DERECHO AL PLA­CER EN PER­SO­NAS CON DIS­CA­PA­CI­DAD

Milenio - Todas - - Osc - ALE­XA CAS­TI­LLO NÁ­JE­RA Y JE­SÚS OLA­YO LORTIA Ale­xa Cas­ti­llo Ná­je­ra Za­liv, Je­sús Ola­yo Lortia, Di­rec­to­ra de Fun­da­ción Man­da­la, A.C. y pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en salud. Doc­tor en Cien­cias Bio­ló­gi­cas y de la Salud.

La Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal de los Derechos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, apro­ba­da el 13 de diciembre de 2006, fir­ma­da por Mé­xi­co el 30 de mar­zo de 2007 y ra­ti­fi­ca­da el 17 de diciembre de ese mis­mo año, de­fi­ne la dis­ca­pa­ci­dad co­mo “…el re­sul­ta­do de la in­ter­ac­ción en­tre las per­so­nas con de­fi­cien­cias y las ba­rre­ras de­bi­do a la ac­ti­tud y al en­torno, que evi­tan su par­ti­ci­pa­ción ple­na y efec­ti­va en la so­cie­dad en igual­dad de con­di­cio­nes con las demás”.

La se­xua­li­dad y sus po­ten­cia­li­da­des son par­te in­te­gral de la per­so­na­li­dad par­ti­cu­lar de ca­da uno de los in­di­vi­duos que con­for­ma­mos la di­ver­si­dad hu­ma­na. “…el desa­rro­llo pleno de la se­xua­li­dad es esen­cial pa­ra el bie­nes­tar in­di­vi­dual, in­ter­per­so­nal y so­cial (…) da­do que la salud es un derecho hu­mano fun­da­men­tal, la salud se­xual de­be ser un derecho hu­mano bá­si­co...” (Aso­cia­ción Me­xi­ca­na pa­ra la Salud Se­xual, A.C).

To­da per­so­na tie­ne derechos se­xua­les, los cua­les fue­ron apro­ba­dos por la Asam­blea Ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Mun­dial de Se­xo­lo­gía, (WAS por sus si­glas en in­glés), el 26 de agos­to de 1999. Por lo cual de­ben ser re­co­no­ci­dos, pro­mo­vi­dos, res­pe­ta­dos y de­fen­di­dos.

Mé­xi­co es un país don­de pre­do­mi­na el ma­chis­mo en múl­ti­ples sec­to­res, la so­cie­dad en su ma­yo­ría, tie­ne cons­truc­cio­nes lle­nas de cul­pas, pre­jui­cios, ro­les es­te­reo­ti­pa­dos y una in­men­sa ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer a la “nor­ma­ti­vi­dad” y ale­jar­se de pa­to­lo­gías, por­que quien no es­tá “sano” es­tá “en­fer­mo”.

Los hom­bres con dis­ca­pa­ci­dad son me­nos­pre­cia­dos por la so­cie­dad, pri­ván­do­los de las mis­mas opor­tu­ni­da­des e im­pac­tan­do di­rec­ta­men­te a su mas­cu­li­ni­dad.

Ser mu­jer en Mé­xi­co con­lle­va a lu­char por un tra­ba­jo, por res­pe­to, por equi­dad. La mu­jer con dis­ca­pa­ci­dad es ase­xua­li­za­da y des­po­ja­da de su vul­va, a cau­sa de cons­truc­cio­nes ma­chis­tas que la re­pri­men, cau­san­do do­ble dis­cri­mi­na­ción.

El con­cep­to de dis­ca­pa­ci­dad usual­men­te lle­va con­si­go la es­tig­ma­ti­za­ción. Si pu­dié­ra­mos ins­truir a la so­cie­dad a no trans­mi­tir jui­cios, a res­pe­tar, a va­lo­rar y mi­rar más allá de un con­cep­to, po­dría­mos vi­si­bi­li­zar la im­por­tan­cia de los derechos se­xua­les a los que to­dos y to­das te­ne­mos derecho, in­clui­das las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

El derecho a la li­ber­tad se­xual abar­ca la po­si­bi­li­dad de la ple­na ex­pre­sión del po­ten­cial se­xual de los in­di­vi­duos. La so­cie­dad me­xi­ca­na tien­de a mi­rar al co­lec­ti­vo con dis­ca­pa­ci­dad des­de una óp­ti­ca mé­di­co-asis­ten­cia­lis­ta, omi­tien­do su po­ten­cia­li­dad eró­ti­ca y mi­ni­mi­zan­do su decisión a ejer­cer su se­xua­li­dad sin pre­jui­cios.

El pla­cer se­xual, in­clu­yen­do el au­to­ero­tis­mo, es fuen­te de bie­nes­tar fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, in­te­lec­tual y es­pi­ri­tual. Aho­ra, ¿qué es el ero­tis­mo? Es la ca­pa­ci­dad per­so­nal de pro­du­cir y co­mu­ni­car cual­quier for­ma de pla­cer (de­seo, ex­ci­ta­ción y or­gas­mo). Co­mo di­ce el doc­tor Da­vid Ba­rrios: “Al ero­tis­mo hay que co­no­cer­lo, acep­tar­lo y prac­ti­car­lo”.

Reivin­di­car el derecho al pla­cer eró­ti­co-afec­ti­vo y res­pe­tar la di­ver­si­dad son fac­to­res irre­nun­cia­bles del bie­nes­tar. Es ne­ce­sa­rio con­tar con es­pe­cia­lis­tas for­ma­dos en el cam­po de la se­xo­lo­gía, que mi­ren des­de la dis­ca­pa­ci­dad pa­ra po­ten­cia­li­zar las ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les, com­pren­der y guiar los pro­ce­sos de re­in­te­gra­ción se­xual con un en­fo­que exis­ten­cial hu­ma­nis­ta que, sin trans­mi­tir jui­cios, per­mi­tan al con­sul­tan­te en­con­trar su pro­pio ca­mino ha­cia el bie­nes­tar, sin una mi­ra­da pa­to­lo­gi­zan­te.

La so­cie­dad me­xi­ca­na tien­de a mi­rar al co­lec­ti­vo con dis­ca­pa­ci­dad des­de una óp­ti­ca mé­di­coa­sis­ten­cia­lis­ta, omi­tien­do su po­ten­cia­li­dad eró­ti­ca y mi­ni­mi­zan­do su decisión de ejer­cer su se­xua­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.