MBUCO, Atlán­ti­ca de Bra­sil

Milenio - - Viajes -

fue­ron mo­tor de su eco­no­mía y por ello, an­te la prohi­bi­ción pa­ra im­por­tar es­cla­vos, es­tos ve­nían en­tre los com­par­ti­mien­tos de las ga­lli­nas de Gui­nea en los bar­cos, por ello, con el tiem­po cam­bió el nom­bre de Por­to Ri­co a Por­to de Ga­lin­has (Puer­to de Ga­lli­nas en es­pa­ñol).

Es fa­mo­so por sus más de 30 ki­ló­me­tros de pla­yas pro­te­gi­das por un gran arre­ci­fe co­ra­lino que cuan­do ba­ja la ma­rea, crea una suer­te de al­ber­cas na­tu­ra­les en­tre el arre­ci­fe y la costa. Sus pla­yas son con­si­de­ra­das de las más es­pec­ta­cu­la­res de Bra­sil y cuen­ta con un con­cep­to úni­co lla­ma­do “Pla­ya sin Ba­rre­ras”, don­de es­pe­cia­lis­tas pres­tan equi­po y aten­ción a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des pa­ra que pue­dan go­zar –de for­ma gra­tui­ta—de la ex­pe­rien­cia de na­dar en es­tas tran­qui­las aguas.

Hay dos in­tere­san­tes pro­yec­tos en el puer­to, uno de con­ser­va­ción del ca­ba­lli­to de mar y otro de las tor­tu­gas ma­ri­nas, en es­tos cen­tros de in­ter­pre­ta­ción se com­par­ten los es­fuer­zos eco­ló­gi­cos de la co­mu­ni­dad pa­ra pre­ser­var es­tas dos es­pe­cies en pe­li­gro por el cre­ci­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra hu­ma­na. Hay una ofer­ta ho­te­le­ra muy am­plia en es­te lu­gar, aun­que va­le la pe­na vi­si­tar­lo ha­cien­do ba­se en Re­ci­fe.

Pla­ya Dos Car­nei­ros es una pe­que­ña bahía con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de la costa sur de Per­nam­bu­co, es­tá 50 ki­ló­me­tros al sur de Por­to de Ga­lin­has, ahí ade­más de las al­ber­cas na­tu­ra­les pro­duc­to de los arre­ci­fes co­ra­li­nos, cuan­do ba­ja la ma­rea se crean ban­cos de are­na co­mo is­lo­tes, don­de se ha­cen pe­que­ñas al­ber­cas con agua muy ca­lien­te co­mo una suer­te de spa na­tu­ral.

Aquí va­le la pe­na un pa­seo en ca­ta­ma­rán –que se ofre­ce des­de la pla­ya prin­ci­pal—pa­ra vi­si­tar to­das las re­gio­nes de es­ta bahía, des­de los ban­cos de are­na has­ta la pla­ya con are­nas ex­fo­lian­tes, don­de son cos­tum­bre los ba­ños de lo­do al sol. Arroz con le­che (sa­la­do), fri­jo­les con cer­do de la re­gión, las fa­mo­sas pi­can­has de res o chi­vo, los gui­sos re­gio­na­les y los ex­tra­or­di­na­rios pos­tres co­mo el bo­lo de ro­lo, bri­ga­dei­ro o car­to­las, se pue­den en­con­trar en prác­ti­ca­men­te cual­quier res­tau­ran­te de la re­gión. La cocina es muy dis­tin­ta a nues­tros sa­bo­res y su ba­se es muy pa­re­ci­da: arroz, fri­jo­les, fru­tas y maíz.

El coc­tel cai­pi­rin­ha es tam­bién to­da una ex­pe­rien­cia, el to­que se lo da la ca­chaça, un des­ti­la­do con ba­se en la ca­ña de azú­car, así co­mo los ju­gos de fru­tas lo­ca­les. No hay vue­los di­rec­tos de los ae­ro­puer­tos en Per­nam­bu­co ha­cia Mé­xi­co, lo más sen­ci­llo es ha­cer es­ca­la en Pa­na­má y co­nec­tar ha­cia el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Re­ci­fe, ca­pi­tal de Per­nam­bu­co. Co­pa Air­li­nes ofre­ce el ser­vi­cio, son tres ho­ras des­de el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co has­ta Pa­na­má y, lue­go sie­te ho­ras des­de el tam­bién lla­ma­do “Hub de las Amé­ri­cas” has­ta Re­ci­fe.

Hay otras op­cio­nes más lar­gas, vo­lan­do di­rec­to a Sao Pau­lo y lue­go co­nec­tan­do a Re­ci­fe, lo cual cons­ti­tu­ye, por lo me­nos, seis ho­ras más de via­je.

La co­nec­ti­vi­dad del ae­ro­puer­to de Re­ci­fe con el res­to de Bra­sil es muy am­plia. Tie­nen vue­los in­ter­na­cio­na­les di­rec­tos a Lis­boa, Frank­furt, Mi­lán, Bue­nos Ai­res, Mia­mi y Pa­na­má. Lo más re­co­men­da­ble es ha­cer ba­se en Re­ci­fe, ca­pi­tal de Per­nam­bu­co, don­de la ofer­ta ho­te­le­ra es am­plia y di­ver­sa. Los ho­te­les más re­co­men­da­bles son el Ho­tel Atlan­te Pla­za, jun­to al mar y en la zo­na sur de la ciu­dad; Mer­cu­re Re­ci­fe, Tran­sa­me­ri­ca Re­ci­fe y el Ra­dis­son Re­ci­fe, aun­que tam­bién hay una va­rie­dad muy in­tere­san­te de pro­pie­da­des Airbnb que van des­de ha­bi­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les has­ta ca­sas en­te­ras jun­to al mar. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.