LAS NE­CE­SI­DA­DES MA­YO­RES

El en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal trae con­si­go di­ver­sos desafíos de co­rres­pon­sa­bi­li­dad.

Milenio - Todas - - Uaem - MA­RÍA VIRIDIANA SOSA MÁR­QUEZ

La eta­pa ac­tual de tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca por la que atraviesa la po­bla­ción me­xi­ca­na mues­tra un pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to ca­da vez ma­yor. En 2010, el por­cen­ta­je de po­bla­ción de 60 años y más en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be fue de 8.9%, y se pro­yec­ta que, en 2050, se­rá de 25.8%. Uno de los prin­ci­pa­les desafíos que es­te cre­ci­mien­to plan­tea es la co­ber­tu­ra de ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción de 60 años y más, que ga­ran­ti­ce una ca­li­dad de vi­da ade­cua­da pa­ra es­te gru­po de per­so­nas, re­fe­ri­da prin­ci­pal­men­te a con­tar con in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y mo­triz.

Co­no­cer la ma­ne­ra en la que es­tos adul­tos ma­yo­res desem­pe­ñan sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y có­mo se dis­tri­bu­yen las fun­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res nos per­mi­te iden­ti­fi­car la ma­ne­ra en la que cu­bren sus ne­ce­si­da­des y los ro­les que desem­pe­ñan, los cua­les re­fle­jan há­bi­tos y cos­tum­bres que de­be­mos ade­cuar pa­ra bus­car el equi­li­brio y bie­nes­tar so­cial desea­do.

Hay que to­mar en cuen­ta que es­tas prác­ti­cas se re­la­cio­nan con su edad, se­xo y de­más ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les, así co­mo con el ci­clo de vi­da por el que atra­vie­san. Es­to es, las ac­ti­vi­da­des en las que par­ti­ci­pen y a las que les asig­nen tiem­po se vin­cu­la­rán con su per­fil y con sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

En Mé­xi­co, la asignación de ro­les de gé­ne­ro tra­di­cio­na­les si­gue pre­sen­te en la par­ti­ci­pa­ción y tiem­po que la po­bla­ción de 60 años y más des­ti­na a las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des: los hom­bres si­guen sien­do quie­nes más par­ti­ci­pan en ac­ti­vi­da­des de tra­ba­jo re­mu­ne­ra­das res­pec­to de las mu­je­res (79.9% vs 56.7%), y las mu­je­res si­guen desem­pe­ñan­do las ac­ti­vi­da­des de tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do en los ho­ga­res —cui­da­do y la­bo­res do­més­ti­cas— en ma­yor me­di­da que los hom­bres, lo cual se re­fle­ja en el tiem­po que de­di­can a es­tas ac­ti­vi­da­des (48 ho­ras con­tra 16).

Aun­que no po­de­mos sos­la­yar que co­mien­zan a apre­ciar­se nue­vas di­ná­mi­cas en don­de los hom­bres adul­tos ma­yo­res se in­te­gran a las ac­ti­vi­da­des del ho­gar y al cui­da­do de per­so­nas, en­fo­ca­dos prin­ci­pal­men­te en el apo­yo a sus hi­jas e hi­jos pa­ra el cui­da­do de los nie­tos, el ca­mino ha­cia la igual­dad en la dis­tri­bu­ción de ac­ti­vi­da­des re­mu­ne­ra­das y no re­mu­ne­ra­das en nues­tro país, aún es lar­go.

La ma­ne­ra en la que la po­bla­ción de 60 años y más dis­tri­bu­ye su tiem­po en el desem­pe­ño de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas po­dría ser un ele­men­to que dé cuen­ta de la ca­li­dad de vi­da de es­tas per­so­nas, así co­mo de lo que de­be­mos ha­cer co­mo so­cie­dad pa­ra bus­car su bie­nes­tar.

De acuer­do con la En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Uso del Tiem­po 2009, es­te gru­po po­bla­cio­nal de­di­ca una par­te im­por­tan­te de su tiem­po al cui­da­do de me­no­res de seis años y otros in­te­gran­tes del ho­gar —que su­po­ne­mos pue­den ser sus nie­tos—, así co­mo al apo­yo de otros ho­ga­res.

Aun­que su car­ga glo­bal de tra­ba­jo —su­ma del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y del no re­mu­ne­ra­do— ha dis­mi­nui­do, no se cuen­ta con evi­den­cia con­tun­den­te de que tie­nen una me­jor ca­li­dad de vi­da, sien­do es­to un re­to que la so­cie­dad me­xi­ca­na en sus di­fe­ren­tes di­men­sio­nes —in­di­vi­dual, fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­ria— tie­ne que asu­mir.

Un ele­men­to que tam­bién es im­por­tan­te re­sal­tar es la me­nor bre­cha de par­ti­ci­pa­ción y de tiem­po en­tre hom­bres y mu­je­res adul­tas ma­yo­res en ac­ti­vi­da­des de tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do pa­ra los ho­ga­res, es de­cir, tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­do de miem­bros del ho­gar. Es­te as­pec­to su­gie­re que los hom­bres, al lle­gar a es­tas eda­des, co­la­bo­ran en ma­yor me­di­da con ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas y de cui­da­do al in­te­rior de sus ho­ga­res.

En Mé­xi­co, la asignación de ro­les de gé­ne­ro tra­di­cio­na­les si­gue pre­sen­te en la par­ti­ci­pa­ción y tiem­po que la po­bla­ción, de 60 años y más, des­ti­na a las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des

Ma­ría Viridiana Sosa Már­quez,

Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios Avan­za­dos de la Po­bla­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co (UAEM).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.