HIGH HITLER

Milenio - - Cultura -

Una de las pre­gun­tas que más han atra­ve­sa­do los mi­les y mi­les de pá­gi­nas es­cri­tas acer­ca del ré­gi­men na­zi y su lí­der má­xi­mo, Adolf Hitler, ver­sa so­bre las cau­sas que pue­dan ha­ber con­du­ci­do a lo que pro­ba­ble­men­te ha si­do la pues­ta en prác­ti­ca más pu­ra de lo que los se­res hu­ma­nos va­ga­men­te com­pren­de­mos co­mo el mal. Igual­men­te, qui­zá Han­nah Arendt con­tri­bu­yó más que na­die al ca­te­go­ri­zar­lo den­tro de su ge­nial con­cep­to de la ba­na­li­dad del mal, pues in­clu­so qui­zá por de­for­ma­ción cul­tu­ral es­ta­mos acos­tum­bra­dos a sim­bo­li­zar­lo co­mo al­go que ocu­rre en un cuar­to os­cu­ro, ce­rra­do, con in­di­vi­duos dia­bó­li­cos ma­qui­nan­do es­que­mas com­ple­jos pa­ra per­pe­trar­lo, cuan­do en reali­dad el ex­ter­mi­nio fue or­ques­ta­do y con­du­ci­do por ti­pos tan or­di­na­rios y co­rrien­tes co­mo el que más. En ese sen­ti­do, a es­tas al­tu­ras qui­zá po­dría­mos pen­sar que to­do acer­ca del na­zis­mo es­ta­ba di­cho, pe­ro el libro High Hitler. Las dro­gas en el III Reich (Crí­ti­ca), del no­ve­lis­ta y dra­ma­tur­go ale­mán Nor­man Oh­ler, apor­ta una pers­pec­ti­va no­ve­do­sa acer­ca de un ele­men­to que sin que evi­den­te­men­te ex­pli­que na­da de ma­ne­ra mo­no­cau­sal, sí alum­bra un tan­to nues­tra com­pren­sión de los pan­ta­nos men­ta­les que pu­die­ron ha­ber po­bla­do la men­te tor­ci­da del dic­ta­dor ale­mán. Sor­pren­den­te­men­te, tan­to a ni­vel so­cial co­mo mi­li­tar y de la vi­da pri­va­da del pro­pio Füh­rer, al pa­re­cer en el ré­gi­men na­zi las dro­gas desem­pe­ña­ron un pa­pel que has­ta es­te mo­men­to pro­ba­ble­men­te na­die ha­bía pon­de­ra­do en su jus­ta di­men­sión.

En su mi­nu­cio­so y muy bien do­cu­men­ta­do libro, Oh­ler ex­pli­ca que una me­tan­fe­ta­mi­na lla­ma­da Per­vi­ti­na, pro­du­ci­da in­dus­trial­men­te por las po­ten­tes far­ma­céu­ti­cas ale­ma­nas, ter­mi­nó por ser ins­tru­men­tal pa­ra la re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca de la Ale­ma­nia pos­te­rior a la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, e in­clu­so era ven­di­da a las amas de ca­sa ba­jo la for­ma de inocen­tes mal­va­vis­cos. Igual­men­te, en la de­ci­si­va in­va­sión a Fran­cia los sol­da­dos del ejér­ci­to na­zi pu­die­ron ren­dir co­mo má­qui­nas, pa­san­do días y días sin dor­mir ni des­can­sar, gra­cias a los efec­tos de la Per­vi­ti­na. Y co­mo si le­yé­ra­mos una té­tri­ca no­ve­la sen­ti­men­tal, Oh­ler de­ta­lla la re­la­ción en­tre Hitler y su mé­di­co de ca­be­ce­ra, Theo Mo­rell, quien po­co a po­co fue su­mi­nis­tran­do do­sis ca­da vez ma­yo­res de com­ple­jos vi­ta­mí­ni­cos pa­ra man­te­ner al Füh­rer en una en­ga­ño­sa cús­pi­de cons­tan­te, has­ta aca­bar in­yec­tán­do­le ca­si a dia­rio un opiá­ceo lla­ma­do Eu­ko­dal, al que Wi­lliam Bu­rroughs al­gu­na vez se re­fi­rie­ra co­mo una mez­cla de co­caí­na y mor­fi­na. Así, en una cum­bre en­tre Hitler y Mus­so­li­ni don­de se de­ci­di­ría na­da me­nos que la via­bi­li­dad de que Ita­lia con­ti­nua­ra en la gue­rra, Hitler se pre­sen­tó eu­fó­ri­co y no pa­ró de ha­blar du­ran­te tres ho­ras, con lo que el Du­ce ter­mi­nó con­sin­tien­do que su patria con­ti­nua­ra for­man­do parte del in­fer­nal sui­ci­dio ma­si­vo en el que se en­con­tra­ba en­fras­ca­da.

En las pá­gi­nas fi­na­les Oh­ler re­tra­ta de ma­ne­ra vis­ce­ral a Hitler co­mo un au­tén­ti­co yon­qui, de­ses­pe­ra­do por re­ci­bir la si­guien­te do­sis que le apor­ta­ra una ca­da vez más ín­fi­ma eva­sión de la reali­dad, an­te la per­ple­ja de­ses­pe­ra­ción de su sé­qui­to de in­fa­mes, quie­nes se da­ban cuen­ta del abis­mo que se­pa­ra­ba la gran­di­lo­cuen­cia y de­li­rio de gran­de­za de su lí­der, de la ca­da vez más pre­ca­ria reali­dad mi­li­tar y de­te­rio­ro men­tal en el que las in­yec­cio­nes de su mé­di­co de ca­be­ce­ra lo ha­bían su­mi­do sin re­me­dio. m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.