AL­GO MÁS DE LAS MA­LAS LEN­GUAS

El cas­te­llano es nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral más va­lio­so, pe­ro mu­chos ca­re­cen del co­no­ci­mien­to ele­men­tal, e in­clu­so de ló­gi­ca pa­ra ha­blar­lo y es­cri­bir­lo

Milenio - - FABULACIONES - JUAN DO­MIN­GO ARGÜELLES

Vluel­vo al te­ma de Las ma­las len­guas (Océano, 2018), mi más re­cien­te li­bro, y com­par­to con los lec­to­res de Cam­pus otras re­fle­xio­nes in­clui­das en el pró­lo­go. Ex­ten­sión y com­ple­men­to de mis libros Pe­los en la len­gua (2013) y El li­bro de

los dis­pa­ra­tes (2016), Las ma­las len­guas re­co­ge cien­tos de ton­te­rías ni más ni me­nos gra­ves que las in­clui­das en esos vo­lú­me­nes; sim­ple­men­te se tra­ta de otras que se agre­gan a la muy lar­ga lis­ta de atro­pe­llos al idio­ma.

Po­de­mos de­cir con co­rrec­ción, aun­que tam­bién con mal­so­nan­cia, que al­guien “se apen­de­jó”, pues el ver­bo “apen­de­jar­se” es pro­no­mi­nal que sig­ni­fi­ca “des­pre­ve­nir­se” o “tornarse pen­de­jo” (“ton­to, es­tú­pi­do”). Ejem­plo: Me apen­de­jé y per­dí el

tren. Pe­ro no de­be­mos de­cir, en cam­bio, que al­guien “se alen­tó” por­que se tor­nó len­to, pues “alen­tar” es un ver­bo tran­si­ti­vo que sig­ni­fi­ca “ani­mar o in­fun­dir alien­to a al­guien o al­go” y, en su uso pro­no­mi­nal (“alen­tar­se”), “dar­se áni­mo”. Na­da tie­nen que ver “alen­tar” y “alen­tar­se” con ha­cer las co­sas con len­ti­tud o ha­cer­se len­to al­guien o al­go, es de­cir “len­ti­fi­car” o “ra­len­ti­zar”, ver­bos tran­si­ti­vos que sig­ni­fi­can “im­pri­mir len­ti­tud a al­gu­na ope­ra­ción o pro­ce­so, dis­mi­nuir su ve­lo­ci­dad”.

Sin em­bar­go, hoy los me­jo­res maes­tros del peor idio­ma son quie­nes tie­nen un mi­cró­fono y, des­de la ra­dio y la te­le­vi­sión, la zu­rran di­cien­do co­sas co­mo las si­guien­tes: “El par­ti­do se alen­tó en la se­gun­da par­te y ya no hu­bo más emo­cio­nes”. Ob­via­men­te se tra­ta de una fut­bo­le­ja­da, y quien tal co­sa di­jo, pa­ra otros mi­les que le creen, qui­so dar a en­ten­der que el par­ti­do se tor­nó len­to y sin emo­cio­nes. Es­to ha he­cho es­cue­la, y aho­ra hay quie­nes afir­man, por ejem­plo, no en el fut­bol, sino en otro cam­po aun más am­plio (el de los in­ter­nau­tas), que “mi lap­top se alen­ta cuan­do pon­go al­gún jue­go”. Quie­re de­cir el dis­cí­pu­lo de los lo­cu­to­res del fut­bol que su compu­tado­ra por­tá­til se po­ne len­ta, se len­ti­fi­ca, cuan­do des­car­ga en ella un pro­gra­ma de jue­gos. Así ha­bla­mos hoy, y así es­cri­bi­mos.

