Cam­biar, no re­cons­truir

Milenio - - AL FRENTE - MAR­CO RAS­CÓN www.mar­co­ras­con.org @Mar­co­Ras­con

Al igual que ha­ce 32 años, el sis­mo abrió las con­di­cio­nes pa­ra cam­biar. En lo cul­tu­ral, lo po­lí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y del pa­pel de Ciu­dad de Mé­xi­co, el te­rre­mo­to y sus con­se­cuen­cias plan­tean ir más allá de la re­cons­truc­ción ma­te­rial.

La con­cien­cia so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad, nues­tra ci­vi­li­dad, con­cep­to de lo co­mu­ni­ta­rio, las re­la­cio­nes go­bierno y so­cie­dad ten­san la es­truc­tu­ra y ex­po­nen con cla­ri­dad el re­tra­so de las ins­ti­tu­cio­nes res­pec­to a las ex­pec­ta­ti­vas que hoy se ma­ni­fies­tan de ma­ne­ra di­ver­sa en Ciu­dad de Mé­xi­co, y es­pe­cí­fi­ca­men­te en las zo­nas afec­ta­das por los sis­mos del 7 y 19 de sep­tiem­bre.

Si bien el go­bierno de la ciu­dad hoy tra­ta de co­mu­ni­car me­di­das de re­cons­truc­ción y nom­bró un “co­mi­sio­na­do” pa­ra el efec­to, sus re­fle­jos son tar­díos y muy in­fe­rio­res a las me­di­das que se to­ma­ron ha­ce 32 años.

La ne­ga­ti­va del go­bierno ac­tual a cen­tra­li­zar las ac­cio­nes en un pro­gra­ma con am­plias fa­cul­ta­des es­tá a la vis­ta. Al go­bierno ac­tual, en­cap­su­la­do por las mu­chas ma­las ac­cio­nes que los ais­la­ron de la mis­ma ba­se so­cial y po­lí­ti­ca que lo eli­gió, ha desem­bo­ca­do en pro­fun­dos va­cíos y has­ta da una idea de in­go­ber­na­bi­li­dad.

La po­la­ri­za­ción a mor­di­das en­tre PRD y Mo­re­na, co­mo las prin­ci­pa­les fuer­zas go­ber­nan­tes, crea con­di­cio­nes pa­ra que los sec­to­res más con­ser­va­do­res sue­ñen con el re­tro­ce­so en to­dos los ór­de­nes y reivin­di­quen abier­ta­men­te la ne­ce­si­dad de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio.

En­tre los te­lo­nes del es­pec­tácu­lo con alien­to de in­go­ber­na­bi­li­dad, las pug­nas po­nen al des­cu­bier­to la cri­sis en ge­ne­ral del sis­te­ma de par­ti­dos, la trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos elec­to­ra­les que se ave­ci­nan y el ca­lle­jón sin sa­li­da de lo que se bus­có co­mo una al­ter­na­ti­va in­de­pen­dien­te, que más allá de las po­si­bi­li­da­des de es­tar en la bo­le­ta elec­to­ral, en el fon­do se anu­la y com­pi­te, no con­tra los par­ti­dos, sino con­tra los mis­mos can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes.

La ta­rea es uni­fi­car, pe­ro es­to so­lo es po­si­ble des­de lo pro­gra­má­ti­co, lo con­cep­tual y ele­van­do el ni­vel del de­ba­te na­cio­nal. El te­ma no es fá­cil, pues la des­com­po­si­ción es­tá muy avan­za­da y pa­re­cie­ra que no exis­te sa­li­da.

El sis­mo y la cri­sis tra­je­ron tam­bién ai­re nue­vo, mo­vi­li­za­ción y ac­ti­tud de nue­vos con­tin­gen­tes. Las ge­ne­ra­cio­nes se mez­cla­ron, los sec­to­res se vie­ron a la ca­ra y se es­tán pre­gun­tan­do ha­cia dón­de ca­mi­nar.

Es­to en sí tra­jo nue­vas prác­ti­cas y es­tá ahí en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo en es­pe­ra de po­li­ti­zar­se y ha­cer­se pre­sen­te.

Los sis­mos nue­va­men­te nos han pues­to en la ru­ta de cam­biar y eso no lo po­drá pa­rar na­die, co­mo en 1985. M

JOR­GE MOCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.