MU­JE­RES EN DES­VEN­TA­JA

Ur­gen po­lí­ti­cas de en­ve­je­ci­mien­to con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

Milenio - Todas - - Inmujeres - PA­BLO NAVARRETE GU­TIÉ­RREZ

Las per­so­nas ma­yo­res son un gru­po en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, que en­fren­ta co­ti­dia­na­men­te di­fi­cul­ta­des pa­ra ejer­cer ple­na­men­te sus de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les; las mu­je­res no es­tán exen­tas de es­ta la­ce­ran­te reali­dad, pues el so­lo he­cho de ser mu­je­res las co­lo­ca en una po­si­ción de des­ven­ta­ja de­bi­do a las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas de ex­clu­sión, dis­cri­mi­na­ción y po­bre­za en las que han vi­vi­do y que, di­fí­cil­men­te, su­pe­rarán en su ve­jez; por el con­tra­rio, es en esa eta­pa de su vi­da don­de más se acen­túan y agra­van, de­bi­do a los ro­les y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que fue­ron mar­can­do y de­ter­mi­nan­do sus vi­das.

Pa­ra mu­chas mu­je­res, es­ta eta­pa de su vi­da es real­men­te di­fí­cil, pues lle­gan a ella en­fer­mas, sin un es­que­ma de se­gu­ri­dad so­cial, sin pen­sio­nes, sin bie­nes ni pro­pie­da­des, que les per­mi­tan ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas de la vi­da adul­ta, so­bre to­do, aque­llas que de­di­ca­ron su vi­da a las ta­reas do­més­ti­cas y de los cui­da­dos. Ser mu­jer, po­bre y de edad avan­za­da, son fac­to­res de ries­go y vul­ne­ra­bi­li­dad que fa­ci­li­tan la vio­la­ción de sus de­re­chos.

Por eso, ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia im­pul­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que abor­den el en­ve­je­ci­mien­to des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, que per­mi­tan te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las mu­je­res pa­ra que al­can­cen una ve­jez dig­na y con de­re­chos.

Uno de los pri­me­ros desafíos a los que nos en­fren­ta­mos es su­pe­rar los acer­ca­mien­tos asis­ten­cia­lis­tas del en­ve­je­ci­mien­to, ya que di­fi­cul­tan el re­co­no­ci­mien­to de es­ta po­bla­ción co­mo per­so­nas su­je­tas de de­re­chos, ca­pa­ces de ac­tuar y de­ci­dir por sí mis­mas.

Re­que­ri­mos de un abor­da­je de la ve­jez des­de una pers­pec­ti­va de de­re­chos, que nos per­mi­ta re­co­no­cer que ellas tie­nen los mis­mos de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les que otras per­so­nas, y que es­tos de­re­chos, in­clui­do el de no ser ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción por la edad, ni de nin­gún ti­po de vio­len­cia, son con­se­cuen­cia de la dig­ni­dad y la igual­dad in­he­ren­tes a to­do ser hu­mano.

Es­to, ne­ce­sa­ria­men­te, de­be in­ci­dir en có­mo nos re­fe­ri­mos a es­ta po­bla­ción: en los úl­ti­mos se­xe­nios en Mé­xi­co, los con­cep­tos han si­do di­ver­sos, des­de “adul­tos ma­yo­res” has­ta “adul­tos en ple­ni­tud”, es­te úl­ti­mo plan­tea­do más bien co­mo as­pi­ra­ción, pues no siem­pre la ve­jez re­pre­sen­ta pa­ra mu­chos una eta­pa ple­na de la vi­da. Lo que pro­pon­go es em­pe­zar por re­co­no­cer, pri­me­ro, su con­di­ción de “per­so­nas” con dig­ni­dad y de­re­chos y, se­gun­do, la si­tua­ción de edad en la que se en­cuen­tran: “per­so­nas ma­yo­res”, así de sen­ci­llo.

En es­te sen­ti­do se ha ma­ni­fes­ta­do la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Per­so­nas Ma­yo­res, que plan­tea la ho­ja de ru­ta que de­ben se­guir los Es­ta­dos en la re­gión pa­ra ga­ran­ti­zar a to­das las per­so­nas que, en la me­di­da que en­ve­je­cen, de­ben se­guir dis­fru­tan­do de una vi­da ple­na, in­de­pen­dien­te y au­tó­no­ma, con sa­lud, se­gu­ri­dad, in­te­gra­ción y, so­bre to­do, par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en las es­fe­ras eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral y po­lí­ti­ca de sus so­cie­da­des. Ur­ge que nues­tro país ra­ti­fi­que es­te im­por­tan­te ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal.

La Con­ven­ción se­ña­la la ne­ce­si­dad de abor­dar los asun­tos de la ve­jez y el en­ve­je­ci­mien­to des­de una pers­pec­ti­va de de­re­chos, pa­ra re­co­no­cer las va­lio­sas con­tri­bu­cio­nes ac­tua­les y po­ten­cia­les de las per­so­nas ma­yo­res al bie­nes­tar co­mún; a la iden­ti­dad cul­tu­ral; a la di­ver­si­dad de sus co­mu­ni­da­des; al desa­rro­llo hu­mano, so­cial y eco­nó­mi­co, y a la erra­di­ca­ción de la po­bre­za.

In­sis­te tam­bién en la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en to­das las po­lí­ti­cas y pro­gra­mas di­ri­gi­dos a ha­cer efec­ti­vos los de­re­chos de las per­so­nas ma­yo­res, y se­ña­la la ne­ce­si­dad de eli­mi­nar to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia en con­tra de es­ta po­bla­ción.

Es­ta Con­ven­ción es una opor­tu­ni­dad pa­ra im­pul­sar una pers­pec­ti­va del en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo, es de­cir, el pro­ce­so que nos per­mi­ta op­ti­mi­zar las opor­tu­ni­da­des de sa­lud, par­ti­ci­pa­ción y se­gu­ri­dad, con el fin de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da a me­di­da que las per­so­nas en­ve­je­cen, pa­ra que las mu­je­res que vi­van mu­chos años, lo ha­gan en con­di­cio­nes de dig­ni­dad y con pleno res­pe­to a sus de­re­chos hu­ma­nos. Ha­cia allá de­ben orien­tar­se las po­lí­ti­cas pú­bli­cas del en­ve­je­ci­mien­to en nues­tro país.

Ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia im­pul­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que abor­den el en­ve­je­ci­mien­to des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, que per­mi­tan te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las mu­je­res

Pa­blo Navarrete Gu­tié­rrez,

Coor­di­na­dor de Asun­tos Ju­rí­di­cos del INMUJERES. In me­mo­riam A mi tía abue­la, Jua­ni­ta Se­go­viano Lo­na (izq) y a mi abue­li­ta Ene­di­na Se­go­viano Lo­na, “Ma­má Ni­nos” (der), en su re­cien­te par­ti­da a sus 101 años de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.