Don­de el cro­nis­ta des­va­ría acer­ca de... quién sa­be

Milenio - - CIUDAD Y ESTADOS - Jo­sé de la Co­li­na

El dic­ta­men cu­rul­te­ril que ¿ha­ce una dé­ca­da o más, o me­nos?, im­pu­so la sus­pen­sión de la ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas a par­tir de cier­ta ho­ra de la no­che, y en con­se­cuen­cia el cie­rre de los ba­res y can­ti­nas y cual­quier ti­po de em­bria­ga­de­ro a par­tir de tal mo­men­to, no pro­du­jo al cro­nis­ta ni frío ni ca­lor, ni ti­bie­za ni frio­le­ra, por­que ta­les be­bi­das las to­ma por dar­le gus­to al cuer­po, no por afán au­to al­coho­li­zan te, sino úni­ca­men­te por acom­pa­ñar la co­mi­da o la ce­na o por cor­dia­li­zar en ter­tu­lias li­te­ra­tas, y no, co­mo ha­cen al­gu­nos per­ver­sos po­li­mor­fos, pa­ra au­llar en co­ros fan­fa­rro­nes la me­xi­ca­na ale­gría, que tam­bién in­ter­na­cio­nal, có­mo no, y por sa­lir en bon­che a las ca­lles a des­ve­lar al gen­te­río hon­ra­do y la­bo­rio­so gri­tan­do in­ti­mi­da­des im­pú­di­cas que a na­die in­tere­san, del es­ti­lo de “¡iii­jaiii­jaiii, que im­por­ta que no me quie­ran, si al fin y al ca­bo me quie­ro yo so­lo!”, o “¡soy feo y es­tú­pi­do pe­ro có­mo me gus­to yo a mí so­li­to, ver­dá de Dios!”.

Por lo de­más el cro­nis­ta es tras­no­cha­dor, sí, pe­ro en ca­si­ta y te­clean­do en la com­pu, par­ti­cu­lar­men­te aho­ra que MI­LE­NIO va a cos­tar cin­co pe­sos más y su di­rec­tor, Car­los Ma­rín, afa­ma­do co­mo pe­rio­dis­ta aun­que más co­mo can­tan­te des­tri­pa­dor de boleros, ¡y en ple­na te­le­vi­són, qué im­pu­di­cia!, ten­drá que au­men­tar­nos el pa­go de los ar­tícu­los o se le acu­sa­rá de ser trum­pe­ro, im­pe­ria­lis­ta y be­rrea­dor de no­tas diz­que mu­si­ca­les mal en­to­na­das y peor rit­ma­das.

Pe­ro… vol­vien­do al te­ma, si al­guno hay, el cro­nis­ta com­pren­de que si­gan mo­les­tos y fu­rio­sos con el du­ra­de­ro dic­ta­men an­ti­bo­rra­che­ra a aque­llos a quie­nes les gus­ta el tras­no­che al­coho­li­zan­te, por­que creen que la no­che, así co­mo el día y la tar­de y la en­te­ra no­che, son pa­ra ce­le­brar­las con hi­pos e iii­jai­jaiiies a to­do pul­món y pa­ra lue­go dor­mir una cruel cru­da y des­per­tar a la nue­va sed que los ins­pi­re a es­cri­bir pro­fun­dos tex­tos, a ve­ces rit­ma­dos y ri­ma­dos, y d et rash­cend eh en­ciahh mo­ral y po­lí­ti­ca (por ejem­plo so­bre el ser o la na­da o la gue­rra de los can­di­da­tos), que jus­ti­fi­quen el co­bro de cin­co mil pe­sos más… y a pro­pó­si­to, don Car­los Ma­rín, si us­ted nos au­men­ta el pa­go, el cro­nis­ta, más po­li­ti­que­ro y barbero que na­die, es­cri­bi­rá que es us­ted el ma­yor bo­le­rea­dor, ¡un Ca­rus­so o un Pa­va­ro­ti o un Do­min­go del bo­le­ro, pues!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.