Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de En­la­ce y For­ta­le­ci­mien­to de Or­ga­ni­za­cio­nes So­cia­les, CNDH.

Hay que su­mar es­fuer­zos pa­ra cons­truir una so­cie­dad en la que vi­vir con dig­ni­dad sea un de­re­cho pa­ra to­das las mu­je­res.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - TE­RE GÓ­MEZ DE LEÓN DEL RÍO

El ín­di­ce de en­ve­je­ci­mien­to au­men­ta y, con ello, el nú­me­ro de mu­je­res ma­yo­res. Da­tos de 2015 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INEGI) nos mues­tran que, del to­tal de la po­bla­ción en Mé­xi­co, 5.6% son mu­je­res y 4.8% hom­bres de 60 y más años; se­gún las pro­yec­cio­nes, ello agu­di­za­rá el pro­ce­so ha­cia una pi­rá­mi­de in­ver­ti­da. Ha­bla­mos de una fe­mi­ni­za­ción del en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro, ¿cuál es la vi­da que que­re­mos las mu­je­res ma­yo­res en Mé­xi­co y en el mun­do?

Exis­te ma­yo­ri­ta­ria­men­te una vi­sión ne­ga­ti­va en torno al en­ve­je­ci­mien­to, que se ve in­ten­si­fi­ca­da de ma­ne­ra más drás­ti­ca en el sec­tor fe­me­nino. Pen­sar en per­so­nas ma­yo­res ge­ne­ra una ima­gen in­me­dia­ta de es­te­reo­ti­po, ca­rac­te­ri­za­da por la im­pro­duc­ti­vi­dad, el desasi­mien­to, des­com­pro­mi­so o des­vin­cu­la­ción, la in­fle­xi­bi­li­dad, la se­ni­li­dad, la de­bi­li­dad y la de­pen­den­cia; si a ello le su­ma­mos la dis­cri­mi­na­ción por ra­zón de gé­ne­ro y las con­se­cuen­cias que las cons­truc­cio­nes so­cia­les traen a lo lar­go de la vi­da de las mu­je­res a ni­vel fa­mi­liar, so­cial y la­bo­ral, por men­cio­nar só­lo al­gu­nos ám­bi­tos, se con­fi­gu­ra un au­tén­ti­co es­ce­na­rio de dis­cri­mi­na­ción múl­ti­ple.

To­do es­to se tra­du­ce en la pro­mo­ción de di­ver­sas for­mas de ex­clu­sión, por ejem­plo, del ám­bi­to la­bo­ral for­mal, de­ri­va­do del rol tra­di­cio­nal de la mu­jer en las ta­reas del ho­gar, lo que se en­cuen­tra es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do, a su vez, con la fal­ta de ac­ce­so a es­que­mas de se­gu­ri­dad so­cial que le ga­ran­ti­cen una ma­nu­ten­ción su­fi­cien­te y ade­cua­da du­ran­te su eta­pa de ve­jez.

Lo an­te­rior se en­cuen­tra con­tem­pla­do por la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de los De­re­chos de las Per­so­nas Ma­yo­res1, adop­ta­da el 15 de ju­nio de 2015 en Wa­shing­ton, D.C., Es­ta­dos Uni­dos, y ra­ti­fi­ca­da por seis es­ta­dos miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (Mé­xi­co no es­tá en­tre ellos) que en su ar­tícu­lo 8, in­ci­so a), di­ce lo si­guien­te: • La per­so­na ma­yor tie­ne de­re­cho a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, pro­duc­ti­va, ple­na y efec­ti­va den­tro de la fa­mi­lia, la co­mu­ni­dad y la so­cie­dad pa­ra su in­te­gra­ción en to­das ellas. • Los Es­ta­dos Par­te adop­ta­rán me­di­das pa­ra que la per­so­na ma­yor ten­ga la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par ac­ti­va y pro­duc­ti­va­men­te en la co­mu­ni­dad, y pue­da desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des y po­ten­cia­li­da­des. A tal fin: • Crea­rán y for­ta­le­ce­rán me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción e in­clu­sión so­cial de la per­so­na ma­yor en un am­bien­te de igual­dad, que per­mi­ta erra­di­car los pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos que obs­ta­cu­li­cen el pleno dis­fru­te de es­tos de­re­chos. Asi­mis­mo, el ar­tícu­lo 32, b) aña­de que es ne­ce­sa­rio: • Fo­men­tar una ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia la ve­jez y un tra­to digno, res­pe­tuo­so y con­si­de­ra­do ha­cia la per­so­na ma­yor y, so­bre la ba­se de una cul­tu­ra de paz, im­pul­sar ac­cio­nes de di­vul­ga­ción, pro­mo­ción de los de­re­chos y em­po­de­ra­mien­to de la per­so­na ma­yor, así co­mo evi­tar el len­gua­je e imá­ge­nes es­te­reo­ti­pa­das so­bre la ve­jez. No hay que ol­vi­dar las di­ver­sas alu­sio­nes con­tem­pla­das por di­cho do­cu­men­to en cuan­to a igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción por ra­zo­nes de edad, el de­re­cho a la pro­pie­dad, el de­re­cho a la se­gu­ri­dad y a una vi­da sin nin­gún ti­po de vio­len­cia, así co­mo el de­re­cho a la edu­ca­ción, con re­fe­ren­cias ex­pre­sas re­la­ti­vas a la si­tua­ción de la mu­jer ma­yor2.