¿Se pue­de “lu­cir” mal, muy mal o, lo que es peor, de la chin­ga­da? ¿Tie­ne sen­ti­do que al­guien le di­ga a otro (o a otra): “lu­ces de la chin­ga­da”? Aun­que lo es­cu­che­mos to­do el tiem­po, na­da de es­to tie­ne sen­ti­do, ni ló­gi­co ni gra­ma­ti­cal, pues el ver­bo in­tran­si­ti­vo

“lu­cir” sig­ni­fi­ca, an­tes que cual­quier co­sa, “bri­llar, res­plan­de­cer; so­bre­sa­lir, aven­ta­jar”. De ahí que uno pue­da de­cir y es­cri­bir que al­guien o al­go “lu­ce im­po­nen­te” o “lu­ce ma­ra­vi­llo­sa”, pe­ro no, por su­pues­to, que “lu­ce ho­rri­ble o es­pan­to­sa”. Con un sen­ti­do ló­gi­co, ¡na­die pue­de “lu­cir” del ca­ra­jo!, pues al­go así no es “lu­cir”, sino por el con­tra­rio “no lu­cir” o “des­lu­cir”. ¿Có­mo po­dría al­guien, en­ton­ces, “lu­cir de la chin­ga­da”?

El uso del idio­ma sin ló­gi­ca, sin or­to­gra­fía, sin la bue­na sin­ta­xis que exi­ge la se­mán­ti­ca, sin pleno sen­ti­do gra­ma­ti­cal, no sir­ve de mu­cho pa­ra ex­pre­sar­nos y ha­cer­nos en­ten­der; se pres­ta a la con­fu­sión y nos im­pi­de la cla­ra co­mu­ni­ca­ción. Por ello es ne­ce­sa­rio que nues­tro idio­ma sea pre­ci­so. Bien de­cía el sa­bio pa­dre Án­gel Ma­ría Ga­ri­bay que de­be­mos ha­blar con pro­pie­dad y lim­pie­za, pues “la len­gua ha­bla­da es ima­gen y vehícu­lo. Co­mo ha­bla uno, así pien­sa”. Por ello, “ha­blar lim­pio es pen­sar se­gu­ro”.

Se ne­ce­si­ta leer muy bien, y bue­nos libros, pa­ra sa­ber dis­tin­guir, en sus con­tex­tos, las di­fe­ren­cias que hay en­tre las ex­pre­sio­nes “haz lo po­si­ble” y “haz­lo po­si­ble” y en­tre “por ve­nir” y “por­ve­nir”. Ejem­plos: Haz lo po­si­ble por ve­nir; El por­ve­nir pue­de

ser ma­ra­vi­llo­so: haz­lo po­si­ble. Y una fra­se pue­de sig­ni­fi­car co­sas dis­tin­tas, se­gún se desee. Ejem­plo: Ve más

allá. De­pen­dien­do del con­tex­to y de la in­ten­cio­na­li­dad, po­de­mos ir o ver más le­jos, más pro­fun­do. “Ir” y “ver” son ideas con­te­ni­das en es­ta mis­ma fra­se. Las per­so­nas dis­tin­guen las di­fe­ren­cias cuan­do leen a con­cien­cia. Ro­sa­rio Castellanos su­po lo pro­pio y lo di­jo poé­ti­ca­men­te, in­su­pe­ra­ble­men­te: “Y lue­go, ya ma­du­ra, des­cu­brí/ que la pa­la­bra tie­ne una vir­tud:/ si es exac­ta es letal/ co­mo lo es un guan­te en­ve­ne­na­do”. Así de exac­ta es la pa­la­bra, pa­ra que se­pa­mos dis­tin­guir “ya ma­du­ra” de “lla­ma du­ra”. Quie­nes leen a los me­jo­res es­cri­to­res aca­ban sa­bién­do­lo, pues no hay me­jor ma­ne­ra de apren­der a es­cri­bir que le­yen­do a los me­jo­res es­cri­to­res.

Se apren­de a es­cri­bir es­cri­bien­do, pe­ro so­bre to­do le­yen­do, y no le­yen­do cual­quier co­sa, sino a quie­nes sa­ben es­cri­bir por­que, por prin­ci­pio, sa­ben leer. Es ver­dad que se apren­de a dia­lo­gar dia­lo­gan­do, pe­ro no me­nos cier­to es que, pa­ra me­ter la cu­cha­ra en la con­ver­sa­ción, tam­bién hay que apren­der a es­cu­char (en si­len­cio) lo que los otros di­cen y no úni­ca­men­te nues­tro mo­nó­lo­go. Y, por cier­to, no lo que di­ce cual­quie­ra, sino lo que di­cen los me­jo­res. Así es, exac­ta­men­te, el apren­di­za­je de nues­tra len­gua, ha­bla­da y es­cri­ta. Hay quees­cu­char(noú­ni­ca­men­teoír)yhay que leer (leer real­men­te y no pa­sar las pá­gi­nas al vue­lo) a los más ca­pa­ces y dies­tros en nues­tro idio­ma.

