IN­TEN­TAN CONTRAOFENSIVA AL CA­SO POR IN­JE­REN­CIA RU­SA Y CO­LU­SIÓN Ses­sions ana­li­za si in­ves­ti­ga a Clin­ton

El fis­cal “re­cuer­da” an­te el Con­gre­so que sí hu­bo su­ge­ren­cias pa­ra ci­ta con Pu­tin

Milenio - - FRONTERAS - Agen­cias/Was­hing­ton AFP/Was­hing­ton

El se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia y fis­cal ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos, Jeff Ses­sions, pro­me­tió to­mar de for­ma rá­pi­da una de­ci­sión so­bre el nom­bra­mien­to de un fis­cal es­pe­cial pa­ra in­ves­ti­gar a la ex can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, al­go que ha exi­gi­do re­pe­ti­da­men­te Do­nald Trump. “Te­ne­mos la in­ten­ción de ha­cer nues­tro tra­ba­jo tal y co­mo es­ta­ble­cen los prin­ci­pios del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia (...) sin in­fluen­cias po­lí­ti­cas, de for­ma co­rrec­ta y apro­pia­da”, afir­mó Ses­sions an­te la Co­mi­sión de Jus­ti­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Las de­cla­ra­cio­nes de Ses­sions in­di­can que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano in­ten­ta or­ga­ni­zar una contraofensiva a la in­ves­ti­ga­ción so­bre la pre­sun­ta in­je­ren­cia ru­sa en las pre­si­den­cia­les de 2016, y la su­pues­ta co­lu­sión en­tre el equi­po de cam­pa­ña de Trump y Mos­cú.

Sin em­bar­go, el fis­cal vio de­bi­li­ta­da su po­si­ción tras re­cor­dar una reunión don­de un ase­sor, Geor­ges Pa­pa­do­pou­los, le pro­pu­so en mar­zo de 2016 con­cer­tar una en­tre­vis­ta en­tre Trump y Pu­tin. Ha­ce un mes ne­gó ha­ber man­te­ni­do con­tac­to re­la­cio­na­do con ele­men­tos ru­sos.

Los de­mó­cra­tas ad­vir­tie­ron del ries­go de que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia se po­li­ti­ce si el fis­cal ge­ne­ral abre una in­ves­ti­ga­ción con­tra Clin­ton, ade­más de de­nun­ciar que es una ma­nio­bra pa­ra des­viar la aten­ción so­bre el ca­so ru­so, que Los se­na­do­res es­ta­du­ni­den­ses se pre­gun­ta­ron ayer so­bre los lí­mi­tes al po­der del man­da­ta­rio de EU pa­ra lan­zar un ata­que nu­clear. El de­ba­te co­bra sen­ti­do an­te la ten­sión cre­cien­te en­tre Do­nald Trump, “tan ines­ta­ble y tan vo­la­til”, se­gún el de­mó­cra­ta Ch­ris Murphy, y el lí­der nor­co­reano Kim Jong-un. La dis­cu­sión en la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do, se cen­tró en la hi­po­té­ti­ca de­ci­sión pre­si­den­cial de ata­car nu­clear­men­te al enemi­go.

En ca­so de un ata­que nu­clear enemi­go o la in­mi­nen­cia de uno, los se­na­do­res y ex­per­tos in­te­rro­ga­dos con­vi­nie­ron en que el pre­si­den­te tie­ne ple­nos po­de­res pa­ra de­fen­der el país, con­for­me a la Cons­ti­tu­ción. So­lo el Eje­cu­ti­vo pue­de dar la or­den pa­ra desatar el fue­go nu­clear. “Una vez que la or­den es da­da y ve­ri­fi­ca­da, no exis­te nin­gún me­dio pa­ra re­vo­car­la”, de­cla­ró el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Bob Cor­ker, que con­vo­có la au­dien­cia, la pri­me­ra so­bre es­te te­ma des­de 1976. Pe­ro, ¿si el pre­si­den­te es­ti­ma que un país re­pre­sen­ta una ame­na­za y or­de­na pre­ven­ti­va­men­te un ata­que nu­clear? , cues­tio­nó