Sin em­bar­go, no to­do que­da ahí. El 15 de ju­nio de 2018, en el mar­co del Día Mun­dial de To­ma de Con­cien­cia del Abu­so y Mal­tra­to en la Ve­jez, la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos en­fa­ti­zó que “el pa­so de los años no cons­ti­tu­ye li­mi­tan­te pa­ra el go­ce y ejer­ci­cio de los de­re­chos hu­ma­nos”. Rei­te­ran­do la re­le­van­cia de que el Es­ta­do me­xi­cano se ad­hie­ra a di­cho ins­tru­men­to, agre­gó la im­por­tan­cia de im­ple­men­tar “me­di­das es­pe­cia­les que in­clu­yan la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y la pre­ven­ción de cual­quier for­ma de vio­len­cia con­tra esa po­bla­ción”

Es en es­te mo­men­to cuan­do nos plan­tea­mos lo si­guien­te: ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra la con­se­cu­ción de una so­cie­dad en la que las mu­je­res vi­van con dig­ni­dad du­ran­te to­do su ci­clo de vi­da, y en el ca­so que nos ocu­pa, en su ve­jez?

Ser mu­jer, en­ve­je­cer y ser vie­ja se­rá una com­bi­na­ción muy com­ple­ja en es­ta so­cie­dad, si no su­ma­mos es­fuer­zos pa­ra la cons­truc­ción de una so­cie­dad en la que vi­vir con dig­ni­dad sea un de­re­cho

El 29 de no­viem­bre de 2017, en Pue­bla, or­ga­nis­mos de pro­tec­ción no ju­ris­dic­cio­nal de de­re­chos hu­ma­nos, de­pen­den­cias y en­ti­da­des del Po­der Eje­cu­ti­vo, re­pre­sen­tan­tes de los Po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial, or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral, se reunie­ron en el Fo­ro In­ter­na­cio­nal De­re­chos Hu­ma­nos, Gé­ne­ro y En­ve­je­ci­mien­to: el pa­pel de las Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Ci­vil, don­de por me­dio de di­ver­sos gru­pos de tra­ba­jo te­má­ti­cos in­ter­dis­ci­pli­na­res se desa­rro­lló y sus­cri­bió la “De­cla­ra­ción En­ve­je­cer con Dig­ni­dad y De­re­chos Hu­ma­nos: Nues­tra Me­ta” 4. Ello su­po­ne un pa­ra­dig­ma de bue­nas prác­ti­cas en la con­jun­ción de de­man­das he­te­ro­gé­neas que nos per­mi­tan ir ha­cia la má­xi­ma as­pi­ra­ción de dig­ni­dad hu­ma­na con­sa­gra­da en el ar­tícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos.

Se re­quie­re de la su­ma de es­fuer­zos pa­ra la cons­truc­ción y ar­mo­ni­za­ción de le­gis­la­ción y po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­cien­tes a ni­vel lo­cal y na­cio­nal, y de ac­cio­nes po­si­ti­vas que per­mi­tan ir ha­cia una igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en to­dos los ni­ve­les y eda­des. Tam­bién es ne­ce­sa­ria la ge­ne­ra­ción de diá­lo­gos que per­mi­tan la con­jun­ción de de­man­das en la ma­te­ria, una la­bor dia­ria des­de nues­tros es­pa­cios, em­pe­zan­do por una co­mu­ni­ca­ción in­clu­yen­te y la ge­ne­ra­ción de una ima­gen so­cial po­si­ti­va de per­so­na ma­yor, en es­pe­cial de las mu­je­res.

