12. LETICIA BONIFAZ

Ya no hay mar­cha atrás en lo avan­za­do, en vir­tud del ni­vel de con­cien­cia y em­po­de­ra­mien­to in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo al­can­za­do.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - LETICIA BONIFAZ ALFONZO

Di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción

Nun­ca en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha­bía ha­bi­do tal nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res com­pro­me­ti­dos con la lu­cha fe­mi­nis­ta. Nun­ca ha­bía ha­bi­do tal cla­ri­dad en los ob­je­ti­vos. Nun­ca ha­bía si­do tan coin­ci­den­te la agen­da de or­ga­nis­mos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y de en­tes pú­bli­cos y de la so­cie­dad ci­vil en el te­ma. Nun­ca tan­ta si­ner­gia. ¿Su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo? La ac­ción em­pá­ti­ca tie­ne ca­bi­da tan­to en las re­des so­cia­les co­mo en el tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­nal. So­mos una ge­ne­ra­ción he­re­de­ra de pro­lon­ga­das lu­chas por la igual­dad. Re­ci­bi­mos la es­ta­fe­ta y asu­mi­mos el com­pro­mi­so con to­tal con­cien­cia de que es­ta ta­rea no de­be ser nun­ca más un es­fuer­zo so­li­ta­rio. ¿Por qué hay en­ton­ces ac­ti­tu­des pe­si­mis­tas?

Tal vez por­que pa­re­cie­ra que mien­tras más avan­za­mos, más ca­sos mo­ti­vo de de­nun­cia se pre­sen­tan. Y du­da­mos acer­ca de si la vio­len­cia se in­cre­men­tó a par­tir de que la hi­ci­mos vi­si­ble; a raíz de que le di­mos nom­bre y uni­mos es­fuer­zos pa­ra com­ba­tir­la. Por­que es cier­to, mien­tras más de­nun­cia­mos, más vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción apa­re­ce. Nos sen­ti­mos en el cen­tro de una es­pi­ral que nos atra­pa.

La vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez, con su se­cue­la de mu­je­res pri­va­das de la vi­da, fue un he­cho que cim­bró las con­cien­cias y ge­ne­ró nue­vas po­lí­ti­cas y lí­neas de ac­ción en Amé­ri­ca La­ti­na. El cam­po al­go­do­ne­ro se con­vir­tió en la sen­ten­cia em­ble­má­ti­ca de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y nos obli­gó a asu­mir con cla­ri­dad que hay mu­je­res que mue­ren por el he­cho de ser mu­je­res.

En oca­sio­nes no son co­no­ci­das por el vic­ti­ma­rio y a ve­ces duer­me al la­do. Des­pués de ser pri­va­das de la vi­da, las mu­je­res son ex­hi­bi­das con las hue­llas de la su­pe­rio­ri­dad mas­cu­li­na, en cuan­to a fuer­za fí­si­ca, y a la per­te­nen­cia y do­mi­na­ción.

A pe­sar de que hay in­fi­ni­dad de ra­zo­nes pa­ra man­te­ner­nos aler­tas y en lu­cha, es fre­cuen­te que nos si­ga­mos en­fren­tan­do a la des­ca­li­fi­ca­ción y a cues­tio­na­mien­tos en don­de el gé­ne­ro es mo­ti­vo de mi­nus­va­lo­ra­ción y re­pro­ba­ción. ¡Las fe­mi­nis­tas exa­ge­ran! ¡Qué más quie­ren!

Se po­ne to­da­vía en du­da si lo pú­bli­co es la es­fe­ra que na­tu­ral­men­te nos co­rres­pon­de. O se ha­bla del pre­cio que te­ne­mos que pa­gar por aban­do­nar el ám­bi­to pri­va­do, es­pa­cio “na­tu­ral” pa­ra nues­tra rea­li­za­ción ple­na.

Más de 60 años des­pués de con­se­gui­do el de­re­cho a ser vo­ta­das es ne­ce­sa­rio se­guir lu­chan­do por la pa­ri­dad; 40 años des­pués de que se re­co­no­ció cons­ti­tu­cio­nal­men­te el de­re­cho a la igual­dad se tie­ne que es­tar de­nun­cian­do la dis­cri­mi­na­ción y la ex­clu­sión. ¿Por qué ser op­ti­mis­tas en­ton­ces?

Por­que aun­que pu­die­ra pen­sar­se que hay ame­na­za de re­tro­ce­so, no hay ma­ne­ra de echar pa­ra atrás na­da de lo lo­gra­do en vir­tud del ni­vel de con­cien­cia y em­po­de­ra­mien­to in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo al­can­za­do. No es po­si­ble ni ima­gi­na­ble un mun­do con res­tric­ción de de­re­chos pa­ra las mu­je­res.

La li­ber­tad ha si­do el eje de to­do el es­fuer­zo trans­ge­ne­ra­cio­nal: mu­je­res con de­re­cho a ex­pre­sar­se ¬el si­len­cio for­za­do nun­ca. Ca­sa­das o sol­te­ras por de­ci­sión ¬ma­tri­mo­nio for­za­do nun­ca. Con o sin hi­jos a elec­ción ¬ma­ter­ni­dad for­za­da nun­ca.

El op­ti­mis­mo so­lo pue­de pro­ve­nir del dis­tin­to eco que en­cuen­tran hoy nues­tras vo­ces; y de la voz que le da­mos a quie­nes no la tie­nen; de los lo­gros ob­te­ni­dos en nues­tras trin­che­ras y de los cam­bios en los que he­mos in­ci­di­do. So­lo res­ta con­ti­nuar con la ta­rea que a ca­da quien co­rres­pon­de y ali­men­tar el op­ti­mis­mo, por su­pues­to.

El op­ti­mis­mo pro­vie­ne del dis­tin­to eco que en­cuen­tran hoy nues­tras vo­ces; y de la voz que le da­mos a quie­nes no la tie­nen; de los lo­gros ob­te­ni­dos en las trin­che­ras y de los cam­bios en los que he­mos in­ci­di­do

Leticia Bonifaz Alfonzo,

Di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.