Si­guen en eso de las pen­de­ja­das

Lo emo­cio­nal tie­ne su par­te de irra­cio­nal. Flo­res­tán

Milenio - - AL FRENTE - JOAQUÍN LÓ­PEZ-DÓ­RI­GA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com

Ape­nas ayer le re­cor­da­ba esa má­xi­ma que di­ce que cuan­do un enemi­go es­tá ha­cien­do pen­de­ja­das no hay que dis­traer­lo, re­fi­rién­do­me a la pug­na PAN-PRI que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ce­le­bra des­de su ba­rre­ra de som­bra, bueno, él que es aus­te­ro, en la de sol, pe­ro la go­za igual.

Y es que le con­ta­ba que de aque­lla alian­za con el PAN que cons­tru­yó En­ri­que Pe­ña Nie­to en 2012 tras ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial no que­da na­da; al con­tra­rio, los dos que iban contra el ta­bas­que­ño lo han he­cho de la­do pa­ra en­fren­tar­se en una cam­pal su­per­li­bre en la que uno, Ri­car­do Ana­ya, de­cla­ró la gue­rra al PRI, al go­bierno fe­de­ral y al mis­mo Pre­si­den­te, mien­tras el tri­co­lor hi­zo lo mis­mo con el jo­ven ma­ra­vi­lla y su par­ti­do.

Pues bien, co­mo no los han dis­traí­do, las si­guen ha­cien­do y ayer mis­mo el coordinador de la ban­ca­da priis­ta en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Cé­sar Ca­ma­cho, subió a la tribuna pa­ra pre­sen­tar una ini­cia­ti­va a fin de que se for­me una co­mi­sión le­gis­la­ti­va in­ves­ti­ga­do­ra de la for­tu­na de Ana­ya, cu­yos egre­sos, afir­man sus mal­que­rien­tes, no co­rres­pon­den a sus in­gre­sos y to­da la his­to­ria del en­ri­que­ci­mien­to fa­mi­liar, que él ha ne­ga­do y tie­ne do­cu­men­ta­da y ya se­rá co­sa de con­fir­mar sus evi­den­cias.

Pe­ro Ca­ma­cho no fue muy le­jos ni tu­vo que es­pe­rar mu­cho por la res­pues­ta. Allí mis­mo, en San Lá­za­ro, Mar­ko Cortés, pas­tor de la ban­ca­da azul, subió a la tribuna pa­ra apo­yar su mo­ción, pe­ro am­plia­da: que esa co­mi­sión le­gis­la­ti­va in­ves­ti­ga­do­ra pro­pues­ta por el PRI se am­plíe e in­clu­ya có­mo se hi­zo de ta­xis En­ri­que Ochoa y el te­ma de la ca­sa blanca.

Y no so­lo eso, el pa­nis­ta plan­teó que un dipu­tado de Mo­re­na la pre­si­da.

Lue­go ya se die­ron con to­do, pe­ro el error es­ta­ba con­su­ma­do y tam­bién el be­ne­fi­cio pa­ra Ló­pez Obra­dor, quien ha per­ma­ne­ci­do ca­lla­do mien­tras sus con­tra­rios si­guen ha­cién­do­las.

Por si fal­ta­ra al­go de con­fir­mar, por la tar­de, Ana­ya exi­gió que esa co­mi­sión le­gis­la­ti­va in­ves­ti­ga­do­ra lo ci­te a com­pa­re­cer pú­bli­ca­men­te pa­ra dar su ver­sión.

Y la ver­dad es que An­drés Ma­nuel nun­ca pen­só que su cam­pa­ña se la hi­cie­ran PRI y PAN, lo que es una pen­de­ja­da. Y por eso no los to­ca ni con la bri­sa de un tuit. No va a ser que se le dis­trai­gan...

Re­ta­les

1. LIS­TA. Mar­ga­ri­ta Za­va­la se anotó ayer en el INE co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial por la vía in­de­pen­dien­te y cuan­do di­jo que va contra un ilu­mi­na­do, al­guien la co­rri­gió: ¿Uno? ¡Dos!; 2. RE­NUN­CIAS. En ese áni­mo Lui­sa Ma­ría Calderón, que ha­bía re­nun­cia­do la vís­pe­ra al PAN, se de­cla­ró se­na­do­ra in­de­pen­dien­te y se se­pa­ró de la ban­ca­da azul. Y Jo­sé Luis Lue­ge Ta­mar­go, tras su sa­li­da del pa­nis­mo, se apun­tó co­mo can­di­da­to in­de­pen­dien­te al go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co; y 3. PRO­TEC­CIÓN. La due­ña del co­le­gio Réb­sa­men, Mónica Gar­cía Vi­lle­gas, si­gue des­apa­re­ci­da. La ave­ri­gua­ción es por ho­mi­ci­dio, ya que en su es­cue­la mu­rie­ron 19 me­no­res y sie­te adul­tos. Y no ha res­pon­di­do a los ci­ta­to­rios de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na, que le tie­ne abier­ta una car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción. M Nos ve­mos el mar­tes, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.