Así co­mo quien ha­bla mal, pien­sa mal, tam­bién es­cri­be mu­cho peor. Sien­do la len­gua un en­te vi­vo y no un fó­sil, se re­nue­va cons­tan­te­men­te. Lo ma­lo es echar­la a per­der con ton­te­rías y ba­rra­ba­sa­das, mu­chas de ellas cal­ca­das de otros idio­mas, y muy es­pe­cial­men­te hoy del in­glés, y del peor in­glés de los peo­res an­glo­par­lan­tes, hoy tam­bién imi­ta­dos por los peo­res y más ser­vi­les an­gli­cis­tas y an­gló­fi­los. Aun­que el prés­ta­mo lé­xi­co es na­tu­ral en to­das las len­guas, es­pe­cial­men­te cuan­do nombran reali­da­des has­ta en­ton­ces aje­nas a la len­gua que adop­ta el prés­ta­mo, co­mo muy bien lo ad­vir­tió Jo­sé Ma­nuel Ble­cua, cuan­do fue di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, “los an­gli­cis­mos son hoy [y des­de ha­ce ya al­gu­nas dé­ca­das] un pe­li­gro pa­ra el cas­te­llano”. Es­to se de­be al pres­ti­gio que mu­cha gen­te his­pa­noha­blan­te des­cas­ta­da le atri­bu­ye al in­glés, y al des­pres­ti­gio y des­pre­cio con el que tra­ta su pro­pia len­gua. Es co­mo tra­tar mal a la ma­dre que nos pa­rió e ido­la­trar a la ma­dre de otros que, por lo de­más, es des­pre­cia­ti­va con la nues­tra. Es­to es exac­ta­men­te lo que ocu­rre con los en­fer­mos de an­gli­cis­mo, con los an­gli­cis­tas pa­to­ló­gi­cos.

Lo más ex­tra­or­di­na­rio es que jus­ta­men­te en el ám­bi­to de la aca­de­mia y de las pro­fe­sio­nes, es­to es de las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, es don­de más se uti­li­zan los an­gli­cis­mos idio­tas e in­ne­ce­sa­rios que mi­nan, que so­ca­van nues­tro idio­ma: ¡en el ám­bi­to que de­be­ría pro­te­ger, con ma­yor ce­lo, el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la len­gua! Que los es­tu­dian­tes de li­cen­cia­tu­ras y pos­gra­dos re­ci­ban be­cas y se va­yan a es­tu­diar a los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, y que pa­ra es­to de­ban apren­der y usar el in­glés, ello no de­be­ría im­pli­car que se ol­vi­den de su ma­dre y, lo que es peor, que la tra­ten con las pa­tas, es de­cir con pa­ta­ne­ría. De­be re­no­var­se la len­gua, y lo es­tá ha­cien­do cons­tan­te­men­te, pe­ro —lo en­fa­ti­za­ba el pa­dre Ga­ri­bay ha­ce ya se­sen­ta años— “no to­man­do mo­dos aje­nos, ni in­ven­tan­do al tun­tún lo que ca­da uno quie­ra. Y si en otros cam­pos la in­va­sión es re­pro­ba­ble, mu­cho más en el de la len­gua que es el me­dio de con­ser­va­ción de la cul­tu­ra pro­pia”.

