ES­CUE­LA PA­RA TO­DOS

Las per­so­nas adul­tas ma­yo­res pue­den se­guir es­tu­dian­do y dis­fru­tar de un en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble.

Milenio - Todas - - Inea - MA­RÍA DE LOUR­DES ARAVEDO RESÉNDIZ

El INEA co­men­zó un pro­yec­to pa­ra desa­rro­llar una ofer­ta edu­ca­ti­va que man­ten­ga la au­to­es­ti­ma y res­pon­da a los in­tere­ses, las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de per­so­nas adul­tas ma­yo­res

La se­ño­ra Ro­sa vi­ve en el nor­te del país. A sus 70 años, nos di­ce con mu­cha se­gu­ri­dad: “Quie­ro ter­mi­nar mi se­cun­da­ria, ya es la ter­ce­ra (vez) que lo in­ten­to, es­ta vez sí quie­ro ter­mi­nar…”. Agre­ga que, en oca­sio­nes, no pue­de asis­tir a sus cla­ses por­que tra­ba­ja, apoya a sus nie­tos y en sus ra­tos li­bres ven­de al­gu­nos pro­duc­tos. Ro­sa asis­te a un círcu­lo de es­tu­dios del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Edu­ca­ción de los Adul­tos (INEA).

Ella es­tá con­ven­ci­da de que pue­de apren­der y tam­bién en­se­ñar a sus nie­tos; nos di­ce que en el día a día no es sen­ci­llo ejer­cer su de­re­cho a la edu­ca­ción; al mis­mo tiem­po, ex­pre­sa con mu­cho or­gu­llo lo que ha apren­di­do en sus cla­ses acer­ca de cui­dar la tie­rra, el agua que tan­ta fal­ta ha­ce.

Quie­re apren­der más so­bre có­mo usar las compu­tado­ras; ella es­tu­dia en lí­nea, ya le per­dió el mie­do a la má­qui­na y, cuan­do ten­ga su cer­ti­fi­ca­do, piensa ser ase­so­ra pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas. Es una mu­jer muy en­tu­sias­ta y con ga­nas de apren­der, di­ce su ase­sor.

Sin du­da, el es­fuer­zo que ha­ce la se­ño­ra Ro­sa es enor­me, tan­to co­mo el que de­be­mos ha­cer to­dos los que la co­no­ce­mos, pa­ra que ten­ga tiem­po de es­tu­diar y ter­mi­nar su se­cun­da­ria. La res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da: de ella, de sus fa­mi­lia­res, de las per­so­nas con las que tra­ba­ja y de las ins­ti­tu­cio­nes que po­de­mos apo­yar­la pa­ra lo­grar su sue­ño, es de­cir, con­cluir su se­cun­da­ria y con­ti­nuar apren­dien­do, ya que quie­re es­tu­diar la pre­pa­ra­to­ria.

Por su par­te, el se­ñor An­to­nio, en el cen­tro del país, afir­ma: “Los nie­tos en­se­ñan a ser pa­dres a los abue­los, yo apren­do con ellos y en el círcu­lo de es­tu­dio”. A sus más de 60 años, piensa que las ex­pe­rien­cias que tu­vo co­mo bo­xea­dor pro­fe­sio­nal le de­ja­ron mu­chas sa­tis­fac­cio­nes; aho­ra quie­re en­se­ñar a otros, so­bre to­do, la dis­ci­pli­na. Se en­cuen­tra muy or­gu­llo­so por­que lo en­tre­vis­ta­rán pa­ra ha­cer un li­bro que re­la­te sus lo­gros en el bo­xeo.

En 2015, el INEA co­men­zó un pro­yec­to que tie­ne co­mo fi­na­li­dad desa­rro­llar una ofer­ta edu­ca­ti­va que con­tri­bu­ya a man­te­ner la au­to­es­ti­ma y que res­pon­da a los in­tere­ses, las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de per­so­nas adul­tas ma­yo­res que no sa­ben leer y es­cri­bir, o bien, que no han ini­cia­do o con­clui­do su pri­ma­ria o se­cun­da­ria.

