Mé­xi­co an­te el es­pe­jo

Se­gui­mos vi­vien­do la om­ni­pre­sen­te reali­dad de la vio­len­cia y las ne­fa­rias con­se­cuen­cias de la co­rrup­ción; es­to no se bo­rra con en­cen­di­das pro­cla­mas ni tam­po­co in­vo­can­do sen­si­ble­ra­men­te la elu­si­va gran­de­za de la na­ción

Milenio - - Al Frente - re­vuel­tas@mac.com LA SE­MA­NA DE RO­MÁN RE­VUEL­TAS

Sin jus­ti­cia no te­ne­mos fu­tu­ro. Sin jus­ti­cia no hay país. Sin jus­ti­cia no exis­te la ci­vi­li­za­ción. De­cir­lo, aho­ra mis­mo, en el Mes de la Patria, es co­sa obli­ga­da

En pleno mes de la patria, en­vuel­tos en la re­tó­ri­ca na­cio­na­lis­ta y el opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co de quie­nes alar­dean cal­cu­la­da­men­te de su me­xi­ca­ni­dad pa­ra agen­ciar­se sim­pa­tías ciu­da­da­nas, se­gui­mos vi­vien­do la om­ni­pre­sen­te reali­dad de la vio­len­cia —ahí es­tá el es­ca­lo­frian­te ase­si­na­to de Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla, el su­ce­so de es­ta se­ma­na, en es­pe­ra de otros ho­rro­res cu­yo acae­ci­mien­to po­de­mos pre­de­cir con una cer­te­za ca­si cien­tí­fi­ca (só­lo es cues­tión de que trans­cu­rran al­gu­nas ho­ras, días a lo má­xi­mo, pa­ra que las pá­gi­nas de los dia­rios vuel­van a con­sig­nar las sal­va­ja­das que sal­pi­can nues­tra co­ti­dia­ni­dad)— y las ne­fa­rias con­se­cuen­cias de la co­rrup­ción.

Es­to no se bo­rra con en­cen­di­das pro­cla­mas, se­ño­ras y se­ño­res, ni tam­po­co in­vo­can­do sen­si­ble­ra­men­te la elu­si­va gran­de­za de la na­ción: al­go an­da muy mal aquí, a pe­sar de lo pro­fun­da­men­te mo­vi­dos que es­ta­mos aho­ra por el fer­vor pa­trió­ti­co, co­mo pa­ra que unos jó­ve­nes re­fu­gia­dos de la gue­rra de Si­ria te­mie­ran —al ofre­cer­les Pro­yec­to Ha­bes­ha, una or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria de ayu­da, que se afin­ca­ran en Aguas­ca­lien­tes pa­ra pro­se­guir sus es­tu­dios— que la in­se­gu­ri­dad en Mé­xi­co pu­die­re sig­ni­fi­car un ries­go pa­ra sus per­so­nas. Y, es­to, de gen­te que vie­ne de un in­fierno en el que han muer­to me­dio mi­llón de per­so­nas. Ya aquí, se han da­do cuen­ta de que se pue­de lle­var una vi­da tran­qui­la en un en­torno hos­pi­ta­la­rio y ama­ble pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de cual­quier ma­ne­ra de la repu­tación de to­do un país y de la per­cep­ción que se tie­ne de no­so­tros en el ex­tran­je­ro.

