HOY EL SE­XIS­MO HA CAM­BIA­DO DE ROS­TRO, PE­RO SI­GUE SIEN­DO EL MIS­MO…

Milenio - Todas - - Osc - MA­LÚ VA­LEN­ZUE­LA Y GÓMEZ GA­LLAR­DO Ma­lú Va­len­zue­la y Gómez Ga­llar­do, Gru­po de Educación Po­pu­lar con Mu­je­res, A.C.

Des­de 1979, la ONU es­ta­ble­ció la Con­ven­ción pa­ra Eli­mi­nar to­das las for­mas de Dis­cri­mi­na­ción en con­tra de las Mu­je­res (CE­DAW, por sus si­glas en in­glés), a la que Mé­xi­co se ad­hi­rió en 1981 y en el 2000 fir­mó el Pro­to­co­lo Fa­cul­ta­ti­vo de tal Con­ven­ción, sien­do es­te el pri­mer ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal con el que po­día­mos exi­gir la aten­ción de pro­ble­mas de dis­cri­mi­na­ción que su­fren las ni­ñas, las jó­ve­nes y las mu­je­res adul­tas al in­te­rior de las es­cue­las.

Des­pués de la CE­DAW, se han ela­bo­ra­do y fir­ma­do otros con­ve­nios, cum­bres, de­cla­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les e in­clu­so se han es­ta­ble­ci­do Pla­nes Na­cio­na­les y Lo­ca­les pa­ra erra­di­car no so­lo la dis­cri­mi­na­ción, sino tam­bién la vio­len­cia y la fal­ta de igual­dad en el ám­bi­to es­co­lar, con el ob­je­to de eli­mi­nar el se­xis­mo que se pre­sen­ta en los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos, las exi­gen­cias de apren­di­za­je, las for­mas de eva­lua­ción, de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y re­co­no­ci­mien­to, vie­jas exi­gen­cias que que­dan, en el cu­rrí­cu­lum ocul­to o en el ol­vi­do.

Hoy en día, ha­blar de la pro­ble­má­ti­ca de la educación de las ni­ñas y las jó­ve­nes, pa­re­ce al­go vie­jo por lo que no de­be­mos preo­cu­par­nos, pues la ma­trí­cu­la de Educación Bá­si­ca es ca­si igual de las ni­ñas que de los ni­ños, in­clu­so es mayor en el ca­so de las ni­ñas.

No obs­tan­te, la educación que re­ci­ben las ni­ñas y las jó­ve­nes no ha ayu­da­do pa­ra que cam­bien sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus as­pi­ra­cio­nes co­mo es­tu­dian­tes, da­do que co­mo se­ña­ló Ma­ri­na Su­bi­rats, ex­di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de las Mu­je­res en Es­pa­ña, ha­ce mu­chos años, en su li­bro Ro­sa y Azul, “el se­xis­mo tie­ne una pe­sa­da his­to­ria”, la cual,—yo di­ría— ad­quie­re en la ac­tua­li­dad nue­vas for­mas y nue­vos ros­tros.

Ver los da­tos nos re­tra­ta la si­tua­ción que vi­ven las ni­ñas y las ado­les­cen­tes en el ám­bi­to es­co­lar en nues­tro país.

Se­gún el INEGI1, en Mé­xi­co en 2015, ha­bía 39.2 mi­llo­nes de ni­ñas, ni­ños, y ado­les­cen­tes, de los cua­les 19.4 mi­llo­nes (50.6%) eran mu­je­res, y del to­tal de es­te gru­po po­bla­cio­nal 34% (6 581 314) eran ado­les­cen­tes de 12 a 17.

De las ci­fras an­te­rio­res pue­de des­ta­car­se que aun cuan­do la es­co­la­ri­dad na­cio­nal de las ni­ñas es de nue­ve años, aque­llas que tie­nen en­tre 15 y 17 años de edad son el gru­po con mayor por­cen­ta­je (28.4%) de las que no cur­san nin­gún ni­vel den­tro del Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal. Es­te por­cen­ta­je re­pre­sen­ta 910,813 chi­cas y si­gue sien­do un pro­ble­ma his­tó­ri­co, ya que “las fa­mi­lias tien­den a in­ver­tir me­nos en la educación de las mu­je­res en es­pe­ra de que su in­ser­ción so­cial de­pen­da más de su unión ma­tri­mo­nial que de sus pro­pios mé­ri­tos y, en ge­ne­ral, mues­tran más re­sis­ten­cia a man­dar a sus hi­jas a la es­cue­la”.

