¿Có­mo lla­mar a esa ac­ti­tud?

Milenio - - AL FRENTE - GUILLERMO VAL­DÉS CAS­TE­LLA­NOS

El ges­to pre­si­den­cial de asis­tir al even­to or­ga­ni­za­do por Cau­sa en Co­mún pa­ra pre­sen­tar el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Po­li­cial era una bue­na se­ñal del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral so­bre la im­por­tan­cia que le me­re­ce el te­ma. Sin em­bar­go, des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad. Un error de dis­cur­so y una omi­sión en su men­sa­je die­ron al tras­te con las bue­nas in­ten­cio­nes.

No sé si era par­te del dis­cur­so que lle­va­ba pre­pa­ra­do o fue im­pro­vi­sa­ción, pe­ro su que­ja de que “a ve­ces se es­cu­chan más las vo­ces que vie­nen de la pro­pia so­cie­dad ci­vil que con­de­nan, que cri­ti­can y que ha­cen bull­ying so­bre el tra­ba­jo de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano”, ade­más de ser pro­nun­cia­da en el lu­gar equi­vo­ca­do —Cau­sa en Co­mún se ha ca­rac­te­ri­za­do por un tra­ba­jo se­rio y cons­truc­ti­vo pa­ra exi­gir­le a los go­bier­nos fe­de­ral y es­ta­ta­les que cum­plan con su obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos y de ser con­gruen­tes con sus com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos pú­bli­ca­men­te de re­cons­truir y for­ta­le­cer las po­li­cías—, la uti­li­za­ción del ver­bo aco­sar (bull­ying) no fue el co­rrec­to. El bull­ying es una agre­sión in­jus­ti­fi­ca­da y gra­tui­ta con­tra al­guien más dé­bil; el su­je­to aco­sa­do usual­men­te no ha­ce na­da con­tra sus aco­sa­do­res y aun así lo agre­den y lo hos­ti­gan.

No creo que sea el ca­so de la ma­yor par­te de las crí­ti­cas con­tra las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad. Si bien, sí hay al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes ra­di­ca­les que se opo­nen a to­das las fuer­zas es­ta­ta­les y las cri­ti­can con ba­se en pre­jui­cios ina­mo­vi­bles (por de­fi­ni­ción son vio­la­do­ras sis­te­má­ti­cas de los de­re­chos hu­ma­nos), gran par­te de las crí­ti­cas es jus­ti­fi­ca­da por di­ver­sas ra­zo­nes: en al­gu­nos ca­sos vio­lan los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro las más fre­cuen­tes, des­de mi pun­to de vis­ta, son por omi­sión en su ta­rea de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos, ya sea por in­efi­ca­ces y ne­gli­gen­tes o por­que ac­túan en com­pli­ci­dad con los de­lin­cuen­tes. Por esa ra­zón, las de­nun­cias y crí­ti­cas con­tra mu­chos cuer­pos y ele­men­tos po­li­cia­cos es­tán jus­ti­fi­ca­das, no son bull­ying por­que no son agre­sio­nes gra­tui­tas o in­jus­ti­fi­ca­das con­tra un su­je­to dé­bil que no pue­de de­fen­der­se.

Pe­ro creo que el error más se­ve­ro del dis­cur­so pre­si­den­cial fue la omi­sión. Al re­co­no­ci­mien­to de que la in­se­gu­ri­dad ha cre­ci­do de ma­ne­ra preo­cu­pan­te (lo hi­zo con eu­fe­mis­mos, pe­ro lo hi­zo: “en pun­tos muy par­ti­cu­la­res de nues­tra geo­gra­fía na­cio­nal la vio­len­cia se ha con­ver­ti­do prác­ti­ca­men­te en al­go co­ti­diano y co­mún (…) re­co­no­ci­mos tam­bién que en 2016 y 2017 han si­do años don­de la­men­ta­ble­men­te la de­lin­cuen­cia y la in­se­gu­ri­dad han co­bra­do nue­va­men­te ma­yo­res es­pa­cios”) no se si­guió nin­gu­na ac­ción, nin­gu­na pro­pues­ta, nin­gu­na po­lí­ti­ca al­ter­na­ti­va, nin­gún com­pro­mi­so pa­ra re­for­zar a las po­li­cías, na­da. Ab­so­lu­ta­men­te na­da. ¿En­ton­ces pa­ra qué ir a ese even­to; pa­ra qué re­co­no­cer que el pro­ble­ma es preo­cu­pan­te y cre­cien­te si no se anun­cia al­go que tran­qui­li­ce a los ciu­da­da­nos ca­da vez más ate­mo­ri­za­dos de sa­lir a la ca­lle en to­das las ciu­da­des (co­mo lo re­ve­ló la úl­ti­ma en­cues­ta del Ine­gi so­bre la in­se­gu­ri­dad en zo­nas ur­ba­nas) y no so­lo en “pun­tos muy par­ti­cu­la­res del país”? ¿Pa­ra que­jar­se del bull­ying? El úl­ti­mo pá­rra­fo del dis­cur­so del Pre­si­den­te es re­ve­la­dor de que no pien­sa ha­cer gran co­sa al res­pec­to y avien­ta la res­pon­sa­bi­li­dad: “San­cio­ne­mos a aque­llos que no cum­plan con su ta­rea; vea­mos, ex­hi­ba­mos en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas los go­bier­nos que han si­do efi­ca­ces y los que no lo han si­do. Tra­ba­je­mos po­nien­do nue­va­men­te en nues­tro cen­tro de aten­ción el te­ma de la se­gu­ri­dad. Lo es­tá por­que, es cier­to, las ci­fras no son na­da alen­ta­do­ras, pe­ro tam­po­co son alen­ta­do­res los es­fuer­zos que en­tre go­bierno y so­cie­dad he­mos al­can­za­do, y mu­cho po­de­mos ha­cer to­da­vía en fa­vor de es­ta cau­sa”. ¿San­cio­ne­mos? ¿Quié­nes? ¿Qué es­tá es­pe­ran­do él —que es el je­fe del Es­ta­do— pa­ra ex­hi­bir y san­cio­nar a los go­ber­na­do­res in­cum­pli­dos co­men­zan­do por su pro­pio go­bierno? ¿A qué se com­pro­me­te en su úl­ti­mo año de go­bierno y cuán­to pre­su­pues­to y, por tan­to, cuán­ta prioridad le pon­drá a la se­gu­ri­dad? ¿Có­mo lla­mar a esa ac­ti­tud? M

El error más se­ve­ro del dis­cur­so pre­si­den­cial fue la omi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.