MAU­RI­CIO LÓ­PEZ VELÁZQUEZ

En nues­tro país, 2 de ca­da 10 in­ge­nie­ros son mu­je­res, al­go si­mi­lar ocu­rre en to­do el mun­do.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - FRAN­CIS­CO CA­BRE­RA Y ROBERTO FRAN­CO Di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción en el Cen­tro de Coo­pe­ra­ción Re­gio­nal pa­ra la Educación de Adul­tos en Amé­ri­ca La­ti­na (CREFAL). Ti­tu­lar del La­bo­ra­to­rio de In­no­va­ción e In­ves­ti­ga­ción Edu­ca­ti­va (LI­NE). Fran­cis­co Ca­bre­ra, Roberto F

Di­rec­tor Ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Educación de los Adul­tos

Lla­ma la aten­ción que en Mé­xi­co so­lo 2 de ca­da 10 pro­fe­sio­na­les de la in­ge­nie­ría sean mu­je­res. En el res­to del mun­do, y a pe­sar de los avan­ces de las úl­ti­mas dé­ca­das, las ten­den­cias son si­mi­la­res o peo­res. Es­to es im­por­tan­te por­que, pri­me­ro, se des­apro­ve­cha el po­ten­cial y apor­te fe­me­nino en las in­ge­nie­rías: su ex­pe­rien­cia, va­lo­res y pun­tos de vis­ta, los cua­les pue­den en­ri­que­cer la crea­ti­vi­dad, la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos en un co­to tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­lino. Se­gun­do, aun en pues­tos con los mis­mos ni­ve­les de res­pon­sa­bi­li­dad, las mu­je­res ga­nan en­tre 7 y 40% me­nos que los hom­bres. Da­do que las ca­rre­ras en in­ge­nie­ría pro­me­dian suel­dos más al­tos que otras ca­rre­ras, la dis­pa­ri­dad de gé­ne­ro en in­ge­nie­rías con­tri­bu­ye a la de­sigual­dad en­tre los in­gre­sos ge­ne­ra­les de hom­bres y mu­je­res. Por otra par­te, la in­dus­tria pa­de­ce la es­ca­sez de per­fi­les ade­cua­dos pa­ra cu­brir sus va­can­tes en in­ge­nie­ría y po­ten­ciar su desa­rro­llo, por tan­to, la ba­ja par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res tie­ne tam­bién un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la eco­no­mía en ge­ne­ral.

En el La­bo­ra­to­rio de In­no­va­ción e In­ves­ti­ga­ción Edu­ca­ti­va (LI­NE) del Cen­tro de Coo­pe­ra­ción Re­gio­nal pa­ra la Educación de Adul­tos en Amé­ri­ca La­ti­na (CREFAL) cree­mos que la de­sigual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en las ca­rre­ras de in­ge­nie­ría afec­ta a to­da la co­mu­ni­dad. Por es­to, y cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar in­ves­ti­ga­ción que ten­ga apli­ca­ción prác­ti­ca y po­si­bi­li­dad de in­ci­dir en la vi­da de las per­so­nas, di­se­ña­mos una in­ter­ven­ción pa­ra mu­je­res ado­les­cen­tes. Cree­mos que po­de­mos orien­tar las in­ten­cio­nes de es­tu­dio de las alum­nas de ba­chi­lle­ra­to ha­cia áreas del co­no­ci­mien­to re­la­cio­na­das con la in­ge­nie­ría. Buscamos que la in­ter­ven­ción pue­da re­pli­car­se en la re­gión y es­ca­lar­se pa­ra in­ci­dir en las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo de más mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

¿Có­mo lo­gra­mos lo an­te­rior? El pri­mer pa­so es pre­gun­tar­nos: ¿por qué las mu­je­res no se de­ci­den por la in­ge­nie­ría? Quie­nes in­ves­ti­gan y han es­tu­dia­do lar­ga­men­te es­te te­ma, ha­blan de cier­to con­sen­so so­bre las ra­zo­nes.

