4. DI­VA GASTÉLUM BA­JO

Milenio - Todas - - Carta Editorial - DI­VA GASTÉLUM BA­JO Di­va Gastélum Ba­jo, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca.

Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca

Mé­xi­co ha su­ma­do sig­ni­fi­ca­ti­vos avan­ces en el re­co­no­ci­mien­to por los de­re­chos hu­ma­nos y la igual­dad de las mu­je­res y las ni­ñas. Sin em­bar­go, el ca­mino no ha si­do na­da fá­cil, pues a pe­sar de que he­mos da­do pa­sos fir­mes, los es­pa­cios ga­na­dos de to­ma de de­ci­sión se han da­do de for­ma pau­la­ti­na. Hoy, la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, igual­dad y vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res, es­tá res­pal­da­da en un mar­co ju­rí­di­co con­for­ma­do por un con­jun­to de ins­tru­men­tos y com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en­tre los que des­ta­can: la Con­ven­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de to­das las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer (CEDAW, 1979) y la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra Pre­ve­nir, Aten­der, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res (Be­lém Do Pa­rá, 1994).

To­dos ellos sig­na­dos por el Es­ta­do Me­xi­cano, quien a su vez ha lle­va­do a ca­bo im­por­tan­tes avan­ces en ma­te­ria de ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va y de­re­chos hu­ma­nos.

Des­de 2006 las mu­je­res me­xi­ca­nas con­ta­mos con una Ley Ge­ne­ral pa­ra la Igual­dad en­tre Mu­je­res y Hom­bres, cu­yo ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y tra­to en­tre gé­ne­ros. La Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia que en­tró en vi­gor en 2007 y en la que tu­ve el ho­nor de ser par­tí­ci­pe de su cons­truc­ción; es­ta­ble­ce la coor­di­na­ción en­tre la Fe­de­ra­ción y las di­ver­sas en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y mu­ni­ci­pa­les pa­ra pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, los prin­ci­pios pa­ra ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a una vi­da li­bre de vio­len­cia, así co­mo los ti­pos y san­cio­nes de la mis­ma.

Fue gra­cias a la pro­pues­ta de Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal de 2014, pre­sen­ta­da por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Enrique Pe­ña Nie­to, que lo­gra­mos la Pa­ri­dad de Gé­ne­ro en car­gos de po­der y to­ma de de­ci­sio­nes. Es­ta Re­for­ma per­mi­tió que ac­tual­men­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados cuen­te con una ci­fra his­tó­ri­ca de par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na de 42.6%, de igual ma­ne­ra, la Cá­ma­ra Al­ta cuen­ta con 37% de par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na.

Ha si­do un in­ten­so tra­ba­jo que, des­de el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, he­mos rea­li­za­do las mu­je­res de dis­tin­tos gru­pos par­la­men­ta­rios pa­ra ga­ran­ti­zar el pleno res­pe­to a nues­tros de­re­chos, el ac­ce­so a la jus­ti­cia y a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Des­de nues­tras trin­che­ras he­mos impulsado di­ver­sas ini­cia­ti­vas pa­ra el re­co­no­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to pleno a nues­tros de­re­chos, a nues­tra par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y la pre­ven­ción, san­ción y erra­di­ca­ción de los di­ver­sos ti­pos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas.

Hoy más que nun­ca de­be­mos se­guir lu­chan­do por lo que va­le la pe­na: ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y la igual­dad sustantiva, te­mas que nos ata­ñen a to­das y to­dos por igual.

Mu­chos son los re­tos y desafíos, pe­ro el blin­dar la de­mo­cra­cia pa­ri­ta­ria a fa­vor de las mu­je­res y las ni­ñas y eli­mi­nar las ba­rre­ras que no per­mi­ten su in­cor­po­ra­ción de ma­ne­ra trans­ver­sal en di­ver­sos ám­bi­tos de la vi­da pú­bli­ca y po­lí­ti­ca de nues­tro país, es uno de los prin­ci­pa­les re­tos que de­be­mos en­fren­tar.

Sa­be­mos que fal­ta mu­cho por tran­si­tar en el te­ma, pe­ro es­ta­mos se­gu­ras que so­lo con la su­ma de es­fuer­zos de los tres ór­de­nes de go­bierno, la aca­de­mia, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y la so­cie­dad en su con­jun­to, po­dre­mos cons­truir una me­jor so­cie­dad don­de la igual­dad sustantiva no so­lo es­té plas­ma­da en papel, sino sea una reali­dad. [1] Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia.

Hoy más que nun­ca de­be­mos se­guir lu­chan­do por lo que va­le la pe­na: ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res y la igual­dad sustantiva

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.