El mie­do en el es­pe­jo

Mie­do es lo que de­fi­ne el ejer­ci­cio del po­der de la pre­si­den­cia de Trump, co­mo con­se­cuen­cia de la in­cer­ti­dum­bre y la fal­ta de es­truc­tu­ras; la obra de Wood­ward ya ha­bía si­do des­men­ti­da in­clu­so an­tes de sa­lir a la ven­ta

Milenio - - Al Frente - LIÉBANO SÁENZ http://twitter.com/lie­bano

El es­ta­do ca­tas­tró­fi­co de la Ca­sa Blan­ca anun­cia la fra­gi­li­dad de ins­ti­tu­cio­nes que no su­pie­ron ser­vir al es­pa­cio de­mo­crá­ti­co al que se de­bían

Pa­ra las gran­des doc­tri­nas fi­lo­só­fi­cas que de­fi­nie­ron el si­glo XX, la mar­cha de la His­to­ria, ésa que se es­cri­be con ma­yús­cu­la, ca­mi­na siem­pre rum­bo a un fin de­ter­mi­na­do. He­ren­cia de di­ver­sas lec­tu­ras de He­gel, la cer­ti­dum­bre era más o me­nos cla­ra so­bre el desa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo, la de­mo­cra­cia y su caí­da. Aun­que, vis­to a la dis­tan­cia, so­mos he­re­de­ros de un tiem­po don­de la cer­ti­dum­bre pa­re­ce ha­ber­se res­que­bra­ja­do. En esos con­ti­nuos re­tor­nos que ca­rac­te­ri­zan a la mar­cha del ser hu­mano, he­mos vuel­to una y otra vez a las gue­rras, el ra­cis­mo, la opre­sión de los más vul­ne­ra­bles y el des­pre­cio a las li­ber­ta­des. Cons­ta­ta­mos así que lo que ca­rac­te­ri­za a los he­chos es más bien lo in­cier­to y la vuel­ta a lo irra­cio­nal. La con­ti­nui­dad del re­torno es, en el cam­po de la po­lí­ti­ca, oca­sión pa­ra apren­der de las lec­cio­nes del pa­sa­do y pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar los an­ti­guos re­tos con fuer­za re­no­va­da.

Ha­ce po­co se es­cri­bió una obra que da cuen­ta so­bre el pa­no­ra­ma crí­ti­co que pre­sen­ta una de las ins­ti­tu­cio­nes más im­por­tan­tes del mun­do: la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Su au­tor, Bob Wood­ward, es un re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta que de­ve­ló los escándalos del Wa­ter­ga­te y que ha si­do ga­lar­do­na­do por su pro­fe­sio­na­lis­mo con el pre­mio Pu­lit­zer en dos oca­sio­nes. La obra se

pre­sen­ta con un tí­tu­lo su­ge­ren­te: Fear. Trump in the Whi­te Hou­se (Mie­do. Trump en la Ca­sa

Blan­ca). Mie­do es lo que de­fi­ne el ejer­ci­cio del po­der de la pre­si­den­cia de Trump. El mie­do co­mo con­se­cuen­cia de la in­cer­ti­dum­bre y la fal­ta de es­truc­tu­ras. La obra de Wood­ward ya ha­bía si­do des­men­ti­da in­clu­so an­tes de sa­lir a la ven­ta por John F. Kelly, je­fe de Ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, y por la pro­pia vo­ce­ra del Des­pa­cho Oval, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, quien lo ca­li­fi­có de ser “no más que una se­rie de his­to­rias in­ven­ta­das”.

Pe­ro más allá de los cues­tio­na­mien­tos interesados, los re­la­tos con­te­ni­dos en el li­bro son ca­pa­ces de ha­cer cim­brar el edi­fi­cio sim­bó­li­co del po­der es­ta­du­ni­den­se, de­fi­ni­do his­tó­ri­ca­men­te por su ca­rác­ter mo­no­lí­ti­co y efi­caz. En la obra de Wood­ward, es­ta so­li­dez se ve desafia­da. Se tra­ta de una se­rie de tes­ti­mo­nios de pri­me­ra mano que de­mues­tran có­mo se ha he­cho im­po­si­ble ejer­cer las fun­cio­nes que re­vis­ten a la ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial y có­mo las pa­sio­nes de Do­nald Trump son fuen­te de de­ci­sio­nes que po­drían afec­tar no so­lo a la na­ción que go­bier­na, sino al mun­do en­te­ro.

Se­gún los tes­ti­mo­nios, en la Ca­sa Blan­ca las ten­sio­nes son cons­tan­tes y las lu­chas es­tán a la or­den del día, im­pi­dien­do to­da opor­tu­ni­dad de or­ga­ni­za­ción. Al­gu­nos epi­so­dios asus­tan no so­lo a los ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses, sino que ha­cen pen­sar en el fu­tu­ro de los me­xi­ca­nos, cu­ya re­la­ción con el ve­cino del nor­te po­dría es­tar su­je­ta a al­go tan efí­me­ro y ve­lei­do­so co­mo el ca­pri­cho.

