Tu bo­da en Te­ques­qui­ten­go

ES­TE DES­TINO OFRE­CE DES­DE UNA BO­DA SOÑADA JUN­TO AL LA­GO HAS­TA DIFERENTES AC­TI­VI­DA­DES PA­RA TO­DOS LOS GUS­TOS, YA SEA

Milenio - - Viajes - Emi­li­ano Gon­zá­lez Is­las Lau­ra Es­ca­mi­lla So­to

Una bo­da es un even­to muy es­pe­cial que re­pre­sen­ta, pa­ra mu­chas mu­je­res, la rea­li­za­ción de un sue­ño cons­trui­do des­de la in­fan­cia. Al­gu­nas tie­nen la ilu­sión de ca­sar­se jun­to al mar, en ho­te­les ex­clu­si­vos de pla­yas en Los Ca­bos, Can­cún o la Ri­vie­ra Ma­ya. Sin em­bar­go, hay una nue­va po­si­bi­li­dad pa­ra que las no­vias pue­dan cum­plir su sue­ño, a so­lo ho­ra y me­dia de la Ciu­dad de Mé­xi­co: Tres Cie­los, un ex­clu­si­vo spot pa­ra even­tos so­cia­les en Te­ques­qui­ten­go, Mo­re­los.

Es­te des­tino bus­ca ser el lu­gar de en­sue­ño en el que las no­vias se han ima­gi­na­do dan­do el “sí”, de ahí que cuen­te con un desa­rro­llo ar­qui­tec­tó­ni­co de pri­mer ni­vel, que in­clu­ye una mo­der­na ca­pi­lla pa­ra la unión re­li­gio­sa y una cas­ca­da co­mo fon­do per­fec­to pa­ra las fotos inol­vi­da­bles; gran­des jar­di­nes y una ex­pla­na­da con área de coc­tel, ade­más de pis­ci­na, can­chas de te­nis, pá­del y has­ta he­li­puer­to.

Las pa­re­jas que se ca­san en Tres Cie­los pue­den ele­gir en­tre ren­tar el es­pa­cio y ha­cer­se car­go de to­dos los de­ta­lles re­la­cio­na­dos con su bo­da; con­tra­tar al­gún pa­que­te, u or­ga­ni­zar el even­to jun­to a los wed­ding plan­ners del lu­gar.

Cons­cien­te de la im­por­tan­cia de la co­mi­da en es­te día tan es­pe­cial, Tres Cie­los ha es­ta­ble­ci­do con­ve­nios con las agen­cias más ex­clu­si­vas de ca­te­ri­ng de la Ciu­dad de Mé­xi­co, aun­que los no­vios tam­bién pue­den ha­cer­se car­go del ban­que­te, con la úni­ca con­di­ción de ape­gar­se a los es­tán­da­res de ca­li­dad del lu­gar.

En cuan­to a la re­cep­ción y alo­ja­mien­to de los in­vi­ta­dos, es­te spot tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 500 per­so­nas, y has­ta 70 de ellas se pue­den hos­pe­dar en seis bun­ga­lows to­tal­men­te equi­pa­dos (cin­co do­bles y uno tri­ple). Tres Cie­los pla­nea abrir en oc­tu­bre un ho­tel ex­clu­si­vo pa­ra in­vi­ta­dos, con 14 ha­bi­ta­cio­nes do­bles.

Tan­to pa­ra los no­vios que unan sus vi­das jun­to al be­llo la­go de Te­ques­qui­ten­go co­mo Si pien­sas sa­lir de va­ca­cio­nes, pe­ro quie­res lle­var a tu ami­go pe­lu­do, si­gue es­tos con­se­jos que te dan los ex­per­tos de Clic­kBus, una pla­ta­for­ma on­li­ne de ven­ta de bo­le­tos de au­to­bús. An­tes del via­je: pa­ra que tu mas­co­ta es­té tran­qui­la du­ran­te el tra­yec­to, es ne­ce­sa­rio que un par de ho­ras an­tes de sa­lir, le des un ma­sa­je de aro­ma­te­ra­pia con tus ma­nos. Apli­ca un po­co de acei­te de la­van­da en tus pal­mas y da­le un ma­sa­je, co­men­zan­do por la ba­se la co­lum­na y su­bien­do len­ta­men­te has­ta lle­gar a la ba­se de la ca­be­za. Ayuno to­tal: unas ho­ras an­tes del via­je, evi­ta dar­le de co­mer pa­ra que no se ma­ree y vo­mi­te. Si tu via­je va a ser muy lar­go o tu mas­co­ta es muy ner­vio­sa, con­sul­ta al ve­te­ri­na­rio pa­ra sa­ber si le pue­de pres­cri­bir al­gún me­di­ca­men­to que ata­que es­tos sín­to­mas. Alis­ta su ma­le­ta: ade­más de lle­var la jau­la trans­por­ta­do­ra, lle­va una co­bi­ja, un par de ju­gue­tes y su pla­to pa­ra el agua. Tam­bién es im­por­tan­te que car­gues con sus do­cu­men­tos de va­cu­na­ción y una re­ce­ta del ve­te­ri­na­rio que cer­ti­fi­que que es­tá sano. Co­mi­da e hi­dra­ta­ción: si el via­je es lar­go, siem­pre de­bes car­gar con co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra sus in­vi­ta­dos, hay una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des que co­lo­can a es­te des­tino co­mo uno de los pre­di­lec­tos de Mo­re­los: des­de un te­maz­cal o un ma­sa­je con téc­ni­cas orien­ta­les, has­ta la dis­co­te­ca flo­tan­te Bar,Co pa­ra se­guir la fies­ta; un vue­lo en pa­ra­caí­das o bu­ceo en el la­go pa­ra los aven­tu­re­ros que quie­ran ob­ser­var los res­tos del an­ti­guo po­bla­do de Te­ques que per­ma­ne­cen ba­jo el agua. Tres Cie­los La­go Te­ques Lo­te 36 4ª Sec­ción Te­ques­qui­ten­go Jo­jutla, Mo­re­los Tel: 7343470613 www.tres­cie­los.mx/ pa­ra ali­men­tar­lo en el tra­yec­to. No im­pro­vi­ses com­pran­do en al­gu­na tien­da, pues cam­biar el ali­men­to po­dría pro­vo­car­le tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les. Iden­ti­fi­ca­ción y se­gu­ri­dad: pon­le una pla­ca a tu mas­co­ta con su nom­bre y tus da­tos; cuan­do lle­guen al des­tino, ase­gú­ra­la con co­rrea, ya que aun­que sea muy tran­qui­la, el es­trés del via­je pue­de pro­vo­car que se ba­je co­rrien­do y sea pe­li­gro­so pa­ra ella. Si via­jas en au­to­bús: in­ves­ti­ga so­bre lí­neas y co­rri­das que acep­ten el tras­la­do con mas­co­tas, así co­mo los li­nea­mien­tos y las con­di­cio­nes pa­ra el ser­vi­cio. La ma­yo­ría de lí­neas de au­to­bu­ses pi­de do­cu­men­tar a las mas­co­tas an­tes del via­je y tie­ne un lí­mi­te so­bre el pe­so y ta­ma­ño. Tam­bién de­bes to­mar en cuen­ta la du­ra­ción de tu tras­la­do, pues mu­chas lí­neas de au­to­bu­ses no acep­tan mas­co­tas pa­ra via­jes que du­ren más de ocho ho­ras. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.