EDUCACIÓN PA­RA LA IGUAL­DAD

Es in­dis­pen­sa­ble en las es­cue­las una au­tén­ti­ca educación pa­ra transformar las re­la­cio­nes de gé­ne­ro y cons­truir sis­te­mas edu­ca­ti­vos in­clu­si­vos.

Milenio - Todas - - Academia - GLO­RIA RA­MÍ­REZ Coor­di­na­do­ra de la Cá­te­dra UNES­CO de De­re­chos Hu­ma­nos de la UNAM. Glo­ria Ra­mí­rez,

Co­mo men­cio­na la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Educación, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (UNES­CO) 1, es im­por­tan­te to­mar con­cien­cia de que el len­gua­je no es una sim­ple he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción, neu­tra y sin sus­ten­to cul­tu­ral, so­cial o po­lí­ti­co, sino el me­dio por el cual las per­so­nas y las so­cie­da­des en­te­ras en­tien­den al mun­do, lo or­ga­ni­zan y so­bre to­do, comunican sus va­lo­res, así co­mo los mi­tos, las tra­di­cio­nes, la his­to­ria y la cul­tu­ra po­pu­lar. El len­gua­je y cier­tos con­cep­tos en la educación par­ti­ci­pan así, en el ti­po de re­la­cio­nes so­cia­les que es­ta­ble­ce­mos y con­tri­bu­yen a la su­bor­di­na­ción o al em­po­de­ra­mien­to de mu­je­res y ni­ñas.

Pa­ra Ro­sa Cobo, el con­cep­to de gé­ne­ro no so­lo de­sig­na lo que en ca­da so­cie­dad se atri­bu­ye a ca­da uno de los se­xos, sino que de­nun­cia es­ta con­ver­sión cul­tu­ral de la di­fe­ren­cia en de­sigual­dad. 2 Así, en­ten­der los con­cep­tos de igual­dad, equi­dad, gé­ne­ro, pers­pec­ti­va o trans­ver­sa­li­za­ción de gé­ne­ro, no dis­cri­mi­na­ción, en­tre otros, re­pre­sen­ta una po­si­bi­li­dad de edu­car pa­ra la igual­dad; aun­que no se tra­ta de com­pren­der las de­fi­ni­cio­nes, sino de en­ten­der el sen­ti­do pro­fun­do de es­tos con­cep­tos y, so­bre to­do, de apli­car­los, pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar la igual­dad en la educación.

Hoy en día, de­be­mos re­co­no­cer, sin em­bar­go, que el con­cep­to de gé­ne­ro tie­ne el pe­li­gro de la “vul­ga­ri­za­ción” y de la “ma­ni­pu­la­ción”, da­do que equi­vo­ca­da­men­te se ha asi­mi­la­do gé­ne­ro con mu­jer y no con re­la­cio­nes so­cia­les de gé­ne­ro, o peor aún, hay quie­nes men­cio­nan a la lla­ma­da “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” pa­ra trans­mi­tir una idea erró­nea y ma­ni­pu­la­do­ra, con ob­je­to de per­pe­tuar las re­la­cio­nes de de­sigual­dad que exis­ten en­tre hom­bres y mu­je­res.

Por eso, una ta­rea pa­ra la educación es pro­pi­ciar la con­cien­cia de que el gé­ne­ro com­pro­me­te a to­dos y to­das, a par­tir de la re­fle­xión des­de la ex­pe­rien­cia. La pri­me­ra prio­ri­dad se­ría en­ton­ces, lo­grar es­ta con­cien­cia en los edu­ca­do­res y ad­mi­nis­tra­do­res de la educación.

