DIS­CA­PA­CI­DAD Y AC­CE­SO A LA TIE­RRA

El pa­pel de las mu­je­res in­dí­ge­nas y ru­ra­les an­te la CEDAW.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - LI­LIA­NA VIANEY VAR­GAS VÁS­QUEZ Con­se­je­ra Con­sul­ti­va del IN­MU­JE­RES. Li­lia­na Vianey Var­gas Vás­quez,

Si los gri­tos de in­dig­na­ción por par­te de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se jun­ta­ran, la me­lo­día se­ría una ópe­ra de la de­nun­cia. Pien­so en una me­lo­día pa­ra ima­gi­nar­me que un día, la con­di­ción que vi­ven las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pue­da ser es­cri­ta con tin­tas ins­pi­ra­das des­de lo más sub­je­ti­vo po­si­ble que es­ta po­bla­ción vi­ve. Sin em­bar­go, lo que te­ne­mos de fren­te es una so­cie­dad que, de vez en cuan­do, re­cuer­da su res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad; re­cuer­do que es traí­do al pre­sen­te por ac­ti­vis­tas de los derechos hu­ma­nos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, co­mo su­ce­dió en el 70 pe­rio­do de se­sio­nes del Co­mi­té de la Con­ven­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de to­das las Formas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer (CEDAW, por sus si­glas en in­glés) rea­li­za­do en Ginebra, Sui­za. En es­ta oca­sión, se vi­si­bi­li­zó una de­man­da muy con­cre­ta: las mu­je­res in­dí­ge­nas y ru­ra­les con dis­ca­pa­ci­dad y el ac­ce­so a la tie­rra, co­mo par­te de un in­for­me más am­plio.

En­tre otras co­sas, lo que se de­nun­cia en es­te in­for­me son las con­di­cio­nes de vi­da que lle­van las mu­je­res in­dí­ge­nas y ru­ra­les con dis­ca­pa­ci­dad y su ex­pe­rien­cia de inac­ce­si­bi­li­dad a la tie­rra; lo que re­su­me la de­nun­cia es que, fre­cuen­te­men­te, no se re­co­no­ce la ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra la ad­qui­si­ción de un bien; más gra­ve aún, cuan­do a una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad ni si­quie­ra se le con­si­de­ra co­mo una per­so­na su­je­ta de derechos pa­ra ad­qui­rir un bien pri­mor­dial so­bre el cual se te­jen las iden­ti­da­des cul­tu­ra­les y de re­cur­sos ma­te­ria­les.

Lo que in­tere­sa aquí, es se­ña­lar cuá­les son las im­pli­ca­cio­nes pa­ra una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad el con­tar o no con un re­cur­so mínimo del cual pu­die­ra ob­te­ner sus prin­ci­pa­les re­cur­sos bá­si­cos de ali­men­ta­ción, y en ese sen­ti­do ha­bría­mos de plan­tear­nos va­rias pre­gun­tas: ¿qué tan­to las po­lí­ti­cas es­ta­ta­les en­ca­mi­na­das pa­ra ga­ran­ti­zar los Derechos Hu­ma­nos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad bus­can te­ner un abor­da­je fo­ca­li­za­do, di­fe­ren­cia­do y cul­tu­ral­men­te per­ti­nen­te? ¿Cuá­les son las ac­cio­nes im­pul­sa­das por el Es­ta­do pa­ra po­ner en de­ba­te pú­bli­co la si­tua­ción y con­di­ción de las per­so­nas in­dí­ge­nas con dis­ca­pa­ci­dad? ¿Qué tan­to se es­cu­cha la de­man­da de las per­so­nas in­dí­ge­nas con dis­ca­pa­ci­dad al in­te­rior de sus co­mu­ni­da­des y fue­ra de ellas?

Es­tas pre­gun­tas las pon­go pa­ra po­der ima­gi­nar­nos el con­tex­to de la cons­truc­ción de las po­lí­ti­cas de atención, que de­bie­ran de ser ga­ran­tes de los derechos hu­ma­nos de las per­so­nas in­dí­ge­nas y ru­ra­les con dis­ca­pa­ci­dad.

