí y aho­ra.

To­das las ni­ñas vi­ven ya su vi­da en es­te pre­sen­te y sus de­re­chos de­ben ser ga­ran­ti­za­dos aquí y aho­ra

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.