El idio­ma es iden­ti­dad na­cio­nal

Nues­tra len­gua es nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral más va­lio­so. Cuan­do ha­bla­mos y es­cri­bi­mos tam­bién pen­sa­mos, y si ha­bla­mos mal y es­cri­bi­mos mal, pen­sa­mos peor. El idio­ma, nues­tro idio­ma, es iden­ti­dad y per­te­nen­cia. Y si echa­mos ba­su­ra en él es co­mo en­su­ciar nues­tra ca­sa o, lo que es peor, nues­tra bo­ca. No

le im­por­ta es­to a mu­cha gen­te, pe­ro que nos im­por­te a no­so­tros: a los que desea­mos te­ner la len­gua lim­pia y el pen­sa­mien­to or­de­na­do, tal co­mo nues­tra ca­sa, igual que nues­tra ca­be­za.

En fe­bre­ro de 2017, el Cen­tro de Es­tu­dios Pew, con se­de en Was­hing­ton, dio a co­no­cer los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción que reali­zó en­tre más de ca­tor­ce mil ciu­da­da­nos de ca­tor­ce paí­ses, me­dian­te la cual se con­clu­yó que el fac­tor que más in­flu­ye en la for­ma­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal (por en­ci­ma del país de na­ci­mien­to, las cos­tum­bres y las tra­di­cio­nes) es el idio­ma. No de­ja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que en Es­pa­ña, arra­sa­da ca­da vez más por el an­gli­cis­mo, só­lo el 62 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos con­si­de­ra el fac­tor lin­güís­ti­co co­mo el más im­por­tan­te, de­ba­jo del 84 por cien­to de los ho­lan­de­ses, el 81 por cien­to de los hún­ga­ros y los in­gle­ses, el 79 por cien­to de los ale­ma­nes, el 70 por cien­to de los ja­po­ne­ses y los es­ta­dou­ni­den­ses y el 69 por cien­to de los aus­tra­lia­nos.

El mal uso del idio­ma obe­de­ce mu­chas ve­ces a la au­sen­cia de ló­gi­ca y a la in­fe­liz ig­no­ran­cia. Más allá de quie­nes con­fun­den un tsu­na­mi con un su­ri­mi y el si­da con el VIH, si juz­ga­mos por lo que lee­mos en in­ter­net, hay per­so­nas que creen, de ve­ras, que pue­den cum­plir un com­pro­mi­so el 31 de abril (o el 31 de ju­nio, sep­tiem­bre o no­viem­bre) o bien el 30 de fe­bre­ro; otras hay que su­po­nen que se pue­de lle­gar por tie­rra a Aus­tra­lia, Cu­ba, Fi­li­pi­nas o Ja­pón. Y las hay tam­bién que creen que exis­ten pa­la­bras es­drú­ju­las de dos sí­la­bas. La cul­tu­ra ge­ne­ral y la ló­gi­ca es­tán ex­tra­via­das o de