La im­per­ti­nen­cia de las dis­po­si­cio­nes de Trump ha te­ni­do que ser con­te­ni­da por los miem­bros más sen­sa­tos de su equi­po. Re­la­ta Wood­ward que, en una oca­sión, el pre­si­den­te ha­bría de­ja­do en su es­cri­to­rio un bo­rra­dor de una car­ta di­ri­gi­da al man­da­ta­rio de Co­rea del Sur, dan­do por ter­mi­na­do el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre am­bas naciones. Es­te acuer­do no es im­por­tan­te so­lo en lo eco­nó­mi­co: re­pre- sen­ta tam­bién una alian­za mi­li­tar que cer­ti­fi­ca la se­gu­ri­dad de EU. El equi­po de Trump, se­gún el pe­rio­dis­ta, ha te­ni­do que evi­tar que las ór­de­nes im­pul­si­vas se con­vier­tan en un ries­go pa­ra los es­ta­du­ni­den­ses. La lec­tu­ra del li­bro con­fir­ma, reite­ra­da y evi­den­te­men­te, que las ac­cio­nes del pre­si­den­te no res­pon­den a pa­trón al­guno y son pro­duc­to del im­pul­so, la exa­ge­ra­ción y la pa­sión. Se­gún el au­tor, des­pués de los ata­ques a Si­ria, Trump di­jo a su se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis, so­bre Bas­har al-Ásad: “¡Ma­té­mos­lo de una pu­ta vez! Ha­gá­mos­lo. Me­tá­mo­nos ahí y ma­te­mos a to­da esa pu­ta gen­te”.

Las múl­ti­ples anéc­do­tas na­rra­das con maes­tría en la obra de Wood­ward son im­pre­sio­nan­tes; es­ta­mos fren­te a la ines­pe­ra­da in­con­gruen­cia y el en­ga­ño dis­cur­si­vo, la in­mo­ra­li­dad de la po­lí­ti­ca en su gra­do más ele­va­do. Pe­ro no es al­go sor­pre­si­vo, y no lo es por­que Do­nald Trump ha si­do des­de siem­pre una fi­gu­ra tan cues­tio­na­da co­mo po­lé­mi­ca.

Los ex­ce­sos dis­cur­si­vos del aho­ra man­da­ta­rio, las vio­la­cio­nes al pro­to­co­lo, las fal­tas de res­pe­to a sus alle­ga­dos, las mues­tras de xe­no­fo­bia y la in­to­le­ran­cia con la di­ver­si­dad fue­ron los in­gre­dien­tes que cau­sa­ron el éxi­to de su cam­pa­ña. La de Trump no fue la con­se­cu­ción del li­be­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co; fue el triun­fo del po­pu­lis­mo en su peor ex­pre­sión. Que la Ca­sa Blan­ca sea di­ri­gi­da por un in­to­le­ran­te al que su equi­po y las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen que con­te­ner cons­tan­te­men­te, es pre­ci­sa­men­te lo que se es­pe­ra­ba de él en el pe­rio­do elec­to­ral.

Wood­ward vie­ne a pu­bli­car un tex­to que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble y más es­tan­do cer­ca de las elec­cio­nes in­ter­me­dias que se vi­vi­rán en Es­ta­dos Uni­dos. Es im­pres­cin­di­ble por­que nos ha­bla de lo que to­da la so­cie­dad sa­be, pe­ro pre­fie­re ig­no­rar: la de­mo­cra­cia y las ins­ti­tu­cio­nes no se en­cuen­tran a sal­vo, por­que han si­do to­ma­das por el po­pu­lis­mo. El pro­ble­ma no es Trump, el pro­ble­ma real es­tá en la so­cie­dad que lo pu­so en ese lu­gar.

La lla­ma­da de aten­ción es pa­ra re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas, pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Oba­ma, Bush, Clin­ton y to­da­vía an­te­rio­res. El gri­to es his­tó­ri­co y, co­mo tal, so­lo pue­de te­ner res­pues­ta en el arrai­ga­do mal hu­mor del te­ji­do so­cial es­ta­du­ni­den­se que de­ses­pe­ra­da­men­te de­ci­dió acep­tar a un xe­nó­fo­bo e in­to­le­ran­te pa­ra trans­for­mar lo que afec­ta a am­plios sec­to­res de la po­bla­ción, prin­ci­pal­men­te el des­em­pleo, pe­ro tam­bién a gru­pos que sien­ten que Es­ta­dos Uni­dos ha des­di­bu­ja­do en los úl­ti­mos años su li­de­raz­go mun­dial. La voz de Trump usó aque­llas vo­ces a las que los par­ti­dos y las cú­pu­las no su­pie­ron ver. El es­ta­do ca­tas­tró­fi­co en que vi­ve la Ca­sa Blan­ca hoy día, anun­cia la fra­gi­li­dad de ins­ti­tu­cio­nes que no su­pie­ron ser­vir al es­pa­cio de­mo­crá­ti­co al que se de­bían.

¿Sig­ni­fi­ca es­to el au­gu­rio de un ines­pe­ra­do fi­nal de la de­mo­cra­cia en el país que la vio na­cer? Me atre­vo a pen­sar en un ro­tun­do no. Sin em­bar­go, la co­yun­tu­ra exi­ge lle­var a ca­bo un ejer­ci­cio de crí­ti­ca al in­te­rior de los par­ti­dos, de las es­fe­ras de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de la so­cie­dad mis­ma. En­ten­der a la nue­va so­cie­dad re­cla­ma mi­rar­se al es­pe­jo con in­ten­so es­cru­ti­nio. Co­rre­gir las de­fi­cien­cias de la de­mo­cra­cia es la úni­ca con­di­ción de po­si­bi­li­dad pa­ra triun­far con­tra la in­to­le­ran­cia y la irra­cio­na­li­dad. M

Las pa­sio­nes de Trump pro­pi­cian de­ci­sio­nes que po­drían afec­tar no so­lo a EU, sino al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.