De­le­ga­da Re­gio­nal de la Zo­na Po­nien­te de la CDMX, ISSSTE.

Es fun­da­men­tal con­si­de­rar que es­te pa­ra­dig­ma per­mi­te te­ner una vi­sión ac­tual con­gruen­te del en­ve­je­ci­mien­to y la ve­jez.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - ELSA CA­RO­LI­NA RO­JAS

El en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble es­tá con­for­ma­do por la sa­lud fí­si­ca, el fun­cio­na­mien­to cog­ni­ti­vo, el bie­nes­tar y la par­ti­ci­pa­ción co­mo ele­men­tos fun­dan­tes

Es­ta­mos fren­te a un fe­nó­meno de­mo­grá­fi­co emer­gen­te, el en­ve­je­ci­mien­to, que da luz al te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos de las y los adul­tos ma­yo­res en pos de una vi­da dig­na y au­tó­no­ma. Una vi­da fe­liz y útil a la so­cie­dad.

En Mé­xi­co, la si­tua­ción pros­pec­ti­va, se­gún el INEGI, es­ta­ble­ce que ha­cia el año 2030, más de 15 mi­llo­nes de per­so­nas se­rán ma­yo­res de 65 años. La trans­for­ma­ción de la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal exi­ge la in­ter­ven­ción de dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, ins­ti­tu­cio­nes, so­cie­dad ci­vil y go­bier­nos; se es­pe­ran res­pues­tas en el cor­to pla­zo me­dian­te po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­te­gra­les y aten­ción a las de­man­das que es­ta po­bla­ción plan­tea, que van des­de las sa­ni­ta­rias has­ta el bie­nes­tar in­te­gral, pa­san­do por las de es­truc­tu­ra de te­ji­do so­cial.

El en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, OMS, 2002) es­tá con­for­ma­do por la sa­lud fí­si­ca, el fun­cio­na­mien­to cog­ni­ti­vo, el bie­nes­tar y la par­ti­ci­pa­ción co­mo ele­men­tos fun­dan­tes.

Se tra­ta de un pro­ce­so me­dian­te el que las per­so­nas ma­yo­res adop­tan o for­ta­le­cen es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles des­de la au­to­ges­tión, uti­li­zan­do tam­bién, de ma­ne­ra óp­ti­ma, sus re­des de apo­yo so­cial for­mal e in­for­mal. En su­ma, se sa­be que, des­de es­ta po­si­bi­li­dad teó­ri­ca y con una pers­pec­ti­va mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, de­tec­tar fac­to­res pro­tec­to­res es po­si­ble pa­ra, pos­te­rior­men­te, pro­mo­ver di­ver­sas es­tra­te­gias po­si­ti­vas de sa­lud in­te­gral en las per­so­nas ma­yo­res.

Es­tu­dios rea­li­za­dos por la OMS (2002) y por De la Ser­na (2003) in­di­can que, a ma­yor edad, los hom­bres se vuel­ven más pa­si­vos y las mu­je­res se con­vier­ten en ex­per­tas de los te­mas do­més­ti­cos y su en­torno. Por lo que el gé­ne­ro es de­ter­mi­nan­te en el pa­pel tra­di­cio­nal de las mu­je­res co­mo cui­da­do­ras de la sa­lud aje­na, de­jan­do pen­dien­te su pro­pia vi­da.

Con­si­de­rar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro per­mi­ti­rá re­co­no­cer los va­cíos en la so­cia­li­za­ción di­fe­ren­cial de hom­bres y mu­je­res que, lle­gan­do a la ter­ce­ra edad, pue­den ver afec­ta­da su vi­da por pre­jui­cios y mi­tos acer­ca de lo que so­cial­men­te se es­pe­ra de sus ro­les.

En la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Zaragoza (FES) de la UNAM, he­mos desa­rro­lla­do una me­to­do­lo­gía ba­sa­da en el con­cep­to de En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo, es­ta­ble­ci­do por la OMS en 1999 co­mo “el pro­ce­so de op­ti­mi­za­ción de las opor­tu­ni­da­des de sa­lud, par­ti­ci­pa­ción y se­gu­ri­dad, con el fin de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da a me­di­da que las per­so­nas en­ve­je­cen”. Tie­ne tres ni­ve­les de abor­da­je, co­mo i) pa­ra­dig­ma, ii) es­tra­te­gia po­lí­ti­ca y iii) pro­gra­mas y ac­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. En es­te sen­ti­do, es in­dis­pen­sa­ble que se con­si­de­ren los tres ni­ve­les pa­ra el desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas na­cio­na­les, estatales y mu­ni­ci­pa­les, ya que el pa­ra­dig­ma sus­ten­ta la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, que es la ba­se ope­ra­ti­va pa­ra los pro­gra­mas y ac­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

Es­te mo­de­lo de aten­ción de nú­cleos ge­ron­to­ló­gi­cos, sus­ten­ta­do en el en­fo­que teó­ri­co del En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo y el Em­po­de­ra­mien­to, con in­ves­ti­ga­ción ac­ción, con­si­de­ra el au­to­cui­da­do, la ayu­da mu­tua y au­to­ges­tión, así co­mo el uso óp­ti­mo de las re­des de apo­yo so­cial for­mal e in­for­mal, con el fin de lo­grar el má­xi­mo de bie­nes­tar, sa­lud y ca­li­dad de vi­da de las y los adul­tos ma­yo­res en la co­mu­ni­dad. Co­mo re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción, se lo­gró que en el es­ta­do de Hi­dal­go se adop­ta­ra co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca el En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo.

Es fun­da­men­tal con­si­de­rar que el en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo es un pa­ra­dig­ma que per­mi­te te­ner una vi­sión ac­tual con­gruen­te del en­ve­je­ci­mien­to y la ve­jez, ya que se ha de­mos­tra­do que, en la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las per­so­nas ma­yo­res son fun­cio­na­les y por lo tan­to re­pre­sen­tan un ca­pi­tal so­cial fun­da­men­tal, so­bre to­do pa­ra ellas mis­mas.

Elsa Co­rrea Mu­ñoz,

Pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Zaragoza de la UNAM en el Di­plo­ma­do en Ge­ron­to­lo­gía. Pro­fe­so­ra ti­tu­lar en el Cur­so Uni­ver­si­ta­rio de En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo Pa­ra Adul­tos Ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.