Ca­be des­ta­car, en­ton­ces, la “De­cla­ra­ción Po­lí­ti­ca y Plan de Ac­ción In­ter­na­cio­nal de Ma­drid so­bre el En­ve­je­ci­mien­to”, de­ri­va­da de la Se­gun­da Asamblea Mun­dial so­bre el En­ve­je­ci­mien­to, rea­li­za­da en abril de 20025, de la que Mé­xi­co fue par­tí­ci­pe.

Es­ta De­cla­ra­ción de­di­ca uno de sus apar­ta­dos a la im­por­tan­cia de las imá­ge­nes del en­ve­je­ci­mien­to, mos­trán­do­nos que es tras­cen­den­tal ge­ne­rar una ima­gen po­si­ti­va de es­te, y a la ne­ce­si­dad de te­ner co­mo ob­je­ti­vo el lo­gro de un ma­yor re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de la au­to­ri­dad, la sa­bi­du­ría, la pro­duc­ti­vi­dad y otras con­tri­bu­cio­nes im­por­tan­tes de las per­so­nas de edad.

Se vuel­ve fun­da­men­tal re­ca­pi­tu­lar las re­co­men­da­cio­nes y com­pro­mi­sos ex­pre­sa­dos en la “De­cla­ra­ción En­ve­je­cer con Dig­ni­dad y De­re­chos Hu­ma­nos: Nues­tra Me­ta”, don­de se re­cal­ca la im­por­tan­cia de la ar­ti­cu­la­ción mul­ti­dis­ci­pli­nar pa­ra la cons­truc­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en la ve­jez, así co­mo la re­le­van­cia del va­lio­so po­der que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen en la pro­mo­ción de una ima­gen so­cial ba­jo un en­fo­que de en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo y sa­lu­da­ble, con un len­gua­je in­clu­yen­te, que per­mi­ta de­cons­truir los es­te­reo­ti­pos vi­gen­tes y con­tem­ple que la ve­jez no es so­lo una, sino mu­chas.

Es ne­ce­sa­rio evi­tar ver co­mo pro­ble­ma la pro­lon­ga­ción de la vi­da y tran­si­tar pa­ra con­si­de­rar­la co­mo una eta­pa más, en la que se go­za de una se­rie de com­pe­ten­cias ad­qui­ri­das y de gran en­ver­ga­du­ra, que pue­den ser de gran uti­li­dad en el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, las cua­les, a su vez, en­fa­ti­za­rán un rol ac­ti­vo de la per­so­na ma­yor en la so­cie­dad, de­jan­do la con­cep­ción im­pe­ran­te a un la­do. Es una prio­ri­dad que no se en­cuen­tra en la agen­da pú­bli­ca y que ca­da día afec­ta a más mu­je­res.

Ser mu­jer, en­ve­je­cer y ser vie­ja se­rá una com­bi­na­ción muy com­ple­ja en la so­cie­dad en la que vi­vi­mos pa­ra po­der con­so­li­dar la rea­li­za­ción de sus de­re­chos hu­ma­nos, si no su­ma­mos es­fuer­zos pa­ra la cons­truc­ción de una so­cie­dad en la que vi­vir con dig­ni­dad sea un de­re­cho de to­das las mu­je­res.

[1] Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Per­so­nas Ma­yo­res, adop­ta­da el 15 de ju­nio de 2015, Wa­shing­ton, D.C., Es­ta­dos Uni­dos. [2] Ar­tícu­los 5, 9, 20 y 23 de la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Per­so­nas Ma­yo­res. [3] Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma

nos, Lla­ma CNDH a fa­mi­lias, so­cie­dad y au­to­ri­da­des pa­ra erra­di­car la vio­len­cia con­tra las per­so­nas ma­yo­res, y reite­ra su ex­hor­to al Es­ta­do Me­xi­cano a ra­ti­fi­car la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de sus De­re­chos Hu­ma­nos, Co­mu­ni­ca­do de Pren­sa DGC/167/18, 15 de ju­nio de 2018. [4] Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, De­cla­ra­ción En­ve­je­cer con Dig­ni­dad y De­re­chos Hu­ma­nos: Nues­tra Me­ta, 29 de no­viem­bre del 2017, Pue­bla, Mé­xi­co. [5] Na­cio­nes Uni­das, De­cla­ra­ción Po­lí­ti­ca y Plan de Ac­ción In­ter­na­cio­nal de Ma­drid so­bre el En­ve­je­ci­mien­to, Se­gun­da Asam­bleaMun­dial so­bre el En­ve­je­ci­mien­to, Ma­drid, Es­pa­ña, abril de 2002.

Te­re Gó­mez de León Del Río,

Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de En­la­ce y For­ta­le­ci­mien­to de Or­ga­ni­za­cio­nes So­cia­les de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.