MU­JER Y EDUCACIÓN

Las mu­je­res con­for­man más del 50% de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, es has­ta a me­dia­dos del si­glo XX cuan­do la mu­jer pro­fe­sio­nis­ta se in­te­gra al desa­rro­llo pro­duc­ti­vo.

Milenio - Todas - - Consejo Social - OFE­LIA TO­RRES ALONSO Ofe­lia To­rres Alonso,

Co­mo es sa­bi­do, la educación ha ido evo­lu­cio­na­do con el trans­cur­so del tiem­po en­tre las so­cie­da­des, y és­tas han brin­da­do un tra­to di­fe­ren­te a las mu­je­res y a los hom­bres, lo que ne­ce­sa­ria­men­te se re­fle­ja en las dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas pa­ra unas y pa­ra otros. En nues­tro país, las mu­je­res con­for­ma­mos un po­co más de 50% de la po­bla­ción to­tal; sin em­bar­go, a pe­sar de ser ma­yo­ría, tenemos una ba­ja in­ci­den­cia en las de­ci­sio­nes de los ám­bi­tos po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral, ade­más de no ser to­ma­das en cuen­ta pa­ra la re­so­lu­ción de asun­tos que se vin­cu­lan di­rec­ta­men­te con la sa­lud y la educación. Más aún, po­de­mos afir­mar que, en mu­chas re­gio­nes de al­ta mar­gi­na­ción en el te­rri­to­rio na­cio­nal, las mu­je­res so­lo exis­ti­mos co­mo un da­to es­ta­dís­ti­co.

La lu­cha por los de­re­chos de la mu­jer no es una his­to­ria re­cien­te; uno de los an­te­ce­den­tes más em­ble­má­ti­cos re­la­cio­na­do con los de­re­chos hu­ma­nos es la De­cla­ra­ción de los De­re­chos del Hom­bre y del Ciu­da­dano de 1789, en el mar­co de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Es­ta de­cla­ra­ción tu­vo co­mo pro­pó­si­to, el re­co­no­ci­mien­to de la igual­dad ju­rí­di­ca y el es­ta­ble­ci­mien­to de de­re­chos po­lí­ti­cos y li­ber­ta­des pú­bli­cas; sin em­bar­go, era so­lo pa­ra los hom­bres. En res­pues­ta a es­to, las mu­je­res fun­da­ron clu­bes re­vo­lu­cio­na­rios y gru­pos pa­ra com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción, pro­po­nien­do en el año de 1791, la De­cla­ra­ción de los De­re­chos de la Mu­jer y la Ciu­da­da­na, la cual no so­lo tu­vo po­ca o nu­la acep­ta­ción, sino que, por el con­tra­rio, mu­chas mu­je­res fue­ron per­se­gui­das y su au­to­ra de­ca­pi­ta­da.

En el ám­bi­to po­lí­ti­co me­xi­cano, la mu­jer ob­tie­ne su de­re­cho al vo­to en 1953, y el ac­ce­so a la educación su­pe­rior des­de 1960, pe­ro no fue sino has­ta al­re­de­dor de 1970 cuan­do la mu­jer real­men­te co­mien­za a in­cur­sio­nar de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da en la educación su­pe­rior (Quin­ta­ni­lla, 2004, 185).

A me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, cuan­do la mu­jer pro­fe­sio­nis­ta co­mien­za a in­te­grar­se al desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, se en­fren­ta a una ex­clu­sión de opor­tu­ni­da­des y a con­di­cio­nes ad­ver­sas res­pec­to a los hom­bres, co­mo el he­cho de que en al­gu­nos cen­tros de tra­ba­jo los es­pa­cios no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ellas, ca­re­cien­do mu­chos de ellos de ba­ños pa­ra mu­je­res, o bien a am­bien­tes hos­ti­les pro­pios de una cul­tu­ra ma­chis­ta don­de los hom­bres no acep­ta­ban que una mu­jer les im­par­tie­ra ór­de­nes.