Aun cuan­do hay más ni­ñas y ado­les­cen­tes que asis­ten a las es­cue­las, es­to no ha ser­vi­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra brin­dar­les nue­vos ho­ri­zon­tes que les per­mi­tan as­pi­rar a ni­ve­les su­pe­rio­res de educación pa­ra al­can­zar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y de tra­ba­jo, ni tam­po­co ha ha­bi­do vo­lun­tad po­lí­ti­ca por par­te de la SEP en in­tro­du­cir de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da la educación de la se­xua­li­dad en los cen­tros edu­ca­ti­vos. De ahí que las as­pi­ra­cio­nes de vi­da de las ni­ñas y las ado­les­cen­tes si­guen sien­do con­ver­tir­se en ma­dres,d y se l las en­se­ñañ a so­ña­rñ en l la apa­ri­ció­ni ió d de un ga­lán que las po­dría man­te­ner y pro­te­ger, y por ello pa­re­ce ob­vio que el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te si­ga cre­cien­do, lo que es un gra­ve pro­ble­ma no so­lo de sa­lud sino tam­bién de educación pública.

En los úl­ti­mos años el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te ha cre­ci­do y la edad de ni­ñas que lle­gan a ser ma­más pue­de ser me­nor de los 12 años. En 2015, la En­cues­ta In­ter­cen­sal (EI) mues­tra que 198,000 ado­les­cen­tes de 12 a 17 años ya ha­bían te­ni­do hi­jos. Asi­mis­mo, la ENADID 2014 arro­ja que 1 de ca­da 2 ado­les­cen­tes (50.8%) no usó mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo por­que no pla­neó o no cre­yó que­dar em­ba­ra­za­da. Sa­be­mos, des­de ha­ce lar­gos años, que es­te pro­ble­ma del em­ba­ra­zo en ado­les­cen­tes les cues­ta a las ni­ñas y las ado­les­cen­tes su po­si­ble fu­tu­ro, tan­to edu­ca­ti­vo co­mo la­bo­ral.

Al aban­do­nar la es­cue­la, la úni­ca sa­li­da que tie­nen las ni­ñas y las jó­ve­nes es po­ner­se a tra­ba­jar, de ahí que, en 2015 de las 747,000 ni­ñas y ado­les­cen­tes de 5 a 17 años ocu­pa­das, 31.6% (235,000) no asis­tían a la es­cue­la. Las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por lo que de­ja­ron de asis­tir fue­ron: 33.9% (79,000) por fal­ta de in­te­rés, ap­ti­tud o re­qui­si­tos pa­ra en­trar a la es­cue­la; 21.9% (51,000) por te­ner que tra­ba­jar y 19.2% (45,000) por fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

Ello nos mues­tra un pa­no­ra­ma som­brío de una reali­dad que lle­na de an­gus­tia y de­s­es­pe­ran­za a mu­chas ni­ñas y jó­ve­nes, ci­fra im­por­tan­te; an­gus­tia que pro­vo­ca se­rios tras­tor­nos de ali­men­ta­ción co­mo la ano­re­xia y la bu­li­mia, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas, y el lla­ma­do cut­ting que se re­fie­re a cuan­do las ado­les­cen­tes se cor­tan la piel con na­va­jas. Sin que exis­ta ade­más la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad pa­ra que pue­dan ex­pre­sar de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da lo que les aque­ja y exi­gir cuan­do me­nos, que se cum­plan sus de­re­chos.

Es­tos y otros pro­ble­mas se de­jan de la­do y no son to­ma­dos en cuen­ta vi­si­ble­men­te en el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo, bien pu­bli­ci­ta­do por la SEP en las re­des so­cia­les, y mien­tras que los pro­ble­mas de las ni­ñas si­guen cre­cien­do, mu­chas de ellas se­gui­rán bai­lan­do reg­gea­ton, con­ti­nua­rán em­ba­ra­zán­do­se y aban­do­nan­do sus es­tu­dios.

Aun cuan­do hay más ni­ñas y ado­les­cen­tes que asis­ten a la es­cue­la, no ha ser­vi­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra brin­dar­les nue­vos ho­ri­zon­tes que les per­mi­tan as­pi­rar a ni­ve­les su­pe­rio­res de educación

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.