Di­rec­to­ra de In­no­va­ción Edi­to­rial en MI­le­nio.

Uno de ca­da 10 me­xi­ca­nos tie­ne más de 65 años. Es­ta pro­por­ción au­men­ta­rá rá­pi­da­men­te pa­ra 2050, pe­ro los cam­bios de po­lí­ti­cas pú­bli­cas no es­tán mo­vién­do­se a la mis­ma ve­lo­ci­dad.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - BÁRBARA AN­DER­SON

En po­co más de 30 años, 25% de la po­bla­ción de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OC­DE) y 17% de to­da la po­bla­ción mun­dial ten­drá más de 65 años. De he­cho, es­te gru­po de ma­yo­res de 60 es­tá cre­cien­do más rá­pi­do a ni­vel glo­bal que to­dos los gru­pos de edad más jo­ven. La ra­zón es ca­si ma­te­má­ti­ca: hay una mar­ca­da dis­mi­nu­ción de la fer­ti­li­dad ver­sus un au­men­to en la es­pe­ran­za de vi­da. El nú­me­ro de per­so­nas que se con­vier­ten en se­xa­ge­na­rios au­men­ta 3% por año en el mun­do.

Y es­to, que en otras épo­cas po­día ver­se co­mo una ex­ce­len­te no­ti­cia (¡vi­vi­mos más tiem­po!), se tra­ta en reali­dad de un pro­ble­ma pa­ra to­das las eco­no­mías, des­de las más desa­rro­lla­das a las más des­fa­vo­re­ci­das.

Vi­vir más no sig­ni­fi­ca que esos años de la ter­ce­ra edad se vi­van en to­tal ple­ni­tud.

De he­cho, la es­pe­ran­za de vi­da es­tá sien­do in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la ca­li­dad de vi­da.

“Es un te­ma mul­ti­fac­to­rial, que mo­di­fi­ca las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de cual­quier país des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud, so­cial y de la eco­no­mía, por el tiem­po en el que se ex­tien­den las pen­sio­nes y re­ti­ros”, me ex­pli­ca­ba Dia­na Bow­ser, res­pon­sa­ble de los Pro­gra­mas In­ter­na­cio­na­les de Har­vard, du­ran­te un se­mi­na­rio de Cui­da­do de la Sa­lud y Ca­li­dad de Vi­da, que ofre­ció ha­ce unas se­ma­nas la Es­cue­la T. H. Chan de Sa­lud Pú­bli­ca de la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se.

En es­ta ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va ya tie­nen una ma­ne­ra mu­cho más ho­nes­ta de me­dir la es­pe­ran­za de vi­da: la Qua­lity Ajus­ted Li­fe Year ( QALY) o ex­pec­ta­ti­va de vi­da ajus­ta­da a la ca­li­dad.

El da­to es el re­sul­ta­do de la res­ta de los años de vi­da de una per­so­na al tiem­po en que tu­vo al­gu­na en­fer­me­dad, dis­ca­pa­ci­dad o si­tua­ción que le ha­ya qui­ta­do su in­de­pen­den­cia.

En­ten­der qué pa­sa des­pués de los 65 años, qué cam­bia en las ne­ce­si­da­des de aten­ción, de sa­lud y de cui­da­dos de­be­ría (nó­te­se mi ver­bo en po­ten­cial) ser to­ma­do en cuen­ta por los go­bier­nos pa­ra crear pla­nes so­cia­les a la me­di­da de ca­da país y re­dis­tri­buir, in­clu­so, re­cur­sos don­de real­men­te se ne­ce­si­tan y por el tiem­po, por los años ex­tras en que se ne­ce­si­ta­rán.

“En La­ti­noa­mé­ri­ca, en­tre el 2000 y 2015, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da au­men­tó 25 años y en al­gu­nos paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na o Uru­guay lle­gó a 30 años”, me ex­pli­ca­ba Ri­fat Atun, pro­fe­sor de Sis­te­mas de Sa­lud Glo­ba­les tam­bién de Har­vard.

Pe­ro, sin du­da, los cam­bios en po­lí­ti­cas pú­bli­cas no ha lle­va­do el mis­mo en­vión. Los go­bier­nos tra­ba­jan, por ejem­plo, en el sec­tor de sa­lud de ma­ne­ra reac­ti­va (reac­cio­nan­do al día a día) an­tes que proac­ti­va­men­te, con pre­ven­ción y pre­vi­sión, por­que el fu­tu­ro no es un lu­gar don­de pue­dan ca­pi­ta­li­zar sus ac­cio­nes. “A los po­lí­ti­cos les gus­ta más inau­gu­rar que pre­ve­nir”, agre­gó Atun.

Efec­to Trump

“Hay que em­pe­zar a ha­blar del en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble y de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. La ma­ne­ra de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da es con esos cui­da­dos que pue­den sig­ni­fi­car me­jor ac­ce­so a mor­fi­na, ayu­da en la ca­sa y de la co­mu­ni­dad. El en­ve­je­cer sa­lu­da­ble in­clu­ye trans­por­te, vi­vien­da y sa­lud”, me de­cía en el mis­mo se­mi­na­rio Fe­li­cia Knaul que, a pe­sar de ser ca­na­dien­se y di­ri­gir un ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­cio­nes en Mia­mi, co­no­ce de cer­ca a Mé­xi­co, ya que es la eco­no­mis­ta prin­ci­pal de la Fun­da­ción de Sa­lud de Mé­xi­co (Fun­dSa­lud) y es ade­más, la es­po­sa de Ju­lio Frenck, uno de los me­jo­res se­cre­ta­rios de Sa­lud que he­mos te­ni­do.

Y me con­tó una fe­nó­meno que no te­nía en cuen­ta: el Efec­to Trump.

Hoy, en to­do el mun­do, ca­si dos ter­cios de los mi­gran­tes son per­so­nas que su­pe­raron los 55 años y una ter­ce­ra par­te de ellos tie­nen más de 65.

“Lo mis­mo apli­ca en Mé­xi­co. Mu­chos mi­gran­tes que fue­ron per­so­nas pro­duc­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos, que pa­ga­ron im­pues­tos en ese país, no pue­den re­ci­bir aten­ción mé­di­ca en la eco­no­mía a la que apor­ta­ron. Por ello, mi­gran de re­gre­so a Mé­xi­co don­de exis­te el ac­ce­so uni­ver­sal a la sa­lud. Es el Efec­to Trump”, agre­gó Knaul.

En la ac­tua­li­dad, no so­lo no hay pla­nes reales de aten­ción a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad en Mé­xi­co ( nue­va­men­te, tam­po­co hay da­tos con­cre­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo y la Com­pe­ti­ti­vi­dad¬In­dec), sino que no se es­tá to­man­do en cuen­ta que hay una olea­da de adul­tos ma­yo­res con en­fer­me­da­des cró­ni­cas, en su ma­yo­ría, re­gre­san­do a ocu­par los ser­vi­cios de sa­lud de nues­tro país.

Hay muy po­cos ca­sos en el mun­do don­de los paí­ses es­tán re­sol­vien­do la cri­sis del en­ve­je­ci­mien­to de su po­bla­ción.

Mé­xi­co es­tá en esa otra in­men­sa ma­yo­ría que aún si­gue pa­tean­do el pro­ble­ma ha­cia el fu­tu­ro, un fu­tu­ro que nos es­pe­ra­rá más vie­jos y más des­aten­di­dos que nun­ca.

Hay una olea­da de adul­tos ma­yo­res con en­fer­me­da­des cró­ni­cas que es­tán re­gre­san­do a ocu­par los ser­vi­cios de sa­lud de nues­tro país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.