Una eta­pa muy im­por­tan­te del di­se­ño de es­ta pro­pues­ta ha si­do la con­sul­ta a per­so­nas adul­tas ma­yo­res de 18 en­ti­da­des en el nor­te, cen­tro y sur del país. Se han vi­si­ta­do círcu­los de es­tu­dio del INEA, es­pa­cios edu­ca­ti­vos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Per­so­nas Adul­tas Ma­yo­res (INAPAM) o del Sis­te­ma Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo In­te­gral de la Fa­mi­lia, pa­ra es­cu­char vo­ces muy di­ver­sas, que nos com­par­tie­ron lo que han apren­di­do, lo que les gus­ta­ría apren­der, sus sue­ños, re­que­ri­mien­tos y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra se­guir es­tu­dian­do, apren­dien­do y par­ti­ci­pan­do, ya que quie­ren se­guir cons­tru­yen­do, con la for­ta­le­za que so­lo dan los años, la trans­for­ma­ción de es­te país.

Por ejem­plo, la se­ño­ra Mar­ga­ri­ta nos con­tó lo que ha apren­di­do pa­ra vi­vir me­jor: “…a mí lo que más me ha gus­ta­do es com­pa­rar lo que di­ce el li­bro con la vi­da del pue­blo, por­que el li­bro nos en­se­ña có­mo de­be­mos com­por­tar­nos, qué de­be­mos co­mer, có­mo de­be­mos tra­ba­jar, en unión con to­dos. Lo que di­ce la lec­tu­ra es pa­re­ci­do a la vi­da que te­ne­mos aquí en San Pe­dro, pe­ro de­be­mos cui­dar lo que co­me­mos y tra­ba­jar más uni­dos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas del pue­blo, co­mo el del agua que no siem­pre te­ne­mos”.

Por su par­te, la se­ño­ra Me­che nos di­jo: “…con los li­bros que nos dan (en el INEA), nos es­ta­mos co­no­cien­do no­so­tras mis­mas pa­ra po­der co­no­cer a los de afue­ra. Nos es­ta­mos co­no­cien­do pri­me­ro no­so­tras, qué es­ta­mos ha­cien­do, có­mo es­ta­mos vi­vien­do y to­do es­tá aquí (en el li­bro), pa­ra po­der lle­var afue­ra lo po­qui­to que sa­be­mos”.

El se­ñor Ce­ci­lio nos com­par­te: “…la gen­te que me co­no­ce me pre­gun­ta por qué ven­go a la es­cue­la, si yo he ocu­pa­do pues­tos pú­bli­cos gran­des. He si­do te­so­re­ro y juez del Ayun­ta­mien­to, en­ton­ces, va­rias per­so­nas pien­san que no de­bo es­tu­diar. Pe­ro yo ven­go pa­ra apren­der y, prin­ci­pal­men­te, pa­ra acom­pa­ñar a mi es­po­sa, quie­ro que ella apren­da más; yo sé po­co, no sé leer mu­cho ni es­cri­bir, quie­ro que (ella) ter­mi­ne su pri­ma­ria y si quie­re tam­bién su se­cun­da­ria, ella me ha cui­da­do mu­cho con mis en­fer­me­da­des y aho­ra me to­ca a mí apo­yar­la”.

Pa­ra res­pon­der a los in­tere­ses, las ne­ce­si­da­des, los re­que­ri­mien­tos y las ex­pec­ta­ti­vas de las per­so­nas con­sul­ta­das, la ofer­ta edu­ca­ti­va con­si­de­ra­rá te­mas re­la­cio­na­dos con los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas adul­tas ma­yo­res, la me­jo­ra de la co­mu­ni­ca­ción, la con­vi­ven­cia, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas y si­tua­cio­nes di­ver­sas de la vi­da dia­ria, co­mo el cui­da­do de la sa­lud per­so­nal, del am­bien­te, la me­jo­ra de la par­ti­ci­pa­ción y la eco­no­mía per­so­nal, fa­mi­liar, en­tre mu­chos otros. To­do es­to con la fi­na­li­dad de re­co­no­cer sus apren­di­za­jes y cons­truir las con­di­cio­nes pa­ra te­ner un en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble; es de­cir, que pue­dan ejer­cer sus de­re­chos, se di­vier­tan, es­tu­dien, apren­dan y con­vi­van con otros, par­ti­ci­pen en los di­fe­ren­tes ám­bi­tos y ten­gan el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.