“PIES PA­RA QUE LOS QUIE­RO, SI TEN­GO ALAS PA­RA VO­LAR”

Milenio - Todas - - Osc - NO­RA RICALDE ALAR­CÓN No­ra Ricalde Alar­cón, Pre­si­den­ta del Cen­tro de Es­tu­dios His­tó­ri­cos y Cul­tu­ra­les de la Mu­jer A.C.

Mag­da­le­na Car­men Frida Kahlo de­cía que ha­bía na­ci­do con la Re­vo­lu­ción. Su iden­ti­dad, ta­len­to e ideo­lo­gía se­gu­ra­men­te se for­ja­ron gra­cias a es­te mo­vi­mien­to ar­ma­do, pe­ro Frida na­ció mu­chas ve­ces. Ja­más se de­jó ven­cer por las múl­ti­ples he­ri­das fí­si­cas y emo­cio­na­les que la vi­da le in­fli­gió. Na­ció en la Ciu­dad de Mé­xi­co el 6 de ju­lio de 1907 y apren­dió des­de pe­que­ña a tras­cen­der los im­pe­di­men­tos de la dis­ca­pa­ci­dad. A los seis años en­fer­mó de po­lio­mie­li­tis y tu­vo que per­ma­ne­cer muchos me­ses en ca­ma y va­rios más sin po­der in­te­grar­se plenamente a los jue­gos in­fan­ti­les, de don­de la en­fer­me­dad la ha­bía arran­ca­do.

Fue su pa­dre, Gui­ller­mo Kahlo, quien la ani­mó a rehabilitarse por me­dio de jue­gos con­si­de­ra­dos po­co fe­me­ni­nos pa­ra la épo­ca, co­mo el box y el fut­bol; prác­ti­cas que aun­que la vi­go­ri­za­ron, no lo­gra­ron so­lu­cio­nar las se­cue­las que de­jó el pa­de­ci­mien­to en su pier­na de­re­cha.

For­ta­le­ci­da, más emo­cio­nal que fí­si­ca­men­te, en­tró a los 16 años a la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria con el in­te­rés de es­tu­diar me­di­ci­na. En ese en­ton­ces, 35 mu­je­res es­tu­dia­ban a la par de 2,000 hom­bres y Frida muy pron­to en­tró a for­mar par­te del gru­po de “Los ca­chu­chas”, for­ma­do por jó­ve­nes re­bel­des y con­tes­ta­ta­rios que exi­gían me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra la edu­ca­ción.

Fue con uno de ellos —su no­vio, Ale­jan­dro Gó­mez Arias—, con quien abor­dó el ca­mión que se­ría em­bes­ti­do por un tran­vía ese fa­tí­di­co lu­nes 17 de sep­tiem­bre de 1925.

A par­tir de ese te­rri­ble ac­ci­den­te que le de­jó la co­lum­na ver­te­bral ro­ta, las cos­ti­llas frac­tu­ra­das, la pel­vis des­tro­za­da, la pier­na de­re­cha frag­men­ta­da y con­si­de­ra­bles da­ños en otras par­tes de su cuer­po, Frida Kahlo cam­bió su pro­yec­to de vi­da.

Re­clui­da nue­va­men­te en ca­ma pa­ra so­por­tar una lar­ga y do­lo­ro­sa con­va­le­cen­cia, des­cu­brió su vo­ca­ción por la pin­tu­ra. De su pa­dre fo­tó­gra­fo apren­dió la im­por­tan­cia de un ros­tro bien de­fi­ni­do y del en­cua­dre de las imá­ge­nes; el es­pe­jo que su ma­dre ins­ta­ló en el te­cho so­bre su ca­ma, le per­mi­tió que ese ros­tro a plas­mar fue­ra el que día y no­che ob­ser­va­ba: el su­yo.

Des­pués de una len­ta re­cu­pe­ra­ción, Frida fue ca­paz de in­te­grar­se a una vi­da ca­si nor­mal. Co­no­ció a Die­go Ri­ve­ra —el se­gun­do ac­ci­den­te que le par­ti­ría la vi­da, se­gún ella— y se ca­só con él por pri­me­ra vez en 1929. Nue­vas pe­nas afec­ta­ron en­ton­ces su al­ma. Su vi­da ma­ri­tal con el pin­tor es­tu­vo lle­na de sa­tis­fac­cio­nes, crea­ti­vi­dad y com­pa­ñe­ris­mo, pe­ro tam­bién de un enor­me dolor por los abor­tos su­fri­dos y por las trai­cio­nes que Die­go le hi­zo con otras mu­je­res, in­clui­da su her­ma­na, Cris­ti­na.

Al mis­mo tiem­po que su ex­pre­sión ar­tís­ti­ca se en­ri­que­cía, su dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca au­men­ta­ba y su­fría ca­da vez más de­sen­ga­ños en el ca­mino de su po­co afor­tu­na­da ru­ta sen­ti­men­tal.

A pe­sar de 32 ope­ra­cio­nes, de tre­men­dos do­lo­res del cuer­po que pa­lia­ba con di­fi­cul­tad, de la ampu­tación de la pier­na de­re­cha por de­ba­jo de la ro­di­lla, del uso fre­cuen­te de rí­gi­dos cor­sés, de pér­di­das del al­ma y del cuer­po, Frida en­con­tró en el ar­te el pa­lia­ti­vo más gran­de a su dolor y la ex­pre­sión más per­fec­ta de su pre­sen­cia en es­te mun­do. Su vi­da, sus sen­ti­mien­tos y su ar­te no pue­den ser se­pa­ra­dos por­que su obra cons­ti­tu­ye su bio­gra­fía.

En­tre 1926 y 1954, Frida creó más de 200 di­bu­jos y pin­tu­ras sin im­por­tar cuál fue­ra el es­ta­do de su al­ma y de su cuer­po, pro­ba­ble­men­te vi­vien­do la fra­se que se le atri­bu­ye: “A ve­ces hay que se­guir co­mo si na­da, co­mo si na­die, co­mo si nun­ca”.

A pe­sar de sus im­pe­di­men­tos fí­si­cos y de los muchos su­fri­mien­tos que le pre­sen­tó la vi­da, las alas de Frida fue­ron gran­des y vo­ló muy al­to. Nos de­jó el le­ga­do de su pin­tu­ra, se cons­ti­tu­yó en un sím­bo­lo de la me­xi­ca­ni­dad con­tem­po­rá­nea, pe­ro so­bre to­do, fue un ejem­plo de la for­ta­le­za ne­ce­sa­ria pa­ra tras­cen­der la dis­ca­pa­ci­dad a través de la pro­pia ex­pre­sión.

“Vi­va la Vi­da”, es­cri­bió Frida en uno de sus cua­dros, y aun­que mu­rió el 25 de ju­lio de 1954, ja­más se ha can­sa­do de vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.