EN­VE­JE­CI­MIEN­TO EXI­TO­SO

Es­te de­be ser el ob­je­ti­vo al con­ver­tir­se en un adul­to ma­yor.

Milenio - Todas - - Issste - ELSA CA­RO­LI­NA RO­JAS OR­TIZ

“No te rin­das que la vi­da es eso; con­ti­nuar el via­je, per­se­guir tus sue­ños, des­tra­bar el tiem­po, co­rrer los es­com­bros y des­ta­par el cie­lo”. Ma­rio Be­ne­det­ti

La sen­sa­ción de ple­ni­tud que de­ja el de­ber cum­pli­do ha per­mi­ti­do, des­de ha­ce mu­chos años, cam­biar la vi­sión del pro­ce­so de en­ve­je­cer, in­te­grar la pers­pec­ti­va de los cam­bios en la di­ná­mi­ca na­cio­nal, rea­li­zar la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca en la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal, y reorien­tar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas dán­do­le un nue­vo sig­ni­fi­ca­do a la ve­jez. El Ins­ti­tu­to de Se­gu­ri­dad y Ser­vi­cios So­cia­les de los Tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do (ISSSTE) me ha per­mi­ti­do in­vo­lu­crar­me en un área vir­gen en ese en­ton­ces, por me­dio del Pro­gra­ma Na­cio­nal de En­ve­je­ci­mien­to Exi­to­so. An­ti­ci­pán­do­me a los cam­bios so­cio­de­mo­grá­fi­cos, en el año 2002, me di a la ta­rea de en­tre­nar a los pri­me­ros ge­ria­tras en el Hos­pi­tal Re­gio­nal Lic. Adol­fo Ló­pez Ma­teos e in­tro­du­cir la es­pe­cia­li­dad de Ge­ria­tría Mé­di­ca, di­se­ñan­do los Mó­du­los Ge­ron­to­ló­gi­cos a ni­vel na­cio­nal des­ti­na­dos al pri­mer ni­vel de aten­ción, con la fi­na­li­dad de cui­dar a los adul­tos ma­yo­res, una po­bla­ción muy frá­gil que re­que­ría de más y me­jo­res cui­da­dos es­pe­cia­li­za­dos.

Con las me­jo­ras en la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra aten­der a es­te gru­po po­bla­cio­nal, ca­da vez más cre­cien­te y vul­ne­ra­ble, de­bi­do a la cro­ni­ci­dad de las en­ti­da­des no­so­ló­gi­cas y la po­li­far­ma­cia, se ge­ne­ró la ne­ce­si­dad de ca­pa­ci­tar a las pri­me­ras en­fer­me­ras ge­riá­tri­cas, a los cui­da­do­res pri­ma­rios y a to­da la red de apo­yo fa­mi­liar.

Va­rios años des­pués de es­ta pri­me­ra in­ter­ven­ción, se ha man­te­ni­do de for­ma nu­clear es­te le­ga­do, per­mi­tién­do­me tras­cen­der en la vi­da, de­jan­do un re­ga­lo co­mo la Pri­me­ra Ca­sa de Día en to­do el país pa­ra to­dos los adul­tos ma­yo­res. Es­ta idea sur­gió co­mo un sue­ño y aho­ra es una her­mo­sa reali­dad que ha trans­for­ma­do la vi­da en el re­ti­ro de los más de tres mil vi­si­tan­tes que acu­den a ella y for­man una gran fa­mi­lia; don­de las de­pre­sio­nes y las tris­te­zas des­apa­re­cen en la co­lo­nia An­zu­res, y que per­te­ne­ce a la De­le­ga­ción Re­gio­nal Po­nien­te del ISSSTE.

Al en­trar, se per­ci­be el mis­mo amor y ca­ri­ño con el que se re­ci­be a to­dos los adul­tos ma­yo­res, pa­ra ser eva­lua­dos de for­ma ho­lís­ti­ca por un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en sa­lud.

