DIS­CA­PA­CI­DAD, MU­JE­RES E IN­CLU­SIÓN EN MÉ­XI­CO

Es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar po­lí­ti­cas y pro­gra­mas ba­jo el en­fo­que de derechos hu­ma­nos y pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

Milenio - Todas - - Indesol - LE­TI­CIA MON­TE­MA­YOR ME­DI­NA Ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Desa­rro­llo So­cial. Le­ti­cia Mon­te­ma­yor Me­di­na,

En sep­tiem­bre de 2001, Mé­xi­co pro­pu­so a la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das la crea­ción de una Con­ven­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra la pro­tec­ción de los derechos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad. Cin­co años des­pués, el 13 de diciembre de 2006, fue apro­ba­da y, fi­nal­men­te, el 3 de ma­yo de 2008 en­tró en vi­gor a ni­vel mun­dial la Con­ven­ción so­bre los Derechos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad. Los prin­ci­pios ge­ne­ra­les que ri­gen a es­ta Con­ven­ción, ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te pa­ra nues­tro país, son: el res­pe­to a la dig­ni­dad in­he­ren­te; la au­to­no­mía in­di­vi­dual, in­clui­da la li­ber­tad de to­mar las pro­pias de­ci­sio­nes y la in­de­pen­den­cia; la no dis­cri­mi­na­ción; la ple­na par­ti­ci­pa­ción e in­clu­sión so­cial; el res­pe­to por la di­fe­ren­cia y la acep­ta­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad co­mo par­te de la di­ver­si­dad y la con­di­ción hu­ma­nas; la igual­dad de opor­tu­ni­da­des; la ac­ce­si­bi­li­dad; la igual­dad en­tre la mu­jer y el hom­bre; el res­pe­to a la evo­lu­ción de las fa­cul­ta­des de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes con dis­ca­pa­ci­dad y su derecho a pre­ser­var su iden­ti­dad.

De acuer­do con da­tos del Cen­so 2010 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI), las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad re­pre­sen­tan 51.1%, es de­cir, más de la mi­tad de los 7.7 mi­llo­nes de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co. La En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Dis­cri­mi­na­ción (ENADIS 2010) in­di­ca que 37% de las per­so­nas en­tre­vis­ta­das di­cen que so­lo en par­te se res­pe­tan los derechos de las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad, mien­tras que 35% afir­ma que nun­ca se res­pe­tan los derechos de es­te sec­tor.

De ma­ne­ra que, si bien la dis­cri­mi­na­ción es una cons­tan­te en la vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co, es­ta si­tua­ción se agu­di­za en el ca­so de las mu­je­res, quie­nes vi­ven una do­ble dis­cri­mi­na­ción: por su con­di­ción de gé­ne­ro y por su dis­ca­pa­ci­dad, las que de­ri­van en al­gún ti­po de vio­len­cia.

Ello nos obli­ga a ge­ne­rar po­lí­ti­cas y pro­gra­mas ba­jo el en­fo­que de derechos hu­ma­nos y pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, que rom­pan con la tra­di­ción de aso­ciar las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas y en par­ti­cu­lar de las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad. Por ello, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Desa­rro­llo So­cial (In­de­sol) cuen­ta con el Pro­gra­ma de Apo­yo a las Ins­tan­cias de Mu­je­res en las En­ti­da­des Fe­de­ra­ti­vas (PAIMEF), que brin­da ser­vi­cios de pre­ven­ción, orien­ta­ción y atención es­pe­cia­li­za­da a mu­je­res en si­tua­ción de vio­len­cia y, en su ca­so, a sus hi­jas e hi­jos y per­so­nas alle­ga­das, don­de se in­clu­ye a es­te sec­tor, a fin de ga­ran­ti­zar el derecho a una vi­da li­bre de vio­len­cia.

Tam­bién con­ta­mos con el Pro­gra­ma de Coin­ver­sión So­cial (PCS), que con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer a los ac­to­res so­cia­les, so­bre to­do a Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Ci­vil (OSC), pa­ra que, me­dian­te el apo­yo a sus ac­ti­vi­da­des, pro­mue­van la cohe­sión y el ca­pi­tal so­cial de gru­pos o co­mu­ni­da­des que tie­nen al­gún gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad o ex­clu­sión, en­tre los que se in­clu­ye a las per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad.

Am­bos pro­gra­mas con­si­de­ran en su di­se­ño la im­ple­men­ta­ción y se­gui­mien­to co­mo ins­tru­men­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra iden­ti­fi­car a las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad, así co­mo las con­di­cio­nes pa­ra su ac­ce­si­bi­li­dad efec­ti­va a los ser­vi­cios brin­da­dos.

De igual for­ma, im­pul­sa­mos la Red de Cui­da­dos con­for­ma­da por 124 OSC, ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas e ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les, así co­mo la me­sa de tra­ba­jo per­ma­nen­te en ma­te­ria de cui­da­dos y la vin­cu­la­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal pa­ra for­ta­le­cer a la so­cie­dad ci­vil, que se en­fo­can en la atención de ti­pos es­pe­cí­fi­cos de dis­ca­pa­ci­dad (in­te­lec­tual, vi­sual, mo­triz y au­di­ti­va, así co­mo en edu­ca­ción en ma­te­ria de dis­ca­pa­ci­dad).

Sin du­da, fal­ta mu­cho por ha­cer, la deu­da his­tó­ri­ca que exis­te en Mé­xi­co pa­ra re­co­no­cer a las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad co­mo su­je­tos con ple­nos derechos es am­plia y pro­fun­da. “Na­da so­bre no­so­tras sin no­so­tras”.

Si bien la dis­cri­mi­na­ción es una cons­tan­te en la vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co, es­ta si­tua­ción se agu­di­za en el ca­so de las mu­je­res, quie­nes vi­ven una do­ble dis­cri­mi­na­ción: por su con­di­ción de gé­ne­ro y por su dis­ca­pa­ci­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.