OP­CIO­NES PA­RA MAN­TE­NER LA VI­TA­LI­DAD

La ac­ti­va­ción y la con­vi­ven­cia dia­ria con per­so­nas de su edad.

Milenio - Todas - - Reportaje -

Soy un es­tor­bo”, “mi fa­mi­lia es­ta­ría me­jor sin mí”, “soy una car­ga pa­ra mis hi­jos”, “ya no sir­vo pa­ra na­da” son so­lo al­gu­nas de las fra­ses re­cu­rren­tes de las per­so­nas ma­yo­res al re­fe­rir­se a su ve­jez. Pa­ra erra­di­car es­tas ideas e im­pul­sar un en­ve­je­ci­mien­to exi­to­so, la cla­ve es pre­pa­rar ac­ti­vi­da­des de ocio y sa­lud pa­ra ellas y ellos. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la pro­por­ción de la po­bla­ción mun­dial ma­yor de 60 años se du­pli­ca­rá en­tre 2000 y 2050, pa­san­do de 11% a 22%, de ahí la im­por­tan­cia de pre­pa­rar a la po­bla­ción pa­ra la ve­jez y lo que es­ta con­lle­va.

“Ha­ce fal­ta re­es­truc­tu­rar los pla­nes edu­ca­ti­vos y ha­blar de es­to na­tu­ral­men­te. Se de­be crear un cul­tu­ra de en­ve­je­ci­mien­to, por­que a la per­so­na ma­yor la re­la­cio­na­mos con amar­gu­ra, tris­te­za y fal­ta de ener­gía, y eso de­be­mos rom­per­lo”, des­ta­ca Gus­ta­vo Lo­re­to, maes­tro en ge­ron­to­lo­gía so­cial y co­fun­da­dor de Me­ri­dia, Cen­tro de día pa­ra per­so­nas ma­yo­res.

¿Por qué es tan im­por­tan­te la ac­ti­va­ción?

Uno de los pun­tos vi­ta­les que se de­ben cui­dar du­ran­te la ve­jez son las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria. Pa­ra te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da, una per­so­na ma­yor re­quie­re de es­tos pun­tos cla­ve: cui­dar su sa­lud y pla­near ac­ti­vi­da­des de ocio, es­to les da­rá aún más bie­nes­tar que el te­ner una pla­nea­ción fi­nan­cie­ra, ex­pli­ca Ch­ris­tian Acos­ta, doc­tor en psi­co­lo­gía por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

“To­das las per­so­nas ne­ce­si­tan man­te­ner­se men­tal y fí­si­ca­men­te ac­ti­vas. Es im­por­tan­te el te­ma de la au­to­no­mía del adul­to ma­yor y su in­ter­ac­ción so­cial”, ex­pli­ca Ch­ris­tian Acos­ta. El es­pe­cia­lis­ta en en­ve­je­ci­mien­to exi­to­so y ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria de adul­tos ma­yo­res, tam­bién des­ta­ca que el man­te­ner­se inac­ti­vo du­ran­te la eta­pa de la ve­jez pue­de pro­vo­car depresión y an­sie­dad, tras­tor­nos que po­drían lle­gar al sui­ci­dio. Tan so­lo en 2013 se sui­ci­da­ron 954 per­so­nas ma­yo­res de 60 años, de acuer­do con los da­tos más re­cien­tes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía ( INEGI).

En es­te sen­ti­do, al­gu­nos de los be­ne­fi­cios de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca son: dis­mi­nuir los sen­ti­mien­tos de so­le­dad, au­men­tar la crea­ti­vi­dad, fa­vo­re­cer un fun­cio­na­mien­to psi­co­mo­triz ade­cua­do, in­cre­men­tar los ni­ve­les de au­to­es­ti­ma y ge­ne­rar ni­ve­les más ba­jos de en­fer­me­dad y depresión.