Ima­gi­né­mo­nos que las ac­cio­nes se li­mi­ta­ran a la di­fu­sión de un car­tel en los pa­si­llos de los edi­fi­cios de los mu­ni­ci­pios con po­bla­ción in­dí­ge­na, don­de se anun­cie la po­si­bi­li­dad de ser be­ne­fi­cia­ria de unos len­tes o pro­ce­sos qui­rúr­gi­cos de in­ter­ven­ción ocular (lo cual es­tá muy bien) o la po­si­bi­li­dad de con­tar con unos apa­ra­tos pa­ra la sor­de­ra, o en su ca­so, ser be­ne­fi­cia­ria de una si­lla de rue­das (útil en una co­mu­ni­dad de la sierra pa­ra re­co­rrer la co­ci­na).

Su­pon­ga­mos que pa­ra ga­ran­ti­zar que las per­so­nas in­dí­ge­nas pue­dan te­ner ac­ce­so a la in­for­ma­ción, las au­to­ri­da­des lo­ca­les ha­cen to­do lo po­si­ble: anun­cian es­tos be­ne­fi­cios por apa­ra­tos de so­ni­do en una de las 68 len­guas me­xi­ca­nas; otros más to­man la decisión de re­co­rrer las ca­sas don­de po­si­ble­men­te ne­ce­si­ten es­te ti­po de ayu­da; otros con me­dios más modernos, anun­cian el apo­yo me­dian­te sus ra­dios co­mu­ni­ta­rias; en fin, podemos pen­sar en una pa­ra­fer­na­lia que ten­ga en­tre sus me­tas ase­gu­rar la co­ber­tu­ra de es­tos be­ne­fi­cios.

Pen­se­mos de nue­vo en lo des­cri­to an­te­rior­men­te: se in­for­ma a una po­bla­ción ne­ce­si­ta­da, al­gu­nos fa­mi­lia­res se acer­can pa­ra in­for­mar­se de ma­ne­ra más de­ta­lla­da, otros más ya sa­ben que ello im­pli­ca tras­la­dos ha­cia la ciu­dad ca­pi­tal, su re­cur­so eco­nó­mi­co no da pa­ra pa­gar el pa­sa­je y la ali­men­ta­ción de dos per­so­nas; al­gu­na que otra fa­mi­lia de­ci­de aven­tu­rar­se pa­ra ser be­ne­fi­cia­da, otras de­fi­ni­ti­va­men­te le te­men al mal­tra­to y la im­po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se en es­pa­ñol y de­ci­den no acu­dir. Al fi­nal, po­cas fa­mi­lias son las be­ne­fi­cia­das: una que otra con­si­gue un apa­ra­to pa­ra la sor­de­ra, a una más le ope­ra­ron sus ojos; las si­llas de rue­das fue­ron en­via­das pa­ra dos be­ne­fi­cia­rias, y así una lis­ta de ac­cio­nes.

Pe­ro, ¿có­mo se con­fi­gu­ra una atención in­te­gral en el mar­co de es­tas ac­cio­nes? ¿Có­mo es que se eva­lúan los cam­bios en la ca­li­dad de vi­da de la per­so­na be­ne­fi­cia­da?

Muchos son los ca­mi­nos que que­dan por re­co­rrer; en­tre otras co­sas, se ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te re­vi­sar de qué ma­ne­ra, có­mo y dón­de ob­tie­nen las mu­je­res in­dí­ge­nas con dis­ca­pa­ci­dad sus re­cur­sos de sub­sis­ten­cia, o en su ca­so sa­ber có­mo la obli­ga­ción es­ta­tal es­tá ga­ran­ti­zan­do que una per­so­na pue­da te­ner una vi­da dig­na en con­di­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma, al mis­mo tiem­po, pre­gun­tar­nos có­mo esas ac­cio­nes es­tán ga­ran­ti­zan­do la par­ti­ci­pa­ción ple­na de las per­so­nas al in­te­rior de sus co­mu­ni­da­des. Al fi­nal de cuen­tas, de lo que ha­bla­mos aquí es que no exis­te in­for­ma­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal fi­de­dig­na que pue­da ir mar­can­do las pau­tas de in­ter­ven­ción con una pers­pec­ti­va de derechos hu­ma­nos, gé­ne­ro y de per­ti­nen­cia cul­tu­ral.

Se ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te re­vi­sar de qué ma­ne­ra, có­mo y dón­de ob­tie­nen las mu­je­res in­dí­ge­nas con dis­ca­pa­ci­dad sus re­cur­sos de sub­sis­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.