EDUAR­DO BACK­HOFF ES­CU­DE­RO

El ran­king que mi­de las dis­pa­ri­da­des en cuan­to a igual­dad de gé­ne­ro del IGDG, co­lo­ca a Mé­xi­co en el lu­gar 66, por de­ba­jo de Bo­li­via, Cu­ba, Cos­ta Ri­ca, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Ecua­dor y El Sal­va­dor.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - EDUAR­DO BACK­HOFF ES­CU­DE­RO Consejero Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Educación. Eduar­do Back­hoff Es­cu­de­ro,

Consejero Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Educación

El for­ta­le­ci­mien­to del pa­pel de la mu­jer en las so­cie­da­des mo­der­nas re­pre­sen­ta uno de los prin­ci­pa­les desafíos del Es­ta­do y de la so­cie­dad ci­vil en el si­glo XXI. A la luz de los más re­cien­tes es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les, la equi­dad de gé­ne­ro per­sis­te co­mo un te­ma pen­dien­te en la agen­da pública; tan­to en tér­mi­nos de ac­ce­so al em­pleo, a la educación, a car­gos pú­bli­cos, así co­mo a una re­mu­ne­ra­ción jus­ta y equi­ta­ti­va, en­tre mu­chos otros.

El Glo­bal Gen­der Gap Re­port (GGGR) tie­ne el pro­pó­si­to de me­dir las dis­pa­ri­da­des en cuan­to a igual­dad de gé­ne­ro, así co­mo el de co­no­cer sus ten­den­cias a tra­vés del tiem­po. Ac­tual­men­te es­te re­por­te cla­si­fi­ca a 144 paí­ses de acuer­do con sus bre­chas de gé­ne­ro en cua­tro áreas cla­ve: 1) Par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca y opor­tu­ni­da­des: sa­la­rios, ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción y ac­ce­so a un em­pleo de al­ta cualificación; 2) Logro edu­ca­ti­vo: al­fa­be­tis­mo y ac­ce­so a los dis­tin­tos ni­ve­les edu­ca­ti­vos; 3) Em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co: re­pre­sen­ta­ción en las es­truc­tu­ras de to­ma de de­ci­sio­nes; y 4) Sa­lud y su­per­vi­ven­cia: na­ta­li­dad y es­pe­ran­za de vi­da.

Es­te in­for­me se pu­bli­có por pri­me­ra vez en el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (2006), don­de se dio a co­no­cer la me­to­do­lo­gía uti­li­za­da pa­ra cal­cu­lar el Ín­di­ce Glo­bal de Dis­pa­ri­da­des de Gé­ne­ro (IGDG), que se ba­sa en la cons­truc­ción de cua­tro sub­ín­di­ces, los cua­les se cal­cu­lan con ba­se en 14 va­ria­bles. Ca­da va­ria­ble se con­vier­te en una pro­por­ción mu­jer/hom­bre, en una es­ca­la de 0 a 1. Por ejem­plo, un país con 20% de mu­je­res y 80% de hom­bres en las cá­ma­ras de dipu­tados y de se­na­do­res, tie­ne un va­lor de 0.25 ( pro­por­ción 1 a 4). Una pro­por­ción idéntica de hom­bres y mu­je­res ten­dría un va­lor de 1.

En 2015-2016, el ín­di­ce IGDG del pro­me­dio de los paí­ses fue de 0.68, mien­tras que el de Mé­xi­co fue de 0.70, que lo co­lo­ca en el nú­me­ro 66 del ran­king mun­dial (144 paí­ses). Las tres na­cio­nes con las pun­tua­cio­nes más al­tas fue­ron: Is­lan­dia, Fin­lan­dia y No­rue­ga. En­tre los la­ti­noa­me­ri­ca­nos por en­ci­ma de Mé­xi­co se en­cuen­tran: Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via, Cu­ba, Cos­ta Ri­ca, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Ecua­dor, Tri­ni­dad y To­ba­go y El Sal­va­dor.

En el sub­ín­di­ce Par­ti­ci­pa­ción y Opor­tu­ni­da­des Eco­nó­mi­cas, las pun­tua­cio­nes mun­dial y na­cio­nal fue­ron, res­pec­ti­va­men­te, 0.59 y 0.54, lo que co­lo­ca a Mé­xi­co en el ran­king 122. En el sub­ín­di­ce de Logro edu­ca­ti­vo, el pro­me­dio mun­dial fue de 0.95, mien­tras que la pun­tua­ción de Mé­xi­co fue de 0.99, lo que ubi­ca al país en el ran­king 51. En el te­ma de Sa­lud y so­bre­vi­ven­cia el pro­me­dio de los paí­ses par­ti­ci­pan­tes fue de 0.96 y el de Mé­xi­co de 0.98 ( ran­king 1, jun­to con otros 24 paí­ses). Fi­nal­men­te, en cuan­to el Ín­di­ce de Em­po­de­ra­mien­to Po­lí­ti­co la pun­tua­ción mun­dial fue de 0.23 y la del país de 0.28 ( ran­king 34).

La in­for­ma­ción in­clui­da en el GGGR de­ja cla­ro que mu­chos paí­ses tie­nen un lar­go ca­mino por re­co­rrer pa­ra lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro. Mé­xi­co no es la ex­cep­ción, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a las opor­tu­ni­da­des que tie­nen las mu­je­res pa­ra par­ti­ci­par, en igual­dad de con­di­cio­nes, en la vi­da eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca del país. Por ello, en los úl­ti­mos años, el Es­ta­do me­xi­cano en su con­jun­to ha ins­tru­men­ta­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas di­ri­gi­das a fa­vo­re­cer el for­ta­le­ci­mien­to de los de­re­chos de las mu­je­res en la so­cie­dad me­xi­ca­na. La Ley del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res, pro­mul­ga­da en enero de 2001, así co­mo la crea­ción del ins­ti­tu­to del mis­mo nom­bre, re­pre­sen­tan ele­men­tos feha­cien­tes del es­fuer­zo rea­li­za­do en fa­vor de la pro­tec­ción de las mu­je­res y de la im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas con­tra la vio­len­cia y la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro. De es­ta ma­ne­ra, a tra­vés del IN­MU­JE­RES, se pro­mue­ve el res­pe­to de los de­re­chos de gé­ne­ro; sin em­bar­go, co­mo lo de­mues­tra el in­for­me del GGGR, es­ta ins­ti­tu­ción aún en­fren­ta mu­chos desafíos pa­ra lo­grar aba­tir, a ca­ba­li­dad, la de­sigual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, que des­afor­tu­na­men­te pre­do­mi­na en nues­tro país.

El Es­ta­do me­xi­cano en su con­jun­to ha ins­tru­men­ta­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas di­ri­gi­das a fa­vo­re­cer el for­ta­le­ci­mien­to de los de­re­chos de las mu­je­res en la so­cie­dad me­xi­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.