An­drea Mar­tí co­rre­rá con­tra el cán­cer de ma­ma

Milenio - - ¡hey! - IN­VI­TA A LA AUTOEXPLORACIÓN Adria­na Ji­mé­nez Ri­ve­ra/Mé­xi­co Adrian Ji­mé­nez Ri­ve­ra/Mé­xi­co

An­drea Mar­tí, pa­ra quien ade­más de la ac­tua­ción otra de sus pa­sio­nes es co­rrer, por lo que ha par­ti­ci­pa­do en di­ver­sas com­pe­ten­cias, in­clu­so en el ma­ra­tón de la CdMx y Nue­va York, com­par­tió su en­tu­sias­mo por ser la ima­gen de la Ca­rre­ra Ca­mi­na­ta con Cau­sa Avón, que se rea­li­za­rá el 29 de oc­tu­bre.

“Es­toy muy con­ten­ta de par­ti­ci­par en es­ta cam­pa­ña, que tie­ne más de 23 años ayu­dan­do a mu­je­res”, di­jo la actriz, quien ac­tual­men­te gra­ba al la­do de Ch­ris­tian de la Cam­pa el melodrama La hi­ja pró­di­ga, que Te­le­vi­sión Azteca pro­yec­ta­rá en no­viem­bre. “Yo em­pe­cé a co­rrer ha­ce mu­chos años, y la pri­me­ra ca­rre­ra a la que me ins­cri­bí fue una Ca­rre­ra Avón, por lo que aho­ra me hon­ra mu­cho que me ha­yan in­vi­ta­do a par­ti­ci­par co­mo ima­gen, so­bre to­do por el fon­do que tie­ne es­ta ca­rre­ra, por esa ayu­da que brin­da a mu­je­res que pa­de­cen cán­cer o bien apor­ta in­gre­sos a ins­ti­tu­cio­nes que atien­den ese mal o brin­dan es­tu­dios a mu­je­res pa­ra la pre­ven­ción”, des­ta­có An­drea.

Aun­que la actriz no ha pa­de­ci­do la en­fer­me­dad en un fa­mi­liar o al­guien cer­cano sa­be del efec­to que cau­sa. “Gra­cias a Dios no he vi­vi­do un ca­so de cán­cer de ma­ma en al­gún fa­mi­liar, pe­ro sí en per­so­nas cer­ca­nas, al­gu­nas han sa­li­do bien li­bra­das, pe­ro es al­go que nos pue­de pa­sar a cual­quie­ra, por eso in­de­pen­dien­te­men­te de que ten­ga­mos a un fa­mi­liar con esa ex­pe­rien­cia, de­be­mos aten­der to­das las re­co­men­da­cio­nes que nos ha­cen, co­mo la autoexploración, que es bá­si­ca pa­ra pre­ve­nir to­da si­tua­ción com­pli­ca­da, que in­clu­so pue­da lle­gar a ca­sos ex­tre­mos co­mo la muer­te”, en­fa­ti­zó Mar­tí.

Des­ta­có que de acuer­do a su ex­pe­rien­cia, la ca­rre­ra “siem­pre se ha dis­tin­gui­do por ser una con­vi­ven­cia muy fa­mi­liar en la que to­dos de­be­mos par­ti­ci­par”.

El es­ce­na­rio es­tá ca­si lis­to, el equi­po de pro­duc­ción de Ru­bén La­ra re­vi­sa los úl­ti­mos de­ta­lles de la es­ce­no­gra­fía, mien­tras Je­sús Ochoa prac­ti­ca los mo­vi­mien­tos que tie­ne que ha­cer con los ti­ran­tes que por­ta y Que­ta La­vat se apro­xi­ma al ac­tor. Es ho­ra de iniciar el en­sa­yo de Con­ver­sa­cio­nes con ma­má, la obra que es­tre­na­rán la se­ma­na pró­xi­ma en di­ver­sos es­ce­na­rios. Sin em­bar­go, el ac­tor se da tiem­po pa­ra com­par­tir lo emo­ti­vo que ha re­sul­ta­do la his­to­ria, pa­ra la cual ase­gu­ra que ya es­tá “lis­tí­si­mo: “Es una obra que sí re­quie­re es­tar lis­to, por­que es un diá­lo­go muy bueno, un ejer­ci­cio de diá­lo­go en­tre ma­dre e hi­jo, el diá­lo­go es ma­ra­vi­llo­so”.

Ochoa de­ja de prac­ti­car el mo­vi­mien­to que ten­drá en es­ce­na con los ti­ran­tes y com­par­te: “Es una obra con­mo­ve­do­ra, es una his­to­ria que des­bor­da ter­nu­ra, es una tra­ma que a to­dos, de al­gu­na for­ma, nos to­ca, por­que to­dos so­mos hi­jos... no voy a de­cir de qué, pe­ro so­mos hi­jos”, aña­de con cier­ta pi­car­día. “Y to­dos tu­vi­mos ma­dre…” agre­ga, mien­tras la actriz a unos me­tros se aco­mo­da en su po­si­ción pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra co­rrer el en­sa­yo que di­ri­ge An­to­nio Cas­tro.

Je­sús ha­bla de la emo­ción que le re­pre­sen­ta el mon­ta­je, en el que se es­tre­na co­mo hi­jo. “Aquí de­bu­to co­mo hi­jo, ha­bía he­cho de to­do, pa­pá, her­mano, pe­ro hi­jo no. De ver­dad es­ta obra es un pro­duc­to tea­tral muy ri­co, ma­ra­vi­llo­so, es emo­ti­vo por don­de se le vea, el diá­lo­go es di­vino, tan­to que has­ta qui­sie­ra ha­cer­la de ma­má, por­que los dos per­so­na­jes son muy bo­ni­tos. “Co­mo ac­tor es un go­ce pro­fe­sio­nal y a ni­vel per­so­nal me mue­ve mu­chas fi­bras, el re­cuer­do de mi ma­má. Ade­más tra­ba­jar con Que­ta es sen­sa­cio­nal. Ella es ad­mi­ra­ble, tie­ne 88 años y una ener­gía en­vi­dia­ble. Es chis­to­so, ya ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos en El Ho­tel de los se­cre­tos y ahí yo la se­du­cía y aho­ra es mi ma­má”.

El di­rec­tor to­ma su po­si­ción pa­ra co­rrer el úl­ti­mo en­sa­yo, pe­ro aún hay tiem­po, ape­nas unos cuan­tos se­gun­dos que Ochoa apro­ve­cha pa­ra com­par­tir que en la reali­dad con­si­de­ra que “fui un buen hi­jo, al me­nos no ten­go cul­pa de na­da, no les hi­ce da­ño”.

Y aun­que su ma­dre ya no vi­ve ase­gu­ra “si­go pla­ti­can­do con ella, por­que aho­ra más que nun­ca es­tá bien pre­sen­te”.

La actriz, a la de­re­cha, al dar de­ta­lles de la cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.