Pa­ra em­pe­zar, la in­ge­nie­ría ha si­do un ám­bi­to la­bo­ral tí­pi­ca­men­te mas­cu­lino y, por tan­to, re­sul­ta di­fí­cil pa­ra las mu­je­res iden­ti­fi­car­se con él. Ade­más, es­ta ten­den­cia a lo lar­go del tiem­po ha cau­sa­do que no exis­tan su­fi­cien­tes ro­le mo­dels fe­me­ni­nos, es de­cir, las ni­ñas ra­ra vez cre­cen idea­li­zan­do una vi­da cer­ca­na a la cien­cia o la in­ge­nie­ría. Tam­bién, se ha iden­ti­fi­ca­do que las mu­je­res pre­fie­ren ca­rre­ras con una con­tri­bu­ción so­cial ex­plí­ci­ta. Es­to es, es­pe­ran que su tra­ba­jo ten­ga un im­pac­to po­si­ti­vo y vi­si­ble en su en­torno. Aun­que el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de im­pac­tar po­si­ti­va­men­te en el en­torno, lo an­te­rior no siem­pre se co­mu­ni­ca a las as­pi­ran­tes de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta.

Tam­bién, más allá de los in­tere­ses, es co­mún que los ni­ños desa­rro­llen sus ha­bi­li­da­des ma­te­má­ti­cas más que las de lec­toes­cri­tu­ra du­ran­te su vi­da es­co­lar. Con las ni­ñas su­ce­de lo con­tra­rio. Otro fac­tor cla­ve a la ho­ra de de­fi­nir una ca­rre­ra es, co­mo po­dría es­pe­rar­se, el con­tex­to fa­mi­liar: los pa­dres sue­len te­ner una opi­nión ne­ga­ti­va acer­ca de la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la in­ge­nie­ría.

Otro fac­tor es que, las mu­je­res con hi­jos re­ci­ben po­co apo­yo y com­pren­sión en am­bien­tes do­mi­na­dos por hom­bres y, en­ci­ma, tra­ba­jan jor­na­das do­bles: la pri­me­ra en la ofi­ci­na, y la se­gun­da en ca­sa, cui­dan­do de sus pe­que­ños. En re­su­men, se es­pe­ra tra­di­cio­nal­men­te más en ca­sa de una mu­jer que de un hom­bre.

Ba­sán­do­nos en la evi­den­cia an­te­rior, de­ci­di­mos orien­tar nues­tra in­ter­ven­ción ha­cia al­gu­nas de las raí­ces más im­por­tan­tes del pro­ble­ma: bus­ca­re­mos con­ven­cer a mu­je­res es­tu­dian­tes de ba­chi­lle­ra­to pa­ra que eli­jan una ca­rre­ra en in­ge­nie­ría, ofre­cien­do orien­ta­ción vo­ca­cio­nal a pa­dres y alum­nos du­ran­te uno, dos y tres años. Pro­por­cio­na­re­mos in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con la ofer­ta la­bo­ral en in­ge­nie­rías y suel­dos pro­me­dio, así co­mo tes­ti­mo­nios de prac­ti­can­tes y es­tu­dian­tes de in­ge­nie­ría. Tam­bién su­ge­ri­mos ro­le mo­dels que sir­van co­mo ins­pi­ra­ción: se in­ten­ta­rá des­mi­ti­fi­car la in­ge­nie­ría co­mo un ám­bi­to úni­ca­men­te mas­cu­lino. Tam­bién, uti­li­zan­do mé­to­dos ex­pe­ri­men­ta­les ob­ten­dre­mos evi­den­cia em­pí­ri­ca que sus­ten­te só­li­da­men­te la va­li­dez del mo­de­lo y con­tes­te a la pre­gun­ta de qué sir­ve y por qué.

Si que­re­mos ni­ve­lar el ca­mino y ofre­cer las mis­mas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo a hom­bres y mu­je­res en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da, es im­por­tan­te co­rre­gir las ten­den­cias his­tó­ri­cas que fa­vo­re­cen a unos más que a otros. En­con­trar la ma­ne­ra de re­du­cir la bre­cha de gé­ne­ro en la educación su­pe­rior pue­de ser el pri­mer pa­so ha­cia un mayor em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer y pa­ra pro­mo­ver la igual­dad en otros ám­bi­tos.

Las mu­je­res con hi­jos re­ci­ben po­co apo­yo y com­pren­sión en am­bien­tes do­mi­na­dos por hom­bres y, en­ci­ma, tra­ba­jan jor­na­das do­bles: la pri­me­ra en la ofi­ci­na, y la se­gun­da en ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.