plano per­di­das pa­ra mu­chas per­so­nas, y la educación es­co­lar no ayu­da mu­cho en es­to. Los cro­nis­tas ra­dio­fó­ni­cos y te­le­vi­si­vos del fut­bol afir­man, por ejem­plo, que “el ár­bi­tro ha­ce so­nar su oca­ri­na”. Pe­ro qué oca­ri­na ni qué ojo de ha­cha; lo que el ár­bi­tro ha­ce so­nar es un sim­ple sil­ba­to, al­go muy di­fe­ren­te a una oca­ri­na. Di­rán o pen­sa­rán los re­tó­ri­cos fut­bo­le­ros (me­ta­fó­ri­cos es­táis) que se tra­ta de un sí­mil, pe­ro en to­do ca­so muy idio­ta, pues una “oca­ri­na”, al igual que una flau­ta, pro­du­ce so­ni­dos dul­ces, es de­cir mú­si­ca, en tan­to que un sil­ba­to pro­du­ce sil­bi­dos o sil­bos, es de­cir so­ni­dos o rui­dos es­pe­cial­men­te agu­dos o es­tri­den­tes: ¡na­da que ver con la mú­si­ca! La “oca­ri­na” (del ita­liano oca­ri­na), ex­pli­ca el diccionario, es el ins­tru­men­to mu­si­cal de tim­bre muy dul­ce y de for­ma ovoi­de “con ocho agu­je­ros que mo­di­fi­can el sonido se­gún se ta­pan con los de­dos”. Pe­ro bas­tó que un pri­mer bru­to di­je­ra, an­te un mi­cró­fono abier­to a mi­les de oyen­tes y es­pec­ta­do­res, que “el ár­bi­tro hi­zo so­nar su oca­ri­na”, pa­ra que es­ta idio­tez en el es­pa­ñol (mal) ha­bla­do, pa­ra que es­ta bu­rra­da, in­va­die­ra tam­bién la es­cri­tu­ra de re­por­te­ros y cro­nis­tas del fut­bol en las pu­bli­ca­cio­nes im­pre­sas. Lo que ha­ce so­nar el ár­bi­tro es un ele­men­tal “sil­ba­to”. ¡Qué oca­ri­na ni qué na­da! Otro ejem­plo de ton­te­ría di­fun­di­da al ai­re en Mé­xi­co: un co­men­ta­ris­ta ra­dio­fó­ni­co que par­ti­ci­pa en un pro­gra­ma de de­por­tes no sa­be dis­tin­guir en­tre “amor­da­zar” y “ama­rrar” o “atar”, pues di­ce lo si­guien­te, se­gún él con mu­cho hu­mor (ade­más, re­pe­ti­do una y otra vez en el anun­cio promocional del pro­gra­ma): “¡Me tie­nes aquí amor­da­za­do! ¿Por qué me traes, por qué me obli­gas a ve­nir? ¡Yo no me de­di­co a los de­por­tes!”. Qui­so de­cir, en bro­ma, co­mo un mal chis­te, que a ese pro­gra­ma lo lle­van “ata­do”, a la fuer­za, obli­ga­do, ¡pe­ro no por cier­to “amor­da­za­do”!, pues si es­tu­vie­ra real­men­te “amor­da­za­do” no po­dría ha­blar, no po­dría de­cir al ai­re sus ma­los chas­ca­rri­llos. Lo que ocu­rre es que él es de los que creen, al igual que los re­por­te­ros de no­ta ro­ja, que a la gen­te se le pue­de “amor­da­zar de pies y ma­nos”, y to­do por­que no sa­ben que el sus­tan­ti­vo “mor­da­za” vie­ne del ver­bo “mor­der” y que es el “ob­je­to que se po­ne en la bo­ca pa­ra im­pe­dir ha­blar”. La mor­da­za no pue­de ir en los pies ni en las ma­nos ni en las nal­gas. Úni­ca­men­te en la bo­ca, pues­to que es “mor­da­za”.

Es­tra­gos de la ig­no­ran­cia

La ra­dio y la te­le­vi­sión e in­ter­net, por sus am­plí­si­mos al­can­ces e in­fluen­cias, son los me­dios que más da­ño cau­san al idio­ma cuan­do di­fun­den ba­rra­ba­sa­das que otros repiten. Pe­ro tam­bién las pu­bli­ca­cio­nes im­pre­sas (dia­rios, re­vis­tas, libros) de­jan, ca­da vez más, mu­cho que desear. To­dos sa­be­mos que los muer­tos no cum­plen años, pe­ro lee­mos en los pe­rió­di­cos in­for­ma­cio­nes co­mo la si­guien­te: “Frank Si­na­tra cum­ple hoy, 12 de di­ciem­bre, 100 años de na­ci­do” o, peor aún: “Frank Si­na­tra cum­ple 100 años”. No, no los cum­ple ni los cumplió: de­jó de cum­plir­los cuan­do se mu­rió. Con en­te­ra ra­zón, el edi­tor Ma­rio Much­nik la­men­ta “el em­po­bre­ci­mien­to len­to e im­pa­ra­ble de la len­gua cas­te­lla­na, cu­ya cul­pa re­cae por en­te­ro en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, la tele y la pren­sa” y ad­vier­te que “los po­lí­ti­cos sue­len acu­ñar ba­rra­ba­sa­das que, en ca­rac­te­res de mol­de o flo­tan­do en las on­das her­tzia­nas, pe­ne­tran en las tier­nas men­te­ci­tas del pú­bli­co has­ta ga­nar una acep­ta­ción in­me­re­ci­da”. Mu­cho an­tes, en 1962, Jor­ge Luis Bor­ges di­jo, pa­ra el ca­so de Ar­gen­ti­na: “Si La Na­ción y La Pren­sa prohi­bie­ran a sus cro­nis­tas de­cir ‘el ti­tu­lar de la car­te­ra’ por ‘el mi­nis­tro’, ‘el pri­mer man­da­ta­rio’ por ‘el pre­si­den­te’... en seis me­ses me­jo­ra­ría el idio­ma”.

