CAR­TA EDITORIAL

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

Mi­llo­nes de mu­je­res y ni­ñas en Mé­xi­co son par­te de la po­bla­ción que vi­ve al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, fí­si­ca o men­tal. Ellas su­fren una múl­ti­ple dis­cri­mi­na­ción. Su atención sig­ni­fi­ca gran­des in­ver­sio­nes en salud, en edu­ca­ción y de apo­yo a sus fa­mi­lias.

En nues­tro país con­ta­mos con un mar­co nor­ma­ti­vo y el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de pro­pues­tas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pe­ro aún per­sis­ten con­di­cio­nes de des­ven­ta­ja, inequi­dad y dis­cri­mi­na­ción, que les im­pi­den el ejer­ci­cio pleno de sus derechos. Se re­quie­re una mi­ra­da que con­tri­bu­ya a la igual­dad en­tre va­ro­nes y mu­je­res en las dis­tin­tas in­ter­ven­cio­nes mé­di­cas, psi­co­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas.

Hoy en día la dis­ca­pa­ci­dad es con­si­de­ra­da una cues­tión cen­tral de la ga­ran­tía de sus derechos hu­ma­nos. Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les han con­clui­do que las per­so­nas es­tán dis­ca­pa­ci­ta­das por la so­cie­dad, no só­lo por sus cuer­pos, to­man­do en cuen­ta que, ade­más, se tra­ta de uno de los gru­pos más mar­gi­na­dos del mun­do.

De ahí la im­por­tan­cia del Pro­gra­ma Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo y la In­clu­sión de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad 2014-2018, que ha per­mi­ti­do di­se­ñar po­lí­ti­cas pú­bli­cas y ac­cio­nes que atem­pe­ren su si­tua­ción.

En es­te nú­me­ro de To­das abor­da­mos des­de dis­tin­tos án­gu­los la con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad de la po­bla­ción fe­me­ni­na. En In­mu­je­res preo­cu­pa, so­bre to­do, ade­más de la dis­cri­mi­na­ción, la in­clu­sión de las ni­ñas al sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal; el desa­rro­llo de la atención en salud; la ne­ce­sa­ria vi­sión de gé­ne­ro pa­ra apo­yar su desa­rro­llo, se­gún el ti­po de obs­tácu­los a que se en­fren­ta, y desa­rro­llar ac­cio­nes de acom­pa­ña­mien­to a las nu­me­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que las atien­den.

Im­por­tan­te tam­bién —en 2017 se hi­zo un fo­ro es­pe­cí­fi­co— es la pro­mo­ción de los derechos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad. He­mos pro­mo­vi­do su salud, aten­dien­do un se­ña­la­mien­to de la Organización Mun­dial de la Salud: “Las ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción de la salud y pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des só­lo ra­ras ve­ces tie­nen co­mo des­ti­na­ta­rias a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”.

Es­ta­mos aten­tas, por ejem­plo, a la de­tec­ción opor­tu­na del cán­cer ma­ma­rio y cér­vi­coute­ri­no, que se prac­ti­ca con me­nos fre­cuen­cia en las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad. Tam­bién el pe­so de las per­so­nas con de­fi­cien­cias in­te­lec­tua­les y dia­be­tes se verifica con me­nor fre­cuen­cia en las mu­je­res en es­ta si­tua­ción, lo que las po­ne en gra­ve riesgo de obe­si­dad. Las y los ado­les­cen­tes con dis­ca­pa­ci­dad que­dan ex­clui­das/os más a me­nu­do de los pro­gra­mas de edu­ca­ción se­xual.

Nos preo­cu­pa que, de acuer­do con in­for­ma­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía, 26% de las mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad sean anal­fa­be­tas, mien­tras que los va­ro­nes re­pre­sen­ten 19%.

Aun­que he­mos avan­za­do, incluso en cam­bios de con­cien­cia, pa­ra evi­tar la do­ble dis­cri­mi­na­ción, to­da­vía ha­cen fal­ta ac­cio­nes más glo­ba­les y sis­te­má­ti­cas. Mi­rar to­das las al­ter­na­ti­vas y las pro­pues­tas aquí reuni­das, co­mo los ba­lan­ces, se­gu­ra­men­te nos se­ña­la­rán el ca­mino pa­ra se­guir avan­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.