Nos in­dig­na co­lo­sal­men­te la co­rrup­ción del apa­ra­to pú­bli­co pe­ro, ¿qué po­de­mos de­cir de la chi­ca es­ta­dou­ni­den­se, de va­ca­cio­nes con su fa­mi­lia en Pla­ya del Car­men, que mu­rió lue­go de in­ge­rir be­bi­das adul­te­ra­das, en enero de es­te año? El su­ce­so me­re­ció que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de nues­tro ve­cino país lan­za­ra una alerta a los tu­ris­tas. El ma­za­zo pa­ra un sec­tor im­por­tan­tí­si­mo de nues­tra eco­no­mía ya no lo qui­tó la pos­te­rior in­ter­ven­ción de unas au­to­ri­da­des que, mi­ren us­te­des, de­co­mi­sa­ron mi­les de li­tros de al­cohol im­pu­ro y ve­ne­no­so de cu­ya exis­ten­cia ja­más se ha­bían en­te­ra­do. ¿De qué Mé­xi­co es­ta­mos ha­blan­do, en es­te ca­so? Y, ¿qué pue­de pen­sar, cual­quier ob­ser­va­dor ex­terno, del he­cho de que un hom­bre y su hi­jo ha­yan muer­to al caer en un agu­je­ro en una au­to­pis­ta re­cien­te­men­te inau­gu­ra­da en Cuer­na­va­ca? Cuan­do un des­bor­da­mien­to de aguas ne­gras en Ti­jua­na al­can­za las pla­yas de San Die­go y los ve­ci­nos se ta­pan las na­ri­ces, ¿có­mo que­da la ima­gen de Mé­xi­co? La fu­ga de pri­sio­nes de “alta se­gu­ri­dad” pro­ta­go­ni­za­da por El Cha­po —no una vez, sino en dos oca­sio­nes—, ¿no es un epi­so­dio des­co­mu­nal­men­te bo­chor­no­so pa­ra una na­ción?

Na­tu­ral­men­te, en es­tos días de ce­le­bra­cio­nes pa­trió­ti­cas nues­tro es­pí­ri­tu se con­gre­ga en torno a los va­lo­res co­mu­nes y se ali­men­ta de una ri­quí­si­ma cul­tu­ra na­cio­nal he­cha de es­plén­di­das tra­di­cio- nes, de mú­si­ca, de gas­tro­no­mía, de ar­te y an­ti­guos le­ga­dos. No se­ría el me­jor mo­men­to pa­ra cul­ti­var ese per­ni­cio­so ne­ga­ti­vis­mo que tan­to ha con­ta­mi­na­do la vi­da pú­bli­ca en los úl­ti­mos tiem­pos y que, sin re­co­no­cer de­li­be­ra­da­men­te nin­gún lo­gro ni me­jo­ría co­lec­ti­va, des­ca­li­fi­ca de un plu­ma­zo cual­quier apre­cia­ción fa­vo­ra­ble de las co­sas. En esa es­ca­la­da ha­cia el peor de los mun­dos, la crí­ti­ca de­ja de ser un ejer­ci­cio saludable —y, des­de lue­go, ne­ce­sa­rí­si­mo— pa­ra trans­mu­tar­se en una des­alen­ta­do­ra la­bor des­truc­ti­va y na­da más.

Pe­ro, jus­ta­men­te, la ju­bi­lo­sa evo­ca­ción de la me­xi­ca­ni­dad de­bie­ra es­tar acom­pa­ña­da de un or­gu­llo tran­qui­lo, fun­da­do en la cer­te­za de que la ig­no­mi­nia y la ver­güen­za no tie­nen ya ca­bi­da en es­te país. Una vez más, la ins­tau­ra­ción de un au­tén­ti­co Es­ta­do de de­re­cho —o sea, de una so­cie­dad re­gi­da por el inal­te­ra­ble im­pe­rio de la ley— vuel­ve a ser la pri­me­rí­si­ma de las prio­ri­da­des na­cio­na­les. Por­que, los des­hon­ro­sos epi­so­dios que he­mos con­sig­na­do fu­gaz­men­te en es­tas lí­neas —por no ha­blar de la omi­no­sa pre­sen­cia de la tra­ge­dia— re­sul­tan di­rec­tí­si­ma­men­te, to­dos y ca­da uno de ellos, del desaca­to a las le­yes y de la no apli­ca­ción de la jus­ti­cia.

Sin jus­ti­cia no te­ne­mos fu­tu­ro. Sin jus­ti­cia no hay país. Sin jus­ti­cia no exis­te la ci­vi­li­za­ción. De­cir­lo, aho­ra mis­mo, en el Mes de la Patria, es co­sa obli­ga­da. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.