En es­te sen­ti­do, se de­be re­co­no­cer que la cul­tu­ra se en­cuen­tra im­preg­na­da de una cos­mo­vi­sión de gé­ne­ro que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do un ca­rác­ter an­dro­cén­tri­co, es de­cir, re­fle­ja una vi­sión des­de lo mas­cu­lino. Una pos­tu­ra pa­triar­cal, por ejem­plo, es aque­lla que bus­ca jus­ti­fi­car el pa­pel su­bor­di­na­do de las mu­je­res co­mo al­go na­tu­ral o su­pues­ta­men­te nor­mal, por ejem­plo, pa­ra si­tuar­las en fun­cio­nes re­pro­duc­ti­vas prio­ri­ta­ria­men­te. Dis­cur­so que ter­mi­na jus­ti­fi­can­do la dis­cri­mi­na­ción de las mu­je­res en di­ver­sos ám­bi­tos co­mo el po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, so­cial e in­clu­so, el edu­ca­ti­vo.

Re­cor­de­mos que ha­ce ape­nas, po­co más de me­dio si­glo, se con­fi­na­ba a la mu­jer en los es­pa­cios ce­rra­dos del ho­gar, pri­va­dos y fa­mi­lia­res; un man­da­to por su pro­pia na­tu­ra­le­za fe­me­ni­na.

La di­vi­sión en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do fue por mu­cho tiem­po in­cues­tio­na­ble e ina­mo­vi­ble, no so­lo por el po­der po­lí­ti­co o la fa­mi­lia, sino por des­ta­ca­dos pen­sa­do­res4 que hi­cie­ron de es­ta di­vi­sión del tra­ba­jo, el mayor obs­tácu­lo a la vi­si­bi­li­dad y par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el ám­bi­to pú­bli­co y so­cial.

El em­po­de­ra­mien­to cons­ti­tu­ye un pro­ce­so de au­to­afir­ma­ción, de autonomía a tra­vés del cual las mu­je­res y las ni­ñas desa­rro­llan ca­pa­ci­da­des, opor­tu­ni­da­des, re­cur­sos, bie­nes, de­re­chos y po­de­res pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre sus vi­das y en su ca­so, con­tro­lar y transformar su rum­bo. Una au­tén­ti­ca educación pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro, es in­dis­pen­sa­ble en las es­cue­las, en la cu­rrí­cu­la ex­plí­ci­ta y ocul­ta, pa­ra transformar las re­la­cio­nes de gé­ne­ro y cons­truir sis­te­mas edu­ca­ti­vos in­clu­si­vos y de­mo­crá­ti­cos.

El em­po­de­ra­mien­to cons­ti­tu­ye un pro­ce­so de au­to­afir­ma­ción, de autonomía a tra­vés del cual las mu­je­res y las ni­ñas desa­rro­llan ca­pa­ci­da­des, opor­tu­ni­da­des, re­cur­sos, bie­nes, de­re­chos y po­de­res pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre sus vi­das

[ 1] An­nie Desprez- Bouan­chaud, Pour l’éga­li­té de se­xes dans le lan­ga­ge. Uni­té pour la pro­mo­tion de la con­di­tion de la fem­me et l’éga­li­té des se­xes. UNES­CO, Pa­ris, 1999. [2] Cobo, Ro­sa (1995): Gé­ne­ro, en 10 pa­la­bras cla­ves so­bre Mu­jer, Amo­rós, Ce­lia (di­rec­to­ra). Na­varrra: Ed. Ver­bo Di­vino. 1995, p.55. [3] Gra­cie­la Mes­si­na, en UNES­CO. Igual­dad de gé­ne­ro en la educación bá­si­ca de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (es­ta­do del ar­te) 2001. An­dros im­pre­so­res, p. [4] Des­ta­ca por ejem­plo, Rous­seau, Hob­bes, Nietzs­che, en­tre otros pen­sa­do­res so­cia­les. Cfr. Ame­lia Val­cár­cel. Fe­mi­nis­mo en el mun­do glo­bal. Cá­te­dra/uni­ver­si­tat deVa­lèn­cia/Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, Co­lec­ción Fe­mi­nis­mos, Ma­drid, 2008. 340 pp [5] UNES­CO. Igual­dad de gé­ne­ro en la educación bá­si­ca de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (es­ta­do del ar­te) 2001. An­dros im­pre­so­res, p. 7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.