CUI­DA­DO­RAS, PROVEEDORAS Y VÍC­TI­MAS DE VIO­LEN­CIA ECO­NÓ­MI­CA Y PATRIMONIAL

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - ELVIA RA­MÍ­REZ LEÓN

Ha­ce un año apro­xi­ma­da­men­te, en una de mis vi­si­tas a un mu­ni­ci­pio pa­ra el acom­pa­ña­mien­to de pro­ce­sos co­mu­ni­ta­rios, una se­ño­ra de ca­si 80 años me de­tu­vo pa­ra pre­gun­tar­me si sa­bía dón­de es­ta­ba el abo­ga­do de la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal, pues que­ría ver có­mo po­día re­cu­pe­rar su ca­sa. Al pre­gun­tar­le qué ha­bía pa­sa­do, me con­tó que ha­bía sa­li­do unos días de va­ca­cio­nes pa­ra vi­si­tar a unos fa­mi­lia­res, pe­ro al re­gre­sar no po­día abrir la puer­ta de su ca­sa, sus lla­ves no ser­vían. En­ton­ces to­có la puer­ta pa­ra que el hi­jo que vi­vía con ella o su nue­ra le abrie­ra. En efec­to, le abrie­ron, pe­ro el hi­jo ya no la de­jó en­trar, le di­jo que pa­ra qué se ha­bía ido, que ade­más esa ca­sa ya no era de ella sino de él, y que él te­nía los pa­pe­les que pro­ba­ban eso, por lo tan­to, ya no po­día pa­sar.

La se­ño­ra muy sor­pren­di­da, in­dig­na­da y sin en­ten­der, le pre­gun­tó que cuá­les pa­pe­les, si las escrituras es­ta­ban a nom­bre de ella y ella no ha­bía fir­ma­do na­da; pe­ro el hi­jo le ase­gu­ró que las escrituras ya es­ta­ban a su nom­bre y que te­nía to­das las fir­mas ne­ce­sa­rias. Así que le ce­rró la puer­ta en las na­ri­ces y la de­jó en la ca­lle. Esa no­che pu­do que­dar­se en ca­sa de un fa­mi­liar.

Al otro día, fue cuan­do la en­con­tré bus­can­do ase­so­ría y el úni­co in­gre­so que te­nía era el del pro­gra­ma so­cial que le lle­ga­ba.

Es­ta es una de tan­tas his­to­rias que es­tán su­ce­dien­do en nues­tro país. Las per­so­nas adul­tas ma­yo­res, ade­más de en­fren­tar la pre­ca­rie­dad por fal­ta de pen­sio­nes, se­gu­ri­dad so­cial e in­gre­sos, es­tán su­frien­do vio­len­cia eco­nó­mi­ca por par­te de sus hi­jas e hi­jos, pues en mu­chos ca­sos son des­po­ja­das de las ayu­das so­cia­les que reciben (si es que las reciben), en­fren­tan vio­len­cia patrimonial, pues es­tán sien­do ob­je­to de la ra­pi­ña vo­raz de su fa­mi­lia, ade­más de la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca por los ma­los tra­tos que les dan. En otros ca­sos, has­ta vio­len­cia fí­si­ca y omi­sio­nes de cui­da­do, aun cuan­do ellas fue­ron cui­da­do­ras de sus hi­jas e hi­jos, y si­guen sien­do cui­da­do­ras de sus nie­tos.

De acuer­do con las pro­yec­cio­nes que es­ti­ma el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción (CO­NA­PO), en 2017 ha­bi­ta­ban en el país ca­si 13 mi­llo­nes de per­so­nas de 60 y más años, de los cua­les 53.9% eran mu­je­res y 46.1% hom­bres. Ca­si una cuar­ta par­te vi­ve en zo­nas ru­ra­les don­de su ni­vel de pre­ca­rie­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad au­men­ta.

Da­tos de la En­cues­ta Na­cio­nal de In­gre­sos y Gas­tos de los Ho­ga­res (ENIGH 2016) se­ña­lan que en el país hay 33.5 mi­llo­nes de ho­ga­res y en 30.1% de es­tos, re­si­de al me­nos una per­so­na de 60 y más años. En Mé­xi­co hay 1.6 mi­llo­nes de per­so­nas de 60 y más años que vi­ven so­las y la ma­yo­ría son mu­je­res (63%). Otro as­pec­to que vul­ne­ra a los ho­ga­res con al me­nos un adul­to ma­yor es que su úni­co in­gre­so pro­vie­ne de una o va­rias per­so­nas que tie­nen 60 y más años: 37.1% (3.7 mi­llo­nes) de es­tos ho­ga­res cum­ple con di­cha con­di­ción.

Ca­be se­ña­lar que el por­cen­ta­je de la po­bla­ción de 60 y más años que no es eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va es del 66.1%, y de es­tos, más de la mi­tad se de­di­ca a los queha­ce­res del ho­gar (54%). Ade­más, so­lo una cuar­ta par­te (26.1%) de los adul­tos ma­yo­res se en­cuen­tran pen­sio­na­dos (ENESS 2013).

Ca­si la mi­tad del to­tal de adul­tos ma­yo­res re­ci­be apo­yos de pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les y, a di­fe­ren­cia de sus hi­jos y/o nie­tos, re­si­den en una ca­sa de la cual son pro­pie­ta­rios, lo que los ha co­lo­ca­do en una si­tua­ción de pro­vee­do­res de ma­ne­ra pro­lon­ga­da con sus fa­mi­lias, sien­do ob­je­to de vio­len­cia eco­nó­mi­ca y patrimonial.

El au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da es in­com­pa­ti­ble con el au­men­to de pre­ca­rie­dad la­bo­ral y el dé­fi­cit de pres­ta­cio­nes so­cia­les. Es ur­gen­te que, a fin de ga­ran­ti­zar que to­das las per­so­nas y, en es­pe­cial las mu­je­res que, de acuer­do con las es­ta­dís­ti­cas tie­nen por de­lan­te una vi­da más lar­ga, cuen­ten con las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra que esa vi­da pue­da ser ple­na, sa­lu­da­ble y li­bre de vio­len­cias.

Es ur­gen­te que las adul­tas ma­yo­res cuen­ten con las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra que esa vi­da pue­da ser ple­na, sa­lu­da­ble y li­bre de vio­len­cias

Elvia Ra­mí­rez León,

Con­se­je­ra Con­sul­ti­va del Inmujeres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.