El uso del es­pa­ñol ca­da vez es más equí­vo­co y a muy po­ca gen­te le sor­pren­de es­to por­que se ha acos­tum­bra­do a que el ab­sur­do sea la re­gla. Hoy, en los avio­nes, las em­pre­sas aé­reas po­nen a de­cir lo si­guien­te a los pi­lo­tos al fi­nal del via­je: “Desea­mos que ha­ya dis­fru­ta­do el vue­lo y que to­do ha­ya si­do pla­cen­te­ro”. Se ne­ce­si­ta ser muy ca­ra­du­ra pa­ra ex­pre­sar se­me­jan­te ton­te­ría. Los vue­los, ca­si in­va­ria­ble­men­te, sa­len tar­de, la es­pe­ra es te­dio­sa cuan­do no de­ses­pe­ran­te, y ya en el avión no hay aten­cio­nes, sino des­aten­cio­nes. Y es­te lu­gar co­mún que uti­li­zan to­das las lí­neas aé­reas en el sen­ti­do de dis­fru­tar el vue­lo y que to­do ha­ya si­do pla­cen­te­ro lo em­plean in­clu­so las em­pre­sas par­ti­cu­lar­men­te des­aten­tas, mo­ro­sas y que co­bran apar­te al pa­sa­je­ro lo mis­mo por una ma­le­ti­ta ro­dan­te que por un va­so de agua. He­mos per­di­do el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras. El ver­bo tran­si­ti­vo “dis­fru­tar” (go­zar el fru­to) sig­ni­fi­ca “per­ci­bir o go­zar los pro­duc­tos y uti­li­da­des de al­go” y “go­zar, sen­tir pla­cer”. El ad­je­ti­vo “pla­cen­te­ro” se apli­ca a lo “agra­da­ble, apa­ci­ble, ale­gre”. ¿Quién po­dría de­cir, real­men­te, que “dis­fru­ta” el vue­lo y que to­do en el avión es gra­to, apa­ci­ble y ale­gre? Só­lo al­guien que ha­ya via­ja­do to­do el tiem­po bo­rra­cho.

Una es­cue­la de idio­mas se anun­cia del si­guien­te mo­do: “ES­TU­DIE CON NO­SO­TROS Y SEA EX­PER­TO EN INGLES”. En su anun­cio no po­ne la til­de que, en es­pa­ñol, exi­ge la pa­la­bra agu­da ter­mi­na­da en “s”: IN­GLÉS. Lo cier­to es que una co­sa es ser ex­per­to en ingles y otra muy dis­tin­ta ser ex­per­to en in­glés. Pa­ra ser ex­per­to en “ingles” (plu­ral del sus­tan­ti­vo que sig­ni­fi­ca “par­te del cuer­po en que se jun­ta el mus­lo con el vien­tre”) no se re­quie­re do­mi­nar el idio­ma de Dic­kens.