Los ex­per­tos re­co­no­cie­ron que no exis­te una de­fi­ni­ción de in­mi­nen­cia en es­te ca­so. El ge­ne­ral re­ti­ra­do Ro­bert Keh­ler, ex je­fe del comando es­tra­té­gi­co es­ta­du­ni­den­se en­tre 2011 y 2013, re­cor­dó una re­gla mi­li­tar bá­si­ca: “El ejér­ci­to es­tá obli­ga­do a cum­plir ór­de­nes le­ga­les, pe­ro no ór­de­nes ile­ga­les”. no de­ja de sal­pi­car al man­da­ta­rio.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia dio a co­no­cer la no­che del lu­nes que es­tá va­lo­ran­do abrir una in­ves­ti­ga­ción so­bre el uso que hi­zo Clin­ton de un ser­vi­dor de co­rreo elec­tró­ni­co sien­do se­cre­ta­ria de Es­ta­do, aun­que el año pa­sa­do se de­ci­dió no ini­ciar pes­qui­sas.

Ade­más, no­ti­fi­có por car­ta al pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia, Ro­bert Good­lat­te, ha­cer lo mis­mo so­bre la fun­da­ción del ex pre­si­den­te Bill Clin­ton y de su es­po­sa y sus víncu­los con com­pa­ñías in­vo­lu­cra­das en la ven­ta de ura­nio es­ta­du­ni­den­se a una em­pre­sa es­ta­tal ru­sa.

Pe­ro el tes­ti­mo­nio de Ses­sions des­per­tó las alar­mas de que Trump —que pro­me­tió que su fis­cal ge­ne­ral nom­bra­ría un fis­cal es­pe­cial pa­ra in­ves­ti­gar a Clin­ton si ga­na­ba las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les— es­té pre­sio­nan­do en esa di­rec­ción.

Mien­tras, el hi­jo de Trump di­vul­gó una se­rie de men­sa­jes que in­ter­cam­bió con Wi­ki­Leaks, lue­go de que re­por­tes de pren­sa su­gi­rie­ran que se alió en se­cre­to con es­te gru­po que pu­bli­có co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary Clin­ton du­ran­te la elec­ción pre­si­den­cial de 2016.

Do­nald Trump Jr. pu­bli­có, se­gún di­jo, la ca­de­na “com­ple­ta” de men­sa­jes pri­va­dos por Twit­ter que in­ter­cam­bió con la pla­ta­for­ma Wi­ki­Leaks en­tre sep­tiem­bre de 2016 y ju­lio pa­sa­do.

En los men­sa­jes, Wi­ki­Leaks bus­ca pro­veer in­for­ma­ción a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump pa­dre y re­for­zar el im­pac­to de sus pu­bli­ca­cio­nes so­bre Clin­ton.

Trump, par­tió de Fi­li­pi­nas ayer tras un via­je de 12 días por Asia, su pri­me­ro en la re­gión co­mo pre­si­den­te y que fue, se­gún él, “muy exi­to­so”. El avión pre­si­den­cial Air For­ce One des­pe­gó del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Ni­noy Aquino a me­dia tar­de, al fi­nal de un periplo que lle­vó a Trump a Ja­pón, Corea del Sur, Chi­na, Viet­nam y Fi­li­pi­nas. “He he­cho mu­chos ami­gos, al más al­to ni­vel”, de­cla­ró a los pe­rio­dis­tas an­tes de par­tir. “He­mos tra­ba­ja­do du­ro y creo que los fru­tos de nues­tro tra­ba­jo se­rán in­creí­bles”, aña­dió. El via­je, du­ran­te el cual Trump fue re­ci­bi­do con gran pom­pa, es­tu­vo en gran par­te de­di­ca­do a la cri­sis nu­clear con Corea del Nor­te. m

El se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Jeff Ses­sions, du­ran­te su com­pa­re­cen­cia ayer en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.