Cen­tros de día: una op­ción pa­ra man­te­ner la vi­ta­li­dad

“Un Cen­tro de día es una so­lu­ción prác­ti­ca que ayu­da a re­du­cir la cul­tu­ra de in­ter­nar a los adul­tos ma­yo­res en un asi­lo o una re­si­den­cia. El be­ne­fi­cio en ge­ne­ral de los Cen­tros de día, es que las per­so­nas van a so­cia­li­zar y eso ayu­da a los per­fi­les de per­so­nas que vi­ven con mu­cha so­le­dad y ais­la­mien­to du­ran­te el día, ya que to­dos se van a tra­ba­jar y ellos se que­dan so­los en ca­sa” ex­pli­ca Gus­ta­vo Lo­re­to, co­fun­da­dor de Me­ri­dia.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te en es­te Cen­tro de día se desa­rro­lla el plan ProBien360, el cual bus­ca me­jo­rar la sa­lud y ca­li­dad de vi­da a tra­vés de va­lo­ra­ción ge­ron­to­ló­gi­ca, ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, en­fer­me­ría, fi­sio­te­ra­pia, es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va, re­crea­ción y es­par­ci­mien­to.

“Es­te mo­de­lo tam­bién es co­no­ci­do co­mo Sa­lus Ca­re, el cual in­te­gra prác­ti­cas de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Su eje es la aten­ción cen­tra­da en la per­so­na; sus gus­tos, in­tere­ses y ne­ce­si­da­des. No se­gre­ga­mos a las per­so­nas por ni­vel de fun­cio­na­li­dad, ya que ese es un mo­de­lo muy ar­cai­co e in­digno pa­ra el ser hu­mano”, des­ta­ca Gus­ta­vo Lo­re­to.

Al aten­der ca­sos de de­men­cia en to­dos sus ni­ve­les, Me­ri­dia ha lo­gra­do crear alian­zas en in­ves­ti­ga­ción con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ge­ria­tría, Uni­ver­si­dad La Sa­lle, UNAM y la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia.

Gra­cias a esos es­tu­dios rea­li­za­dos, com­pro­ba­ron que se lo­gró re­du­cir has­ta 90% la depresión de las per­so­nas ma­yo­res que asis­ten a es­te Cen­tro de día. “Las per­so­nas ma­yo­res re­quie­ren abra­zos, fra­ses cor­tas, apa­pa­chos, aten­ción; mu­cha em­pa­tía. Aquí bus­ca­mos que jue­guen, so­cia­li­cen, can­ten y bai­len co­mo cual­quier per­so­na de cual­quier edad. Las per­so­nas ma­yo­res lle­gan a que­mar has­ta 1,200 ca­lo­rías por día (las mis­mas que un ni­ño de 1 a 3 años)”, in­di­ca el co­fun­da­dor de Me­ri­dia.

“Es fun­da­men­tal que un adul­to ma­yor so­cia­li­ce, que lo es­ti­mu­len fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y so­cial­men­te, ade­más de que ha­ga ejer­ci­cio. Pe­ro tam­bién es fun­da­men­tal que no­so­tros nos pre­pa­re­mos des­de aho­ra pa­ra la ve­jez a tra­vés de to­dos los ejes po­si­bles”, con­clu­ye Gus­ta­vo Lo­re­to.

La Ciu­dad de Mé­xi­co cuen­ta con di­ver­sas op­cio­nes de Cen­tros de día pa­ra que los adul­tos ma­yo­res con­vi­van, al­gu­nas de ellas son: • Club de vi­da, don­de se cuen­ta con te­ra­pia ocu­pa­cio­nal en­fo­ca­da en au­to-man­te­ni­mien­to, tra­ba­jo, es­tu­dio y jue­go. Cuen­tan con mé­di­cos y es­pe­cia­lis­tas en nu­tri­ción. Tam­bién dan ta­lle­res de ac­tua­li­dad. (http://club­de­vi­da.com.mx/). • Club El Cen­ti­ne­la, don­de se rea­li­za es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va me­dian­te

ejer­ci­cios ma­te­má­ti­cos, de lec­tu­ra, de me­mo­ria, na­rra­ti­vas, en­tre otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.