Je­fa de la Di­vi­sión de Es­tu­dios Pro­fe­sio­na­les, Tlax­ca­la, UNAM.

Hay que tra­ba­jar por una cul­tu­ra que in­clu­ya a las per­so­nas en­ve­je­ci­das pa­ra que par­ti­ci­pen, de­ci­dan y ac­túen pa­ra vi­vir dig­na­men­te.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - MA. DE LA LUZ MAR­TÍ­NEZ MAL­DO­NA­DO

El en­ve­je­ci­mien­to es un pro­ce­so que ca­da per­so­na vi­ve de for­ma dis­tin­ta, pro­duc­to de su his­to­ria de vi­da, cul­tu­ra, am­bien­te y de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les del lu­gar en el que se desen­vuel­ve. Así, el en­ve­je­ci­mien­to y la for­ma en que se vi­ve la ve­jez es di­fe­ren­te en­tre hom­bres y mu­je­res. La eta­pa de la ve­jez es de­fi­ni­da y cons­trui­da so­cial­men­te e im­pli­ca asu­mir ro­les di­fe­ren­tes a los desem­pe­ña­dos en las an­te­rio­res eta­pas de la vi­da. Lle­gar a ella im­pli­ca afron­tar una se­rie de re­tos que su­po­ne la re­con­fi­gu­ra­ción de la iden­ti­dad.

Vi­vir una ve­jez dig­na y fe­liz es el ob­je­ti­vo de la ma­yo­ría de las per­so­nas. Sin em­bar­go, es­to es muy di­fí­cil cuan­do la so­cie­dad ha cons­trui­do una ima­gen de la ve­jez, del en­ve­je­ci­mien­to y de las per­so­nas en­ve­je­ci­das, al­ta­men­te ne­ga­ti­va y pla­ga­da de pre­jui­cios, mi­tos y es­te­reo­ti­pos que con­du­cen a pro­ce­sos de dis­cri­mi­na­ción.

La ve­jez se piensa co­mo una eta­pa de de­ca­den­cia, pér­di­da, en­fer­me­dad y muer­te. Es­to se de­be a que nues­tra so­cie­dad tien­de a so­bre­va­lo­rar la juventud, a es­ta­ble­cer pa­tro­nes de be­lle­za aso­cia­dos a la mis­ma, así co­mo a pro­mo­ver la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­mo úni­ca op­ción pa­ra al­can­zar el éxi­to en la vi­da. De ahí que a las per­so­nas en­ve­je­ci­das se les mar­gi­ne, se les li­mi­ten opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y se les asu­ma co­mo su­je­tos que so­lo re­quie­ren asis­ten­cia.

An­te es­to, las per­so­nas, las co­mu­ni­da­des y las ins­ti­tu­cio­nes te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad co­mún: tra­ba­jar de ma­ne­ra con­jun­ta pa­ra vi­si­bi­li­zar, evi­den­ciar y erra­di­car las ac­ti­tu­des, los sen­ti­mien­tos y las prác­ti­cas que afec­ten la dig­ni­dad de las per­so­nas en­ve­je­ci­das, es­pe­cial­men­te de las mu­je­res.

Los ro­les de gé­ne­ro im­pues­tos so­cial­men­te, afec­tan a las mu­je­res y a los hom­bres que ini­cian el pro­ce­so del en­ve­je­ci­mien­to y vi­ven la eta­pa de la ve­jez. A las pri­me­ras, se les exi­ge un pa­trón de be­lle­za fí­si­ca que no pue­den cum­plir, se les ex­clu­ye de áreas del desa­rro­llo hu­mano co­mo la se­xua­li­dad, se les obli­ga a “ser abue­las” (in­clu­so lla­mán­do­las así, cuan­do no lo son) y se es­pe­ran de ellas com­por­ta­mien­tos “pro­pios de su edad”. A los hom­bres se les re­cha­za o mar­gi­na al per­der el pa­pel de pro­vee­do­res.

Hoy, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da a los 60 años es de 22 más (21 pa­ra hom­bres y 24 pa­ra mu­je­res), así que la pro­pues­ta de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les es al­can­zar un en­ve­je­ci­mien­to exi­to­so y digno. ¿Có­mo y qué ha­cer pa­ra lo­grar­lo en un es­ce­na­rio ad­ver­so?

La Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Zaragoza de la UNAM, por me­dio de la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción en Ge­ron­to­lo­gía y de la Li­cen­cia­tu­ra en Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio pa­ra el En­ve­je­ci­mien­to, pro­mue­ve una vi­sión en la que se re­co­noz­ca a la ve­jez co­mo una eta­pa más del desa­rro­llo hu­mano, en la que las per­so­nas pue­den po­ten­ciar sus ca­pa­ci­da­des y cons­truir fu­tu­ros di­fe­ren­tes.

Pa­ra tal fin, el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio re­sul­ta una es­tra­te­gia cla­ve pa­ra al­can­zar la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas en­ve­je­ci­das me­dian­te la edu­ca­ción; la pro­mo­ción de la for­ma­ción ciu­da­da­na y de la sa­lud; el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des re­si­lien­tes; el for­ta­le­ci­mien­to de com­por­ta­mien­tos ge­ne­ra­ti­vos, y la or­ga­ni­za­ción so­cial.

El en­ve­je­ci­mien­to es un asun­to que com­pe­te a to­dos y que, a me­nos que la muer­te nos al­can­ce an­tes, to­dos va­mos a ex­pe­ri­men­tar. Por lo an­te­rior, es fun­da­men­tal tra­ba­jar por una cul­tu­ra que in­clu­ya a las per­so­nas en­ve­je­ci­das, las con­vo­que a par­ti­ci­par, de­ci­dir y ac­tuar en su desa­rro­llo pa­ra vi­vir dig­na­men­te.

Los ro­les de gé­ne­ro im­pues­tos so­cial­men­te, afec­tan a las mu­je­res y a los hom­bres que ini­cian el pro­ce­so del en­ve­je­ci­mien­to y vi­ven la eta­pa de la ve­jez

Ma. de la Luz Mar­tí­nez Mal­do­na­do, Marissa Vivaldo Mar­tí­nez,

Je­fa de la Di­vi­sión de Es­tu­dios Pro­fe­sio­na­les Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Zaragoza Cam­pus 3, Tlax­ca­la, UNAM. Pro­fe­so­ra de la Li­cen­cia­tu­ra en Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio pa­ra el En­ve­je­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.