Asi­mis­mo, la mu­jer con educación su­pe­rior se en­fren­ta a otro fe­nó­meno en los años 1960-1970. Den­tro del ma­tri­mo­nio los de­re­chos en­tre hom­bre y mu­jer fue­ron di­fe­ren­tes, re­le­gan­do a es­ta úl­ti­ma a un pa­pel mar­gi­nal, pues­to que se le atri­buían me­ras fun­cio­nes re­pro­duc­ti­vas, de tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­do de los hi­jos ( Rodríguez, 1987, 21), desem­pe­ñan­do una do­ble car­ga de tra­ba­jo; co­mo ama de ca­sa y co­mo ge­ne­ra­do­ra de in­gre­sos eco­nó­mi­cos.

Pa­ra Ivet­te Roudy (1983), las di­fe­ren­cias en­tre los se­xos de­ben ser con­si­de­ra­das en tér­mi­nos ab­so­lu­tos pa­ra po­der dar­les su sig­ni­fi­ca­ción com­ple­ta en re­la­ción con las ne­ce­si­da­des edu­ca­cio­na­les no sa­tis­fe­chas. La par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en la educación su­pe­rior no fue un logro fá­cil, ya que pa­ra con­se­guir­lo fue ne­ce­sa­rio asu­mir re­tos cul­tu­ra­les co­mo fue el ha­blar con los pa­dres pa­ra ex­po­ner­les que se que­ría es­tu­diar una li­cen­cia­tu­ra, an­te lo cual opo­nían re­sis­ten­cia con ar­gu­men­tos ta­les co­mo que la mu­jer de­be­ría es­tu­diar pa­ra maes­tra de pri­ma­ria, se­cre­ta­ria, cor­te y con­fec­ción o cur­sos de co­ci­na, o que mu­chas de las ca­rre­ras, co­mo las in­ge­nie­rías, eran so­lo pa­ra los hom­bres.

La dé­ca­da de los 70 se ca­rac­te­ri­zó por la apa­ri­ción de múl­ti­ples mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas. La pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Mu­jer y el Fo­ro Pa­ra­le­lo de las Or­ga­ni­za­cio­nes Fe­mi­nis­tas, lle­va­dos a ca­bo en Mé­xi­co en el año de 1975, im­pul­sa­ron los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, así co­mo la crea­ción de Uni­fem (or­ga­nis­mo es­pe­cia­li­za­do en la mu­jer, per­te­ne­cien­te a la ONU).

Pa­ra­le­la­men­te, se creó el Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal so­bre los Crí­me­nes con­tra las Mu­je­res, uno de los pre­cur­so­res de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal. En es­ta dé­ca­da tam­bién se adop­tó uno de los prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos de pro­tec­ción a las mu­je­res; la Con­ven­ción pa­ra la Eli­mi­na­ción de To­das las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer (CE­DAW, por sus si­glas en in­glés, en 1979), en la cual se re­co­no­cen los de­re­chos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les de las mu­je­res.

Po­de­mos con­cluir que la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y la in­clu­sión de mar­cos igua­li­ta­rios en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo re­dun­da en be­ne­fi­cio de to­das y to­dos y no so­lo de las mu­je­res. Es im­por­tan­te pa­ra los hom­bres que exis­tan man­da­tos me­nos rí­gi­dos y re­la­cio­nes más igua­li­ta­rias, ya que la per­pe­tua­ción de los pa­tro­nes so­cio­cul­tu­ra­les de con­duc­ta de hom­bres y mu­je­res afec­ta ne­ga­ti­va­men­te tam­bién a ellos, por lo que se ha­ce ne­ce­sa­ria la pues­ta en mar­cha de con­te­ni­dos y prác­ti­cas igua­li­ta­rias que pro­mue­van una educación que brin­de a la po­bla­ción fe­me­ni­na y mas­cu­li­na el ejer­ci­cio pleno de to­dos sus de­re­chos, un pro­yec­to que de­be ser com­par­ti­do por to­da la co­mu­ni­dad.

La par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en la educación su­pe­rior no fue un logro fá­cil, ya que pa­ra con­se­guir­lo fue ne­ce­sa­rio asu­mir re­tos cul­tu­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.