PRIO­RI­DAD IN­COR­PO­RAR LA MA­TE­RIA DE GÉ­NE­RO EN LAS UNI­VER­SI­DA­DES

Milenio - Todas - - Sector Gobierno - YAZMIN CA­TA­LI­NA FLO­RES LÓ­PEZ Yazmin Ca­ta­li­na Flo­res Ló­pez, Sub­di­rec­to­ra de Desa­rro­llo Hu­mano, IN­MU­JE­RES.

La educación es el eje en la for­ma­ción aca­dé­mi­ca, de va­lo­res y de con­vi­ven­cia en­tre per­so­nas, pe­ro ade­más, tie­ne el en­car­go fun­da­men­tal de for­jar ac­ti­tu­des y re­la­cio­nes so­cia­les en­tre las y los alum­nos que se for­man en las es­cue­las. Por ello, es in­dis­pen­sa­ble que la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres sea uno de los va­lo­res cen­tra­les que se pro­mue­va en el in­te­rior de los cen­tros edu­ca­ti­vos y con prio­ri­dad de las uni­ver­si­da­des, que con­tri­bu­yen a la trans­for­ma­ción epis­té­mi­ca y, por tan­to, a la erra­di­ca­ción de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que se manifieste en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

Ade­más, la educación ha cons­ti­tui­do el me­dio por ex­ce­len­cia pa­ra ad­qui­rir, trans­mi­tir y acre­cen­tar la cul­tu­ra; la educación es un ca­ta­li­za­dor del desa­rro­llo del in­di­vi­duo, un ele­men­to que ge­ne­ra una trans­for­ma­ción de la so­cie­dad y se ha es­ta­ble­ci­do co­mo un re­fe­ren­te pa­ra eva­luar el pro­gre­so del país. De ahí la im­por­tan­cia de que el gé­ne­ro sea una va­ria­ble de gran re­le­van­cia que con­tri­bu­ya a que la educación sea de ca­li­dad.

Sin em­bar­go, y pe­se a los avan­ces, es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car des­de el ori­gen, es de­cir, des­de las au­las, que las y los uni­ver­si­ta­rios es­tén for­ma­dos en el te­ma de gé­ne­ro. Un gru­po de ex­per­tas men­cio­nan que “no bas­ta con crear ex­pe­rien­cias edu­ca­ti­vas o ta­lle­res pa­ra sen­si­bi­li­zar, lo que ha­ce fal­ta es transformar pro­ce­sos, mo­di­fi­car nor­ma­ti­vas e im­pul­sar la di­fu­sión de to­dos los te­mas re­la­cio­na­dos”.

Los es­pa­cios de gé­ne­ro en las uni­ver­si­da­des han si­do el lu­gar más im­por­tan­te pa­ra la ge­ne­ra­ción de un co­no­ci­mien­to crí­ti­co so­bre las dis­tin­tas for­mas de de­sigual­dad so­cial en­tre los se­xos; sin em­bar­go, hay que ha­cer no­tar que la cons­truc­ción de es­tos es­pa­cios ha si­do ar­dua y di­fí­cil, y ha es­ta­do so­me­ti­da a una se­rie de obs­tácu­los ins­ti­tu­cio­na­les que po­nen de ma­ni­fies­to las re­sis­ten­cias pa­ra in­cor­po­rar es­ta vi­sión cien­tí­fi­ca en el aná­li­sis de las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les. Te­nien­do es­te es­pa­cio la ne­ce­si­dad de ser for­ta­le­ci­do, des­de el as­pec­to eco­nó­mi­co, has­ta la vo­lun­tad so­cial y po­lí­ti­ca.

El in­cluir el te­ma de gé­ne­ro en las uni­ver­si­da­des, es de su­ma im­por­tan­cia ya que es ahí don­de se en­car­gan de pro­fe­sio­na­li­zar a las uni­ver­si­ta­rias y uni­ver­si­ta­rios, con el ob­je­ti­vo de dar­les las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra in­cor­po­rar­se a la vi­da la­bo­ral, don­de apli­ca­rán los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en las di­fe­ren­tes es­fe­ras, cu­ya im­por­tan­cia y fi­na­li­dad úl­ti­ma, se­rá la de per­mear en la so­cie­dad.

Di­cho de otra ma­ne­ra, co­men­tan Di­driks­son, Cam­pos y Arteaga: “Las uni­ver­si­da­des son las en­ti­da­des edu­ca­ti­vas que en for­ma obli­ga­da tie­nen que in­no­var, crear, cons­truir, des­cu­brir, tra­mi­tar, apli­car, con­ser­var y su­pe­rar el co­no­ci­mien­to, prac­ti­car y desa­rro­llar la in­ves­ti­ga­ción”. Apor­tan­do el co­no­ci­mien­to que la so­cie­dad ne­ce­si­ta pa­ra tras­cen­der ha­cia el fu­tu­ro, en­ton­ces se cum­pli­rá el rol de la educación su­pe­rior.

Por lo que se­ría una ma­ne­ra de ge­ne­rar una trans­for­ma­ción en la so­cie­dad, al im­ple­men­tar las ma­te­rias de gé­ne­ro en las uni­ver­si­da­des apor­tan­do ba­ses pa­ra lo­grar la igual­dad sus­tan­ti­va, ya que es­tas ins­ti­tu­cio­nes cuen­tan con una po­bla­ción cau­ti­va que va au­men­tan­do en ca­da ci­clo es­co­lar, ade­más de ser re­pli­ca­do­res en el mo­men­to que es­tos es­tu­dian­tes se su­man a la po­bla­ción pro­fe­sio­nis­ta en los di­fe­ren­tes cam­pos de la so­cie­dad.

La in­clu­sión de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en la educación su­po­ne un fac­tor de in­no­va­ción y cam­bio edu­ca­ti­vo. La educación pue­de con­ver­tir­se en un fac­tor cla­ve pa­ra ga­ran­ti­zar la jus­ti­cia y la cohe­sión so­cial, sien­do la equi­dad de gé­ne­ro un in­di­ca­dor de ca­li­dad de los sis­te­mas edu­ca­ti­vos. La in­tro­duc­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en la educación in­vo­lu­cra cam­bios que afec­tan des­de la or­ga­ni­za­ción es­co­lar y los con­te­ni­dos cu­rri­cu­la­res has­ta los re­cur­sos edu­ca­ti­vos, la for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do.

Po­de­mos con­cluir que el in­cor­po­rar la ma­te­ria de gé­ne­ro en to­das las uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas de los es­ta­dos ju­ga­rá un pa­pel muy im­por­tan­te den­tro de la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til, im­pac­tan­do apro­xi­ma­da­men­te a los 1,007,927 alum­nos, que a su vez se vol­ve­rán re­pli­ca­do­res den­tro de su cam­po la­bo­ral, so­cial y fa­mi­liar, al ge­ne­rar un co­no­ci­mien­to crí­ti­co so­bre las dis­tin­tas for­mas y si­tua­cio­nes de de­sigual­dad y vio­len­cia que vi­ven las mu­je­res, sin ol­vi­dar que el nú­me­ro de egre­sa­das y egre­sa­dos au­men­ta ca­da año.

Es in­dis­pen­sa­ble que la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres sea uno de los va­lo­res cen­tra­les que se pro­mue­va en el in­te­rior de los cen­tros edu­ca­ti­vos y con prio­ri­dad en las uni­ver­si­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.