Otros ca­sos pa­té­ti­cos son los de las per­so­nas de­no­mi­na­das “fi­gu­ras pú­bli­cas” que, por ser muy co­no­ci­das y len­gua­ra­ces, pue­den ex­ten­der su ig­no­ran­cia en­tre quie­nes las es­cu­chan o las leen. Vi­cen­te Fox Que­sa­da, pro­fe­sor de al­tos es­tu­dios en gra­má­ti­ca y or­to­gra­fía, ase­gu­ra que las MA­YÚS­CU­LAS no lle­van acen­tos y, por ello, es­cri­be “CAR­NE” en lu­gar de “CAR­NÉ”, “ESPECTACULO” en lu­gar de “ES­PEC­TÁCU­LO”, “TO­MA­TE” en lu­gar de “TÓMATE” y “REVOLVER” en lu­gar de “REVÓLVER”, en­tre otras mu­chas an­fi­bo­lo­gías. Y tie­ne alum­nos aven­ta­ja­dos que no só­lo le creen sino que lo ad­mi­ran. Por su par­te, el fut­bo­lis­ta Ja­vier El Chi­cha­ri­to Her­nán­dez pien­sa que ni si­quie­ra son ne­ce­sa­rios los acen­tos o las til­des en las minúsculas, pues en­vió el si­guien­te tuit de ca­rác­ter an­fi­bo­ló­gi­co: “Me to­co so­lo en el cuar­to”. He aquí el pre­sen­te de in­di­ca­ti­vo del ver­bo pro­no­mi­nal “to­car­se”: yo me to­co, tú te to­cas, él se to­ca, no­so­tros nos to­ca­mos, us­te­des se to­can, ellos se to­can. Lo que di­jo, y que to­do lec­tor en­ten­dió per­fec­ta­men­te, es que, en su soledad o cuan­do es­tá so­lo, en el cuar­to, se to­ca (adi­vi­nen qué). Muy dis­tin­to es de­cir: “Me to­có [en suer­te es­tar] so­lo en el cuar­to”, con la til­de de rigor en el pre­té­ri­to. Es­to re­ve­la los es­tra­gos que oca­sio­na la ig­no­ran­cia del idio­ma, des­de el ex pre­si­den­te del país has­ta el más fa­mo­so fut­bo­lis­ta de Mé­xi­co. En in­ter­net, un avis­pa­do lec­tor sen­ten­ció: “las til­des sí im­por­tan”, y ejem­pli­fi­có: “No es lo mis­mo Me to­co el na­bo por la ma­ña­na que Me to­có el na­bo por la ma­ña­na”. Es im­po­si­ble con­tra­de­cir­lo.

Hoy, y no só­lo en Mé­xi­co, has­ta las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas mal­tra­tan el idio­ma en for­ma reite­ra­da. Así la ciu­dad de Mé­xi­co pa­só a ser, ofi­cial­men­te, Ciu­dad de Mé­xi­co y ter­mi­nó en un lo­go­ti­po ile­gi­ble e im­pro­nun­cia­ble de mar­ca re­gis­tra­da: “CDMX”, y en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (la UNAM) se pre­ten­de que CU se pro­nun­cie “ceú” cuan­do es del to­do ob­vio que esa sí­la­ba só­lo la po­de­mos leer, en es­pa­ñol, co­mo “ku”, a me­nos que se le im­pon­gan los pun­tos de rigor: C. U. (re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de “ciu­dad uni­ver­si­ta­ria”) que se­pa­ran una le­tra de otra, y, con ello, los nom­bres de dos le­tras del al­fa­be­to: “ce” y “u”. ¿Pe­ro qué se pue­de es­pe­rar si otra ins­ti­tu­ción del go­bierno, el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS, por sus si­glas), lan­zó un pro­gra­ma con la abe­rra­ción “CHKT” co­mo equi­va­len­te a “ché­ca­te”, im­pe­ra­ti­vo del me­xi­ca­nis­mo pro­no­mi­nal “che­car­se” (en Es­pa­ña, “che­quear­se”)? Hoy, en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, el uso del idio­ma lo de­ter­mi­nan los cul­tí­si­mos “crea­ti­vos pu­bli­ci­ta­rios”, a quie­nes los go­bier­nos les pa­gan un di­ne­ral pa­ra ha­cer gru­ñir a la gen­te.

“Sien­do la len­gua un en­te vi­vo y no un fó­sil, se re­nue­va cons­tan­te­men­te. Lo ma­lo es echar­la a per­der con ton­te­rías y ba­rra­ba­sa­das, mu­chas de ellas cal­ca­das de otros idio­mas”

Las fi­gu­ras pú­bli­cas sue­len ex­ten­der su ig­no­ran­cia del idio­ma.

DE­CÍA ÁN­GEL Ma­ría Ga­ri­bay que “la len­gua ha­bla­da es ima­gen y vehícu­lo. Co­mo ha­bla uno, así pien­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.