AGRE­SIO­NES SE­XUA­LES EN EL SI­LEN­CIO

Milenio - Todas - - Reportaje -

En los ca­sos don­de es po­si­ble in­ter­po­ner una de­nun­cia, que son los me­nos, las víc­ti­mas y fa­mi­lia­res se en­cuen­tran con per­so­nal sin ca­pa­ci­ta­ción que ter­mi­na por re­vic­ti­mi­zar a las mu­je­res

En Mé­xi­co no es po­si­ble sa­ber cuán­tas mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad han si­do víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual. De acuer­do con Ire­ne To­ri­ces Ro­dar­te, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Gru­po Edu­ca­ti­vo In­ter­dis­ci­pli­na­rio en Se­xua­li­dad Hu­ma­na y Atención a la Dis­ca­pa­ci­dad A.C., es­to se de­be, prin­ci­pal­men­te, a que las víc­ti­mas no de­nun­cian de­bi­do a las li­mi­tan­tes de co­mu­ni­ca­ción o mo­vi­li­dad, de­pen­dien­do del ti­po de dis­ca­pa­ci­dad que pre­sen­tan.

La ma­yo­ría de es­tos ata­ques, de acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, ocu­rren en el in­te­rior de los ho­ga­res, en don­de son per­pe­tra­dos por fa­mi­lia­res o co­no­ci­dos, o bien en los cen­tros es­co­la­res.

“En muchos ca­sos, la iden­ti­fi­ca­ción de las agre­sio­nes se­xua­les se da por pre­sen­cia de in­di­ca­do­res de­ri­va­dos de abu­sos o vio­la­cio­nes, o por­que las mu­je­res lle­gan a que­dar em­ba­ra­za­das y es cuan­do la fa­mi­lia se da cuen­ta”, di­ce To­ri­ces.

Pe­ro los ata­ques no son ex­clu­si­vos de es­tas zo­nas, la es­pe­cia­lis­ta re­la­ta que tie­ne co­no­ci­mien­to de ca­sos en don­de fun­cio­na­rios pú­bli­cos han co­me­ti­do es­te ti­po de agre­sio­nes.

En los ca­sos don­de es po­si­ble in­ter­po­ner una de­nun­cia, que son los me­nos, las víc­ti­mas y fa­mi­lia­res se en­cuen­tran con per­so­nal sin ca­pa­ci­ta­ción que ter­mi­na por re­vic­ti­mi­zar a las mu­je­res. “Ni si­quie­ra exis­te en es­tas de­pen­den­cias un in­tér­pre­te de len­gua­je de se­ñas”, ex­pli­ca Ire­ne To­ri­ces.

Al ha­blar del tra­ba­jo de la organización Gru­po Edu­ca­ti­vo In­ter­dis­ci­pli­na­rio en Se­xua­li­dad Hu­ma­na y Atención a la Dis­ca­pa­ci­dad A.C., su di­rec­to­ra se­ña­la que en cier­tas tem­po­ra­das re­ci­ben más ca­sos de agre­sio­nes se­xua­les a mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad.

“En los pe­rio­dos pos­te­rio­res a las va­ca­cio­nes de ve­rano re­ci­bi­mos has­ta sie­te ca­sos de vio­len­cia se­xual a la se­ma­na, vie­nen re­mi­ti­dos por la pro­pia Pro­cu­ra­du­ría, por es­cue­las o por los pa­dres de fa­mi­lia. Es­to tie­ne que ver con que exis­te una ma­yor per­ma­nen­cia en el con­tex­to fa­mi­liar que, cuan­do es­tá por ter­mi­nar el ci­clo es­co­lar, es cuan­do hay me­nor cui­da­do en los cen­tros es­co­la­res”.

Es di­fí­cil ha­blar de es­tra­te­gias de pre­ven­ción efec­ti­vas en es­ta ma­te­ria ya que, aun cuan­do se es­ta­ble­ce en la Con­ven­ción de los Derechos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad que se de­ben res­pe­tar sus derechos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, no exis­te una cul­tu­ra pa­ra ello y las au­to­ri­da­des no cumplen con sus obli­ga­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar­les ta­les derechos.

No se ha­bla de que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad tie­nen derecho a ejer­cer su se­xua­li­dad, no exis­te edu­ca­ción en­tre las au­to­ri­da­des, en cen­tros es­co­la­res o de reha­bi­li­ta­ción. Por tan­to, si no se ha­bla y no se cam­bia la in­vi­si­bi­li­za­ción que hay res­pec­to de es­te te­ma, no se­rá po­si­ble di­se­ñar es­tra­te­gias de pre­ven­ción y atención.

Ire­ne To­ri­ces ex­pli­ca que, ac­tual­men­te, los ser­vi­cios de salud se­xual y re­pro­duc­ti­va pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad son inexis­ten­tes, si­gue sien­do, di­ce, una asig­na­tu­ra pen­dien­te.

“La po­bla­ción sor­da es la que pre­sen­ta los ín­di­ces más ele­va­dos de trans­mi­sión de VIH, pe­ro las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no es­tán si­quie­ra con­tem­pla­das en­tre el pú­bli­co objetivo de las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas”.

Es in­dis­pen­sa­ble te­ner más in­for­ma­ción y que con­te­mos con per­so­nal al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do en las ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y las mu­je­res que han si­do víc­ti­mas de al­gu­na agre­sión se­xual, re­ci­ban una atención ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.