Más va­le con­sul­tar al doc­tor ro­bot

Milenio - - NEGOCIOS - Ju­lio Se­rrano Espinosa ju­lio­se28@hot­mail.com

Aho­ra que se ce­le­bra por pri­me­ra vez en Mé­xi­co la Cum­bre Mun­dial de Líderes con­tra el Cán­cer, va­le la pe­na re­fle­xio­nar có­mo la tec­no­lo­gía es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la me­di­ci­na, en par­ti­cu­lar el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to del cán­cer.

Se han lle­va­do a ca­bo va­rios es­tu­dios que com­pa­ran la efi­cien­cia en el diag­nós­ti­co de dis­tin­tos ti­pos de cán­cer en­tre Watson —un pro­gra­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial desa­rro­lla­do por IBM— y re­co­no­ci­dos doc­to­res on­có­lo­gos. En uno de ellos se com­pa­ró el éxi­to en de­tec­tar cán­cer de pul­món. Mien­tras que los doc­to­res hu­ma­nos tu­vie­ron un ín­di­ce de acier­to de 50 por cien­to, “doc­tor” Watson al­can­zó 90 por cien­to. Es­tu­dios so­bre otros ti­pos de cán­cer, co­mo el de ma­ma, han con­fir­ma­do di­fe­ren­cias si­mi­la­res en la cer­te­za de diag­nós­ti­co.

Aun­que pue­den sor­pren­der­nos los re­sul­ta­dos, no de­be­rían. He­rra­mien­tas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­mo Watson han es­ta­do su­peran­do la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual de los hu­ma­nos des­de ha­ce va­rios años. Ahí es­tá el ca­so de Deep Blue, la compu­tado­ra —tam­bién de IBM— que de­rro­tó al cam­peón de aje­drez ha­ce dos dé­ca­das. Más re­cien­te­men­te, Alp­haGo Ze­ro, un pro­gra­ma de Goo­gle que apren­de por sí mis­mo, le ga­nó al me­jor ju­ga­dor de Go, un jue­go de me­sa que es mu­cho más com­ple­jo que el aje­drez.

Es na­tu­ral que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial me­jo­re la me­di­ci­na. Di­ge­rir to­da la in­for­ma­ción que exis­te y que se ge­ne­ra cons­tan­te­men­te so­bre cán­cer es hu­ma­na­men­te im­po­si­ble pa­ra un doc­tor on­có­lo­go, por más lis­ta y estudiosa que sea. Tan so­lo pa­ra leer los nue­vos ha­llaz­gos que se publican se­ma­nal­men­te so­bre el te­ma le to­ma­ría 160 ho­ras de acuer­do a un es­tu­dio.

Por su par­te, Watson pue­de “leer” y apren­der to­do lo que se ha pu­bli­ca­do en se­gun­dos. Y Watson no se de­tie­ne en el diag­nós­ti­co, tam­bién ofre­ce op­cio­nes de tra­ta­mien­to ba­sa­das en la ex­pe­rien­cia de mi­llo­nes de ca­sos y es­tu­dios.

Por el mo­men­to y en el fu­tu­ro cer­cano, el pa­pel de Watson es ac­tuar co­mo au­xi­liar pa­ra los doc­to­res. Es­to es, ser­vir co­mo una va­lio­sa he­rra­mien­ta pa­ra que ha­gan me­jor su tra­ba­jo. Sin em­bar­go, po­de­mos es­pe­rar que en el me­diano pla­zo sus fun­cio­nes se am­plíen, con pro­fun­das con­se­cuen­cias en el mun­do de la me­di­ci­na.

¿Qué pa­sa­rá, por ejem­plo, con los doc­to­res? Evi­den­te­men­te no des­apa­re­ce­rán. Pe­ro sus fun­cio­nes cam­bia­rán. Las ha­bi­li­da­des que ten­drán que apren­der en la es­cue­la se­rán dis­tin­tas. ¿Y con los pa­cien­tes? Ten­drán ac­ce­so a in­for­ma­ción más cer­te­ra. Es po­si­ble ima­gi­nar un día no muy le­jano en el que una per­so­na con cán­cer en Tuxtla Gu­tié­rrez po­drá ob­te­ner un diag­nós­ti­co igual de con­fia­ble y un plan de tra­ta­mien­to igual de efec­ti­vo que una en Nue­va York. El doc­tor ro­bot es­ta­rá dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.