VI­VIEN­DA ADE­CUA­DA

Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no cuen­tan con las opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­ce­der al derecho hu­mano y cons­ti­tu­cio­nal de una vi­vien­da.

Milenio - Todas - - Osc - GUS­TA­VO GU­TIÉ­RREZ-LEE

Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal de Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad Mé­xi­co, A.C.

Ha­blar so­bre la dis­ca­pa­ci­dad es di­fí­cil, ya que es un fe­nó­meno com­ple­jo que re­fle­ja una in­ter­ac­ción en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas del or­ga­nis­mo hu­mano y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la so­cie­dad en la que vi­ve. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) re­por­ta que 6.6% de la po­bla­ción me­xi­ca­na tie­ne al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad; al tra­du­cir­lo en nú­me­ro de per­so­nas y, a su vez, mul­ti­pli­car­lo por el nú­me­ro de vin­cu­la­cio­nes y/o re­la­cio­nes que tie­nen con otras per­so­nas de la so­cie­dad, po­dre­mos ob­ser­var el “fac­tor re­la­cio­nal” del fe­nó­meno. Es de­cir, no podemos abor­dar el te­ma de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad co­mo al­go ajeno a no­so­tras o no­so tros, por­que una so­cie­dad —en el sen­ti­do de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS)— bus­ca no ex­cluir ni de­jar atrás a na­die, re­du­cien­do las de­sigual­da­des de to­do ti­po.

Ha­blar re­pe­ti­da­men­te de es­ta cir­cuns­tan­cia es obli­ga­ción pa­ra crear un len­gua­je, pa­ra “ha­cer vi­si­bles” a aque­llas per­so­nas que tor­na­mos “in­vi­si­bles” me­dian­te una dis­cri­mi­na­ción es­truc­tu­ral, crean­do es­tig­mas, pre­jui­cios o es­te­reo­ti­pos so­bre las per­so­nas que tie­nen al­gu­na di­ver­si­dad fun­cio­nal, pro­vo­can­do con ello su ex­clu­sión en muchos ám­bi­tos de la vi­da so­cial, así co­mo la ne­ga­ción de sus derechos. Si a su con­di­ción dis­tin­ta se le aña­den otros ele­men­tos de vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo ser mu­jer, ni­ña, ni­ño, edad, ori­gen ét­ni­co, etc., la las­ti­mo­sa ex­clu­sión se exa­cer­ba.

En mi ám­bi­to de in­fluen­cia den­tro del sec­tor vi­vien­da, veo que la fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­ce­der al derecho hu­mano y cons­ti­tu­cio­nal de una vi­vien­da ade­cua­da es te­rri­ble.

En pri­mer lu­gar, por­que la ma­yo­ría de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no tie­nen un em­pleo for­mal y el ac­ce­so a una vi­vien­da pa­re­ce más un derecho la­bo­ral que cons­ti­tu­cio­nal. En se­gun­do tér­mino, por­que las vi­vien­das que se ofer­tan a las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad que es­tán en el mer­ca­do la­bo­ral no es­tán di­se­ña­das pa­ra que pue­dan vi­vir y ha­bi­tar plenamente en la vi­vien­da que lo­gran ad­qui­rir, au­na­do a ello, las com­pli­ca­cio­nes que

Gus­ta­vo Gu­tié­rrez-Lee,

re­pre­sen­ta — co­mo pa­ra mu­chas otras per­so­nas— el he­cho de que sus vi­vien­das se en­cuen­tren en lu­ga­res ale­ja­dos de sus cen­tros de tra­ba­jo, es­par­ci­mien­to o re­la­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, y que la mo­vi­li­dad sea un gran re­to y re­pre­sen­te un al­to cos­to.

Por úl­ti­mo, hay muy po­cos me­ca­nis­mos es­truc­tu­ra­les o pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les que pien­sen en di­se­ñar op­cio­nes (de fi­nan­cia­mien­to, apo­yos eco­nó­mi­cos, di­se­ños par­ti­ci­pa­ti­vos) pa­ra pro­du­cir mo­de­los de vi­vien­da ade­cua­dos a sus ne­ce­si­da­des, ti­tu­la­ción de te­rre­nos o ha­bi­li­ta­ción de sue­lo ap­to pa­ra cons­truir las vi­vien­das pa­ra es­ta po­bla­ción, que per­mi­tan a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad sin un em­pleo for­mal — que son la gran ma­yo­ría— ac­ce­der a una solución de vi­vien­da.

Im­pul­sar to­dos los ODS, muy par­ti­cu­lar­men­te el 10 y el 11, es fun­da­men­tal pa­ra ofre­cer la opor­tu­ni­dad de que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cuen­ten con una vi­vien­da ade­cua­da. Des­de la so­cie­dad ci­vil he­mos bus­ca­do op­cio­nes e in­ten­ta­do in­ci­dir en po­lí­ti­cas pú­bli­cas que coad­yu­ven a la rea­li­za­ción de es­te derecho: pug­nar por otro Mé­xi­co po­si­ble don­de la vi­vien­da sea sím­bo­lo de ple­ni­tud de derechos, de pro­yec­ción de vi­da, de cons­truc­ción de sue­ños, de se­gu­ri­dad y desa­rro­llo, de afir­ma­ción, de iden­ti­dad y de­cla­ra­ción elo­cuen­te de que no hay so­cie­dad sus­ten­ta­ble si no hay jus­ti­cia e igual­dad.

Hay muy po­cos me­ca­nis­mos es­truc­tu­ra­les o pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les que pien­sen en di­se­ñar op­cio­nes (de fi­nan­cia­mien­to y apo­yos eco­nó­mi­cos), pa­ra pro­du­cir mo­de­los de vi­vien­da ade­cua­dos pa­ra es­ta po­bla­ción

VI­DEOS: • Una vi­vien­da ade­cua­da pa­ra Ig­na­cio - Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad Mé­xi­co https://www.you­tu­be.com/watch?v=JC2i_e3oJig • Una vi­vien­da ade­cua­da pa­ra Ema­nuel - Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad Mé­xi­co https://www.you­tu­be.com/watch?v=cmQWfy8f3JU • Una vi­vien­da ade­cua­da pa­ra Al­ber­to - Há­bi­tat pa­ra la Hu­ma­ni­dad Mé­xi­co https://www.you­tu­be.com/watch?v=y6Q4Mvj­qPQY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.