LOS IN­VI­SI­BLES QUE DEAM­BU­LAN POR LAS AU­LAS

Es­te ci­clo es­co­lar es­tre­na Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo, pe­ro no pa­ra to­dos. A pe­sar de la pro­me­sa de equi­dad e in­clu­sión, na­da ha cam­bia­do pa­ra el 10% de los me­xi­ca­nos me­no­res de 19 años con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Milenio - Todas - - Opinión - BÁR­BA­RA AN­DER­SON @ba_an­der­son Bár­ba­ra An­der­son, Di­rec­to­ra de In­no­va­ción Editorial en Mi­le­nio. Ac­ti­vis­ta de Yo Tam­bién, A.C., por los derechos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y miem­bro del INCAN.

El 20 de agos­to co­men­za­ron las cla­ses en Mé­xi­co. Se­gún la Cons­ti­tu­ción to­dos los me­xi­ca­nos te­ne­mos derecho a la edu­ca­ción. No hay nin­gún as­te­ris­co al pie que di­ga, co­mo en los pro­duc­tos co­mer­cia­les, ‘apli­can res­tric­cio­nes’.

Pe­ro no to­dos co­men­za­ron. Se cal­cu­la —otra vez— que 1.2 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos me­no­res de 19 años tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca so­lo tie­ne cen­sa­dos en sus au­las de edu­ca­ción es­pe­cial a 516,000. Es de­cir so­lo cua­tro de ca­da 10 alum­nos con dis­ca­pa­ci­dad son vi­si­bles a las es­ta­dís­ti­cas de la SEP.

En Mé­xi­co to­da­vía es­tán con­vi­vien­do dos mo­de­los de es­cue­las se­pa­ra­dos: las re­gu­la­res y las es­pe­cia­les; las pri­me­ras pa­ra alum­nos es­tán­dar y las se­gun­das pa­ra quie­nes tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Es­to es­tá fue­ra de los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les don­de se es­tá mi­gran­do a un tér­mino tan no­ble co­mo des­co­no­ci­do pa­ra nues­tros fun­cio­na­rios: la in­clu­sión edu­ca­ti­va.

“La edu­ca­ción in­clu­yen­te com­por­ta la pro­vi­sión de opor­tu­ni­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de apren­di­za­je a to­dos los es­tu­dian­tes que in­te­gran el sis­te­ma es­co­lar nor­mal. Lo idó­neo es que per­mi­ta que los ni­ños y ni­ñas con y sin dis­ca­pa­ci­dad asis­tan a las mis­mas cla­ses del gra­do que co­rres­pon­da a su edad en una es­cue­la lo­cal, con el apo­yo in­di­vi­dual per­ti­nen­te se­gún las ne­ce­si­da­des”, re­pi­te en to­dos los fo­ros a los que asis­te Ant­hony La­ke, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del UNICEF.

En 2016, cuan­do co­men­za­ron los fo­ros y las pri­me­ras dis­cu­sio­nes pa­ra el nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo, que es­ta­ba con­te­ni­do den­tro de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, con un gru­po de pa­dres y ac­ti­vis­tas lo­gra­mos co­lar el te­ma de la in­clu­sión ( un te­ma que no ha­bía es­ta­do en sus con­si­de­ra­cio­nes y fo­cos has­ta ese mo­men­to).

Lue­go de me­ses de reunio­nes y ca­bil­deo lo­gra­mos que, al me­nos en el te­ma de dis­ca­pa­ci­dad, hu­bie­ra un plan. La pro­pues­ta ofi­cial fue “im- pul­sar el trán­si­to de la edu­ca­ción es­pe­cial a la in­clu­si­va”, es de­cir, que to­dos los ni­ños ac­ce­de­rían a los mis­mos sa­lo­nes, maes­tros y con­te­ni­dos.

El año pa­sa­do, Au­re­lio Nu­ño —aún Se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción— pre­sen­tó la Es­tra­te­gia de Equi­dad e In­clu­sión de su Nue­vo Mo­de­lo. Allí se pro­po­nía arran­car con un plan pi­lo­to en 250 es­cue­las (200 bá­si­cas y 50 de edu­ca­ción me­dia y su­pe­rior) pa­ra una in­clu­sión ple­na a los 260,000 plan­te­les que hay en el país, en un pla­zo de 13 años.

Ha­ce jus­to un año co­men­zó el pi­lo­to, pe­ro en vez de in­ver­tir en ca­pa­ci­ta­ción a maes­tros y di­rec­ti­vos, en in­fraes­truc­tu­ra de ac­ce­si­bi­li­dad y en adaptación de ma­te­ria­les “pa­ra to­dos”, se bus­có a 200 es­cue­las que ya de al­gu­na ma­ne­ra —y con más co­ra­zón que de­sig­nio ofi­cial— re­ci­bían alum­nos con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad y te­nían maes­tros pre­pa­ra­dos.

Ni un so­lo nue­vo alumno, ni una so­la es­cue­la que de­bu­ta­ra abrien­do sus puer­tas a otros alum­nos que no fue­ran es­tán­dar.

Nun­ca se in­for­mó cuá­les eran esas 250 es­cue­las. So­lo hu­bo pro­mo­ción del te­ma de in­clu­sión en re­des so­cia­les (la ma­yor par­te de los pa­dres de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad vi­ven de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za sin ac­ce­so a esas tec­no­lo­gías).

Los 560,000 alum­nos con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad que re­gis­tra la SEP son aque­llos que asis­ten a al­gu­na de las 6,100 es­cue­las es­pe­cia­les.

¿ Cuán­tos alum­nos más acu­den a otras es­cue­las que tu­vie­ron la de­cen­cia de cum­plir con un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal? No hay da­tos.

“Lo más ab­sur­do es la li­vian­dad con que ex­hi­ben que no hay da­tos, sien­do tan fá­cil que en cual­quier do­cu­men­to es­ta­dís­ti­co de la SEP se in­clu­yan las cin­co pre­gun­tas del INE­GI so­bre dis­ca­pa­ci­dad pa­ra co­no­cer la reali­dad en ca­da plan­tel. Eso es dis­cri­mi­na­ción”, me ex­pli­ca Agus­tín de Pa­via, abo­ga­do y ac­ti­vis­ta.

Si cru­za­mos los da­tos del INE­GI (los 1.2 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos de has­ta 19 años con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad) ver­sus los que tie­ne de­tec­ta­dos la SEP, podemos de­cir que hay 640,000 alum­nos en el país que tie­nen un sú­per­po­der: son in­vi­si­bles.

En Mé­xi­co to­da­vía es­tán con­vi­vien­do dos mo­de­los de es­cue­las se­pa­ra­dos: las re­gu­la­res y las es­pe­cia­les; las pri­me­ras pa­ra alum­nos es­tán­dar y las se­gun­das pa­ra quie­nes tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.