Pos­te­rior­men­te se in­te­gran en al­gu­na de las ac­ti­vi­da­des es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra ellos: ac­ti­va­ción fí­si­ca o zum­ba, en­se­ñan­za del idio­ma in­glés, al­gu­na ma­nua­li­dad co­mo ma­cra­mé o pew­ter; ade­más de que se in­yec­tan las ga­nas de con­cluir pri­ma­ria, se­cun­da­ria, ba­chi­lle­ra­to o in­clu­so es­tu­diar la li­cen­cia­tu­ra en Psi­co­lo­gía Co­mu­ni­ta­ria en lí­nea.

En es­ta mo­der­na ca­sa, el uso de compu­tado­ras y gad­gets tam­bién es una ac­ti­vi­dad ru­ti­na­ria pa­ra pro­mo­ver la uti­li­za­ción de la úl­ti­ma tec­no­lo­gía, con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo y cre­ci­mien­to per­so­nal de to­dos los adul­tos ma­yo­res que, gus­to­sos, la in­te­gran a su vi­da. Cuen­ta con es­pa­cios má­gi­cos en don­de se sien­ten có­mo­dos, a gus­to de con­vi­vir en­tre ellos, co­mer, di­ver­tir­se, apren­der en un lu­gar aco­ge­dor y se­gu­ro, don­de re­na­ce la ilu­sión de vi­vir, se sien­ten que­ri­dos, res­pe­ta­dos y em­po­de­ra­dos pa­ra la in­te­gra­ción so­cial y fa­mi­liar.

Nues­tra ins­ti­tu­ción cuen­ta con más de 600,000 adul­tos ma­yo­res, 60% pre­sen­ta al­gún ti­po de mal­tra­to fí­si­co o men­tal, con se­gre­ga­ción fa­mi­liar, pues sus fa­mi­lia­res los vi­si­tan so­la­men­te pa­ra co­brar sus pen­sio­nes. Por ello, es de es­pe­cial in­te­rés el cui­da­do de adul­tos ma­yo­res con dis­ca­pa­ci­dad y pro­ble­mas, con ob­je­to de me­jo­rar las con­di­cio­nes de sa­lud y su me­mo­ria, así co­mo lo­grar un pun­to de equi­li­brio en­tre sus ca­pa­ci­da­des fi­sio­ló­gi­cas y las ac­ti­vi­da­des so­cio­cul­tu­ra­les que prac­ti­can, for­ta­le­cien­do sus prin­ci­pios, va­lo­res y au­to­es­ti­ma pa­ra vol­ver­los el co­ra­zón de la fa­mi­lia.

Es­ta rea­li­za­ción, en la di­men­sión so­cial de in­te­grar­se sa­lu­da­ble­men­te a una vi­da ple­na y fe­liz, les per­mi­te re­ga­lar­se nue­vas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra cum­plir sus me­tas, im­pul­sán­do­se con el es­pí­ri­tu de com­pa­ñe­ris­mo en­tre sus pa­res, o con el sur­gi­mien­to de nue­vos sue­ños en el ám­bi­to que es­co­jan con nue­vas fuen­tes de tra­ba­jo.

Con el al­to gra­do de in­de­pen­den­cia que lo­gran al per­te­ne­cer a es­te gru­po de adul­tos ma­yo­res, rea­li­zan sus ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria y asu­men su au­to­cui­da­do con la co­rres­pon­sa­bi­li­dad so­bre su sa­lud fí­si­ca y men­tal. El ob­je­ti­vo má­xi­mo de un en­ve­je­ci­mien­to exi­to­so es que que­re­mos adul­tos ma­yo­res sa­nos, vi­go­ro­sos y, so­bre to­do, fe­li­ces.

Es­ta rea­li­za­ción, en la di­men­sión so­cial de in­te­grar­se sa­lu­da­ble­men­te a una vi­da ple­na y fe­liz, les per­mi­te re­ga­lar­se nue­vas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra cum­plir sus me­tas

Elsa Ca­ro­li­na Ro­jas Or­tiz,

De­le­ga­da Re­gio­nal de la Zo­na Po­nien­te de la CDMX, ISSSTE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.